Forbes Argentina
Negocios

Andrés Leonard, CEO de Scania, habla sobre el futuro del transporte

Florencia Lippo

Share

La compañía celebra casi cinco décadas en la Argentina en un contexto adverso: la pandemia frenó muchas inversiones en flotas, tanto de camiones como de buses. A pesar de eso, el ejecutivo es optimista.

20 Octubre de 2021 08.00

El 2020 fue, sin duda, un año complicado para las empresas. Mientras que muchas experimentaron una disminución notoria en la venta y comercialización de sus productos y en sus operaciones, otras se vieron forzadas a reducir salarios o incluso a cerrar sus puertas de forma permanente. En este contexto, lanzar al mercado nuevos productos fue la excepción.

En este 2021, Scania cumple 45 años en la Argentina, como una marca instalada sobre todo en el segmento de camiones. Desde su fábrica en Tucumán, la compañía transita la pandemia del Covid-19 -que impactó sobre todo en su negocio de buses, ante el congelamiento del turismo a nivel global- con inversiones en carpeta. El año pasado la firma puso en marcha un plan trienal, que prevé un desembolso de US$ 45 millones a destinarse en la unidad productiva y en la red de servicios. En particular, una buena parte de ese proyecto tiene que ver con la producción de una nueva caja de cambios que generará un menor consumo de combustible en las unidades.

Con todo, en el 2020 la empresa, que tiene su casa central en Suecia, vendió un total de 1.350 vehículos, que se distribuyen en 1.297 camiones y 118 buses, lo que demuestra la caída de este último segmento. “Para este año esperamos que haya una recuperación en el segmento de larga distancia y también de la mano del ingreso al segmento urbano”, comentó Andrés Leonard, CEO de la compañía que hasta julio de este 2021 comercializó 950 unidades y proyecta terminar este período con 1.600 vendidas.

Teniendo en cuenta el aniversario, ¿qué balance hace la compañía?

El balance es súper positivo; en estos 45 años la Argentina tuvo muchos desafíos y vaivenes políticos y económicos, y eso fue muy desafiante para permanecer sin cortar la operación. Con lo cual para nosotros es motivo de orgullo, ya que instalamos en el país un nombre muy fuerte. He tenido la suerte de trabajar en muchos países con Scania, y en casi ninguno el nombre está tan fuertemente asociado al transporte. El balance es muy bueno desde el punto de vista del negocio, de la imagen de marca y del desarrollo de personas. Tenemos una impronta muy fuerte en el desarrollo de la gente, desde los vendedores hasta los técnicos y los líderes. No ha sido para nada sencillo, el camino ha estado plagado de desafíos, pero continuamente la compañía ha estado invirtiendo.

¿Cómo avanzan las inversiones en este 2021?

El año pasado comenzamos un plan trienal de una inversión de US$ 45 millones; la mayor parte se invirtió entre fines de 2020 y este año, aun con la pandemia, y termina en el 2022. Sobre el total ya se ejecutaron US$ 35 millones. Mucho de ese desembolso tiene que ver con la renovación de algunas líneas de producto y con la incorporación de una línea, de una caja nueva. Con la pandemia se nos hizo complicada la importación, porque mucho corresponde a maquinarias del exterior, pero la inversión en este sentido se inició en el segundo semestre del año pasado. La gran mayoría entró en esa línea nueva que es una caja que se va a montar en los vehículos nuevos, y la edición limitada que lanzamos para los 45 años en 45 camiones numerados ya vino con este producto que estamos poniendo en marcha en Tucumán. Esta caja permite un ahorro de hasta un 3% de combustible y es parte de un lanzamiento que es un sistema de transmisión que vendrá con un motor nuevo el año próximo para todos los productos de Scania.

¿Cómo evoluciona este año?

Este es un año en el que, un poco por virtud y otro poco por la inversión, y porque el mundo está con mucho viento de cola, vamos a tener el récord absoluto de exportación desde Tucumán al mundo en estos 45 años, con un 70% más que el año pasado. Eso nos da una ventaja importante para nuestra balanza y para poder comercializar nuestros productos en un país en el que están faltando dólares, y nosotros contribuimos positivamente con el flujo.

Scania designó a Andrés Leonard como presidente de las operaciones  comerciales en América ? El Constructor ? Periódico de la construcción y  negocios

¿El aumento en las exportaciones corresponde al mercado de Brasil o de otros países?

Nuestra planta de Tucumán exporta a Europa o a la planta que tenemos en Brasil. Puntualmente, ahora entre un 80% y un 90% se exporta a Brasil, pero podríamos exportar indistintamente a Europa. Todas las plantas de Scania del mundo que tienen principalmente producción de camiones -el negocio de buses está más golpeado por la pandemia- están trabajando al 100%. El site de Brasil abastece al mercado brasileño, que está teniendo un año espectacular y va a seguir así en 2022, pero también exporta al resto de América Latina, África y Rusia. Chile y Perú este año van a tener récord de ventas, y ambos tienen récords en órdenes de pedidos para adelante, ya que no trabajamos con stock de camiones. El mundo está empujando; el transporte se está necesitando muchísimo, y la Argentina no es la excepción. Todo eso hace que nuestra fábrica de Tucumán pueda tener unos volúmenes de producción relevantes.

¿Desde dónde se importa lo que se destina al mercado argentino?

Mayormente de Brasil. Hemos importado de Europa, pero por estar en el Mercosur todo producto proveniente de extra zona tiene que pagar aranceles especiales. Y una gran parte del tren motriz está hecho en Tucumán.

Considerando que Brasil es un aliado tan importante, ¿cómo impacta la postura que tiene el gobierno de ese país frente al Mercosur?

Más allá de las diferencias que puede haber entre los distintos gobiernos del Mercosur, son más las cosas que tienen en común y que quieren en conjunto. La industria automotriz es clave para Brasil, como lo es también para la Argentina, con lo cual no tengo miedo de que estas posturas diferentes puedan perjudicar a la industria automotriz.

¿Existen desventajas frente a otras plantas fuera del Mercosur, como la de Chile?

Chile, Perú y Colombia son mercados abiertos al 100%, donde hay marcas europeas, americanas, asiáticas, y ahí pelean en una plaza en la que la oferta y la demanda se rigen por la calidad, precios, servicios, entre otras cosas. Hoy Scania en esos mercados está ganando bastante posición, y el Mercosur no complica la parte comercial.

¿Qué proyecciones tienen para el mercado local en este 2021?

Los 45 años para nosotros son una fiesta, porque además incrementamos la cantidad de personas; en 2021, gracias a la ampliación, se incorporaron unas 150. No me voy a meter en el tema de si es difícil o no conseguir gente, pero acabamos de inaugurar un aula taller que se llama Future Competence Lab, destinada a prácticas técnicas para que después puedan ser empleados por Scania. Esto se enmarca dentro de un programa de educación dual que empezamos en 2013. En el área comercial, a nivel federal, como tenemos un 60% de la red de concesionarios propia y el 40% son zonas en las que son privados, buscamos emplear a través del programa lanzado en 2021, Técnicos del Futuro. Hicimos acuerdos con escuelas y universidades en todo el país para hacer pasantías en Scania. Esto tiene que ver con nuestro propósito de transformar el transporte y el ecosistema donde estamos trabajando.

¿Cómo se busca transformar el transporte?

Scania apunta a transformar el transporte hacia un sistema más limpio. Somos la primera empresa a nivel global con objetivos duros que apuntan no solo al producto que vendemos, sino también a la forma en que desarrollamos nuestro negocio. Para 2020 definimos que todas las plantas del mundo operasen con energía renovable como primer milestone. En la Argentina ya lo logramos, porque el 100% de la operación comercial e industrial tiene energía eólica.

En tanto, para 2025 tenemos como meta reducir un 50% las emisiones de carbono frente al 2015 dentro de las operaciones a nivel global, y en nuestros productos de al menos un 20% en valor absoluto. Eso se va a lograr teniendo motores de combustión diesel más limpios y eficientes y con combustibles alternativos al diesel y renovables. En línea con eso, en 2019 lanzamos un concepto green efficiency que apunta a posicionar productos con energías alternativas y, entendiendo la matriz energética del país donde estamos, hemos apuntado mucho al gas, tanto al natural como a la generación de biogas. Todo esto es una transición hasta llegar a la electrificación pura.

Manejamos los camiones Scania Nueva Generación: “Titanes del Atlántico” ?  ARGENTINA AUTOBLOG

En la región, frente a mercados como el de Europa, ¿es más difícil generar una mayor demanda de este tipo de productos, con energías renovables y eléctricos? ¿Qué tan relevantes son las carencias en cuanto a la infraestructura para posicionarlos?

Sin dudas hay dificultades desde el punto de vista de la infraestructura, porque la carga de combustible, sea gas natural comprimido o licuado, es complicada. Estamos trabajando muy de cerca con YPF para desarrollar la infraestructura con corredores azules. Esto es como el huevo o la gallina; si los transportistas quieren los camiones van a querer puntos de carga, y los que invierten en puntos de carga quieren que haya camiones. Y junto con YPF estamos tratando de romper ese círculo. Esto es importante no solo para los camiones, sino también para los buses urbanos. En este sentido podríamos ayudar a que desde el Gobierno se deje de subsidiar tanto el diesel.

Pero también hay desafíos desde el punto de vista financiero, ya que el costo de capital del vehículo es un poco más alto que uno a diesel, pero el costo por km es tan bajo que se recupera rápidamente. Estamos trabajando con el Gobierno; hablé con el Ministerio de Transporte para trasladar el subsidio que se destina a quemar, básicamente, diesel, a que se fomente cuando haya renovaciones de buses y camiones con productos más limpios. También estamos trabajando con dadores de carga que están muy interesados en que sus cargas se transporten con menor impacto ambiental. No es de un día para el otro, pero tenemos muchos actores, públicos y privados, que están pensando en esta dirección. El año pasado vendimos cerca de 50 vehículos, camiones, a gas, y en las pruebas que hicimos de vehículos demo el 25% fueron a gas. El año próximo, que vamos a renovar la flota de vehículos demo, el 75% será a gas.

En lo que respecta al financiamiento de productos, lanzó Scania Credit Argentina tanto para buses como para camiones. ¿Cómo evoluciona este negocio? ¿Cuánto de las ventas totales se hace a través de financiación?

Se trata de una empresa separada legamente de Scania Argentina y se dedica exclusivamente al financiamiento de productos y servicios de Scania. El año pasado cerramos con un 41% de las ventas del grupo a través de la financiera. Todavía no estaba escindida legalmente y ahora lanzamos la empresa constituida, y así tenemos beneficios como compañía y para los clientes. Este año queremos que, de los vehículos financiados, tengamos más del 50% a través de la financiera. En 2021 se está dando que hay una parte importante de productos en los que el cliente no necesita financiación y paga con sus propios fondos.

¿Por qué?

Hay una cuestión de flujos de caja de nuestros clientes, que tienen disponibilidad, y tal vez en otros años se hacía otro tipo de operaciones financieras y ahora prefieren no hacerlas y volcar eso a capital, a camiones, básicamente.

¿El impacto de la pandemia sobre el negocio de buses se dio tanto en la Argentina como a nivel global?

Sí, se dio en todo el mundo. Scania es muy fuerte en la Argentina en buses interurbanos y de larga distancia, donde tenemos un 45% del mercado. Pero estamos incursionando en algunos mercados más rápido que en otros en buses urbanos, como en Colombia, México y Chile, entre otros, y en la Argentina también apuntamos a hacerlo. Pero la pandemia afectó al turismo y eso impactó al negocio de nuestros clientes, que vivieron y siguen viviendo un momento muy desafiante. Tengo la esperanza de que el país cambie exponencialmente a partir de octubre, noviembre, y que volvamos a tener una normalidad positiva en algunos segmentos, sobre todo turismo, hotelería, transporte.

"Las inversiones de Scania en el país siempre tuvieron buen retorno, con lo cual surfeamos bien las crisis"

¿Todavía no se ve una recuperación?

Se ve en algunos casos, con clientes que están empezando a pensar en poner a punto sus flotas, y se iniciaron conversaciones para renovar los buses. El año pasado fue un año perdido y toda la flota ganó un año, y se necesita de un mantenimiento de esos vehículos. Por eso también estamos preparando un paquete de ayuda financiera a través de Scania Credit, que incluye el mantenimiento, y que estará vigente ya este año. La normalidad dependerá también del avance de la vacunación, pero soy optimista con respecto a la evolución en el último trimestre del año.

Más allá de la pandemia, ¿se proyecta una recuperación económica en la Argentina en el corto plazo?

Quiero pensar que sí habrá un rebote. La Argentina es un país con picos altos y valles profundos, con dos caras que da oportunidades. Cito a Daniel Herrero, de Toyota, que dijo que si los empresarios hacemos bien las cosas se puede y podemos ayudar, ya que el país tiene todo para salir adelante.

La Argentina tiene un montón de ventajas que no tienen otros países, y sabiendo aprovecharlas vamos a poder recuperarnos. Soy optimista y positivo porque además el mundo está empujando; Brasil va a tener un año muy fuerte económicamente hablando el año que viene, y dependemos mucho de ese país. Así que en las variables geopolíticas el mundo está en un momento de resurgimiento. Si en la Argentina se acomodan aspectos como los del FMI, vamos a tener potencial de seguir generando riqueza, no solamente con el agro, sino también con la minería, de litio y la tradicional. Además, los empresarios y los trabajadores argentinos tienen una gimnasia que en otras partes del mundo no tienen.

¿Esto es lo que le decís a la casa central cuando desde el exterior ven que empresas de todo tipo de industrias están desinvirtiendo en la Argentina?

Scania está en la Argentina desde hace 45 años y va a estar por muchos años más. Siempre el país ha sido bueno con la empresa en muchos sentidos; Scania desarrolló muchos talentos para el mundo, así como en la parte industrial y comercial. Las inversiones de Scania en el país siempre tuvieron buen retorno, con lo cual las pequeñas o grandes crisis siempre las surfeamos bien, y lo seguiremos haciendo. La visión es de muy largo plazo, y un desembolso nunca se hace pensando solamente en el año que viene. Somos optimistas de que Scania en la Argentina es un nombre fuerte y seguirá siéndolo. Estamos desarrollando un concepto de negocio basado en el producto y en el servicio, relacionado con la digitalización y la conectividad que tienen los vehículos, lo cual también es una tendencia. 

loading next article