Forbes Argentina
mizu fundadores (1)
Negocios

A menos de un año de salir al mercado, esta foodtech factura $ 5 millones por mes

Laura Mafud

Share

Tres argentinos lanzaron una empresa basada en ciencia y tecnología, enfocada en el desarrollo de soluciones nutricionales. Buscan mejorar y prolongar la calidad de vida de las personas y apuestan a la expansión internacional.

17 Octubre de 2021 12.44

Tres emprendedores argentinos se propusieron desarrollar una iniciativa vinculada a la alimentación consciente y a la salud. En 2020, en plena pandemia, Juan Lago, inversor, junto con Federico Simón Weill, bioquímico, doctor en Inmunología, experto en nutrición y obesidad con experiencia como director científico en empresas de alimentación, y Candelaria Nottebohm, especializada en negocios y marketing digital, lanzaron Mizu, una foodtech con la que, gracias a la combinación entre la ciencia y la tecnología con activos saludables y naturales, buscan desarrollar un nuevo concepto de “alimentos inteligentes” para mejorar y prolongar la calidad de vida de las personas.

Mizu ofrece un portfolio de más de 12 productos entre los que se incluyen sopas, tés funcionales, jugos y limonadas con que aportan distintos beneficios y están enfocados en el bienestar, deportes y belleza. 

Los socios venían de distintos proyectos profesionales y los unió el interés en el desarrollo de una iniciativa vinculada a la alimentación consciente y a la salud. "Mizu toma lo mejor de los superalimentos para generar productos nuevos y únicos que no solo aportan nutrición, sino que le brindan a las células del cuerpo moléculas de origen natural que las protegen del daño oxidativo y las ayudan a recuperar la salud de los tejidos y los órganos", explica Weill, actual director Operativo y director de Investigación y Desarrollo, sobre los inicios del proyecto. 

El primer paso fue encarar una investigación de mercado. "Decidimos lanzar un concepto de nutrición revolucionario combinando ciencia, tecnología y los mejores activos de la naturaleza para desarrollar alimentos inteligentes que respondan a las preferencias de los consumidores y a sus necesidades nutricionale. El tamaño del mercado mundial en bienestar personal, salud preventiva, nutrición, alimentación deportiva está experimentando un crecimiento veloz nunca antes visto. Entendemos que Mizu en la Argentina y Clood (N. de la R.: la marca de Mizu a nivel global, acrónimo por Clever Foods o Alimentos inteligentes, con la que espera comenzar la exportación de productos este 2021) en otros países tienen una oportunidad de liderar esta creciente demanda", sostiene Lago, director Ejecutivo de la empresa.

La idea nació unos meses antes de entrar en pandemia, cuando los tres socios comenzaron a diseñar la propuesta de valor. "Teníamos proyectado una inversión no mayor a $ 500.000 para un MVP (Minimum Viable Product). El 17 de marzo, cuando entramos en cuarentena, estábamos en pleno desarrollo de nuestro primer producto y aún sin saberlo nos faltaba un largo y sinuoso camino por recorrer", recuerda Lago.

Pasados los primeros días de encierro, tomaron la decisión de acelerar el lanzamiento de los primeros productos. "Sabíamos que existían grandes desafíos por el confinamiento, la limitada circulación y  la falta de recursos clave en productos y servicios y que esta situación requeriría de una mayor inversión". 

Luego de un análisis profundo, aceptaron el reto de que la inversión debía ser casi diez veces mayor a la proyectada para asegurar la continuidad de Mizu, por la limitada disponibilidad de ingredientes naturales claves originarios de la Patagonia, Europa y Estados Unidos.

La falta de recursos claves como el sistema bancario, la logística tanto nacional como aérea internacional, la limitada operación de las oficinas públicas para la inscripción de productos, marcas, patentes también dificultaron las cosas en los primeros momentos. "Dado el confinamiento y la limitada circulación, nacimos como una empresa nativa digital", dicen los socios, que invirtieron unos $ 30 millones para el desarrollo del proyecto.


Propuesta de negocio


Mizu es una empresa 100% digital que tiene una estrategia comercial mixta online (D2C) y offline (B2B) y basada en datos y métricas. "A través del e-commerce, entregamos productos de forma directa a nuestros consumidores y a más de 70 de las principales cadenas de farmacias y dietéticas a nivel nacional, con empresas de logística que nos permite entregar el 80% de los productos el mismo día", comparten los socios.

Los fundadores de Mizu.

A menos de un año de su lanzamiento, la firma reporta ingresos por encima de los $ 5 millones mensuales, un crecimiento en órdenes a una tasa mayor del 20% mensual. "En lo que va del año acumulamos un crecimiento en usuarios del 340%: más de 5.000 personas confían en nuestros productos con una tasa de satisfacción del cliente superior al 99,3%", dice Nottebohm, CMO de Mizu, a cargo de las áreas de marketing, comunicación y del ecommerce.

Recientemente, Mizu cerró una inversión de Newtopia, el fondo de venture capital que invierte en startups de base tecnológica. 


Alimentación consciente y bienestar


Mizu significa agua en japonés, y se trata de uno de los componentes de mayor protagonismo en las líneas, ya que todos los productos se mezclan con agua. Por otro lado, la palabra connota pureza, limpieza, transparencia, claridad, flexibilidad todos conceptos que están íntimamente ligados a los valores de la compañía.

“Creemos que la alimentación consciente, sustentable y funcional es fundamental para el bienestar de las personas y que desde nuestro conocimiento y experiencia podíamos desarrollar un negocio que proveyera productos con estas características a un mercado creciente“, sostiene Weill.

En sigo V a.C., el médico griego Hipócrates dijo “que el alimento sea tu medicina”. Este concepto a lo largo de los años confirmó que una buena alimentación es clave para prevenir el deterioro físico y el desarrollo de enfermedades. Con esta idea en mente, los emprendedores detrás de Mizu se propusieron innovar en la industria alimentaria a través de la aplicación de ciencia y tecnología e ingredientes y activos naturales como vitaminas, minerales, antioxidantes, prebióticos, antioxidantes y péptidos bioactivos para el desarrollo de un portfolio de alimentos inteligentes con diferentes funcionalidades. 

"Mizu formula todos sus alimentos inteligentes empleando algoritmos de datos que nos permiten encontrar los ingredientes funcionales de origen natural más adecuados y científicamente probados para cada uno de sus productos", explica Weill. 

Con la certeza de que cada persona es única y por lo tanto sus requerimientos nutricionales y metabólicos son diferentes, Mizu tiene como objetivo a mediano plazo desarrollar la tecnología necesaria para lograr productos para una nutrición personalizada.

“Somos una compañía basada en la tecnología y enfocada en el desarrollo de soluciones nutricionales. Una de las características que nos distinguen es que somos una empresa data-driven. Es fundamental para nosotros estar cerca del cliente y poder seguir todo el camino de relación del cliente con nuestros productos, con una robusta estrategia digital. De esta manera, además de acercarle una experiencia de acompañamiento 360 a los consumidores (desde asesorías hasta seguimiento post compra) podemos recibir feedback constante que es lo que nos ayuda a ser ágiles a la hora de desarrollar nuevas líneas de productos o de realizar cambios en algún producto existente que identificamos“, suma Nothebohm.


Proyectos en carpeta


Para lo que queda del año, la firma se encuentra trabajando en lograr el desarrollo de los productos base que puedan acelerar el crecimiento futuro hacia la personalización de la nutrición. "Para ello trabajamos con un equipo de expertos en ciencia y en alimentos y sumamos estas últimas semanas a un equipo de mentores y Advisors que nos están asistiendo tanto en la expansión internacional como en continuar la transformación tecnológica necesaria para robustecer el algoritmo de datos y avanzar en la personalización de los alimentos", explican los socios de Mizu, empresa con la que esperan cerrar 2021 con una facturación de más de $ 65 millones.

Asimismo, los fundadores de Mizu están trabajando para comenzar a exportar productos desde la marca Clood. "Tenemos cuatro principales marcados según el mercado total disponible para vender nuestros productos: Norteamérica, Sudamérica, Europa y Asia y Oceanía. Estos mercados incluyen personas de clase media o alta, personas entre 20 a 75 años y personas que viven en áreas urbanas", dicen.

Por esta razón, los emprendedores se encuentran trabajando con consultores externos para certificar según la ley de modernización para la exportación de productos a los Estados Unidos y para lograr la certificación FSS se de calidad e inocuidad alimentaria internacional para poder llegar a varios otros mercados.

"Clood nació para ser una empresa global, por eso nuestros productos y formulaciones ya están validadas según normativas brasileras europeas y norteamericanas", cierran.
 

loading next article