Forbes Argentina
Innovacion

Cómo será la oficina híbrida: consejos para los líderes

Asheem Chandna

Share

Muchas organizaciones ya comenzaron a experimentar con modelos de trabajo híbridos. Algunas consideraciones serias que deberían hacer que todos los gerentes se detengan sobre la viabilidad a largo plazo de un esquema laboral de este tipo.

18 Enero de 2021 18.12

Luego de varios meses de pandemia, muchos empleados plantean la idea de un "modelo híbrido" de trabajo: un acuerdo en el que haya más flexibilidad para ingresar a una oficina y un mayor uso de las videoconferencias para reuniones, colaboración y check-ins. Muchas organizaciones ya comenzaron a experimentar con modelos de trabajo híbridos y les gusta lo que ven.

Para el mundo de las empresas emergentes, donde el enfoque y la velocidad son primordiales, la pregunta es contundente: ¿puede un equipo pequeño, en crecimiento y unido tener éxito cuando parte del equipo está junta en un espacio de trabajo y otra parte se conecta por videoconferencia?

Habrá algunas consideraciones obvias: ninguna empresa de nueva creación debe comprometer la salud y la seguridad de los empleados. También debería haber una reevaluación muy necesaria de un horario de oficina que exige largas horas junto con un viaje de 90 minutos.

Sin embargo, más allá de esto, hay algunas consideraciones serias que deberían hacer que todos los gerentes se detengan sobre la viabilidad a largo plazo de la "oficina híbrida". A continuación se presentan cuatro consideraciones que aconsejo a todas las organizaciones innovadoras que examinen:

1. El equipo de dos niveles.

Antes del Covid, muchas veces había una dinámica incómoda en los momentos posteriores a una videollamada: momentos después de que se completaba la llamada, los que estaban en la sala continuaban la conversación durante unos momentos, a veces tomando las decisiones u observaciones más importantes. Es una dinámica ineludible. La proximidad física fomenta la espontaneidad de la conversación, los apartes silenciosos y las interrupciones informales no planificadas que las videollamadas no pueden reproducir.  

El riesgo para los equipos de gestión es que una oficina híbrida puede crear inadvertidamente un sistema de empleados de dos clases: los que se acercan y los que están "en la sala donde sucede". Este desarrollo parece inevitable. Las videollamadas, por su propia naturaleza, deben programarse. Pero la realidad del brainstorming y elaboración de ideas es que funciona mejor para aquellos que pueden caminar por el pasillo, sentarse alrededor de una mesa o asomarse a la oficina de alguien. La innovación por su propia naturaleza no tiene límites y no encaja dentro de los límites de un chat de video de 60 minutos. 

2. Evaluación y retroalimentación del desempeño

Proporcionar comentarios a los empleados en un entorno de oficina híbrido tiene algunas ventajas. Las revisiones periódicas del desempeño realizadas por video pueden eliminar la ansiedad de una revisión cara a cara programada formalmente y pueden hacer que los empleados se sientan más cómodos. También hay un número cada vez mayor de herramientas tecnológicas confiables como que permiten la retroalimentación y amplifican la voz del empleado con menos fricción.  

Pero en un entorno de equipo pequeño, incluso los controles diarios por video pierden algo. Evaluar a un empleado requiere no solo mirar su producción individual, sino también desarrollar un sentido de cómo interactúan y contribuyen. Las videoconferencias no son plataformas ideales para juzgar cómo alguien podría responder a nuevas ideas o intervenir durante una discusión entre varias personas. No hacen un buen trabajo capturando el lenguaje corporal, la inteligencia emocional o la espontaneidad. Crecer y desarrollarse a través del video es difícil.

En un entorno de oficina, puede ver de cerca cómo los miembros del equipo se relacionan, cómo buscan comentarios o cómo se mantienen enfocados durante un largo día. El lugar de trabajo híbrido, donde un empleado puede ir a la oficina unos días a la semana, le roba al gerente el tiempo de presencia que, aunque a menudo está sobrevalorado, proporciona una base importante para la evaluación y la retroalimentación.   

3. Química y colaboración

La “química” es un concepto confuso, a menudo asociado con equipos deportivos y asociaciones a largo plazo. Sin embargo, no hay duda de que es un componente vital para el éxito de las empresas emergentes.  

La química surge cuando un equipo embrionario ocupa el mismo espacio pequeño, pasan largas jornadas de trabajo juntos, comen en la misma mesa, se encuentran cara a cara con nuevos empleados y clientes. Para una empresa innovadora, la química debe significar más que "llevarse bien". Debe significar que el estilo y las fortalezas de una persona complementan los de otra. La química crea tanto innovación como un espíritu de equipo que requiere estar en el mismo entorno físico durante buena parte de la semana laboral. Mi propia experiencia como inversores de capital de riesgo es que la reunión en persona, a veces durante un paseo o una copa de vino en mi patio trasero, reveló más que cualquier conjunto de entrevistas en video. 

4. Gestión caminando

Una de las herramientas más antiguas de la administración es caminar por la oficina, observar y hablar con el equipo para comprender mejor la organización. Irónicamente, en el entorno actual, puede ser la experiencia que más extrañan los gerentes. Hay algo en caminar por una oficina, escuchar directamente a los empleados, hacer preguntas o simplemente observar, que ofrece la mejor manera de evaluar el ritmo y la realidad de un negocio. Una oficina híbrida, donde algunos empleados rara vez están en persona, inevitablemente elimina una experiencia de aprendizaje esencial para el CEO. 

En términos más generales, la oficina ocupada y altamente interactiva ofrece la alegría y el estímulo de interactuar con personas que ninguna herramienta de video fue capaz de reproducir. Nos permite leer el lenguaje corporal, conocer a alguien que no habla en una reunión o simplemente ponernos al día sin programar tiempo. 

Sin lugar a dudas, la pandemia provocó algunas reflexiones muy necesarias sobre cómo se hace el trabajo. Pero a medida que las empresas innovadoras comienzan a contemplar cómo será el período posterior a la pandemia, el entusiasmo inicial por una solución de oficina híbrida puede desvanecerse rápidamente.

 

Nota publicada en Forbes US.