Forbes Argentina
cositorto
Money

Alertan por posibles irregularidades en una empresa que ofrece gigantescos retornos financieros

Gonzalo Andrés Castillo

Share

La Comisión Nacional de Valores alertó que Generación Zoe S.A. no está regulada por el organismo ni solicitó operar como Agente de Liquidación y Compensación. Un usuario de Twitter había denunciado que estafaría a quienes menos saben de finanzas y mercados.

04 Enero de 2022 17.02

Todo arrancó cuando, hace unos meses, comenzaron a circular por las redes sociales los nombres de “Zoe Capital”, “Zoe Inversiones” o simplemente “Zoe” ligados a extraordinarias oportunidades de inversión de alto rendimiento.

En medio de la incertidumbre y la curiosidad, un usuario de Twitter conocido como “Osvaldo Beto Mendeleiev” (@BetoMendeleiev), quien está inspirado en el personaje del humorista Peter Capusotto, decidió indagar por su cuenta para descubrir qué hay realmente detrás de esta organización y si se trata o no de una estafa, tal como acusa en su cuenta.

Quiénes estarían detrás de Zoe Capital

De acuerdo a la información recopilada por el tuitero, detrás de esta organización se encontrarían Leonardo Nelson Cositorto y Maximiliano Javier Batista.

Además, tendrían registradas ante AFIP siete empresas: Generación Zoe SA, Universidad del Trading SA, Zoe Construcciones SA, Zoe Burger SA, Zoe Pets SA, Zoe Pizzas SA y Zoe Fitnes Gym SA. Todas constituidas en Crisólogo Larralde 1801, en donde se ubican las oficinas de coworking de Ubuntu Cowork.

Nota relacionada: Revelan nuevos indicios de la posible farsa detrás de Zoe Capital

Por otra parte, la situación crediticia de ambos protagonistas de la historia no sería buena. Hasta finales de 2020, Cositorto habría sido calificado con alto riesgo crediticio por impagos, siendo categorizado como situación 5 (irrecuperable) por el BCRA.

Por su parte, Batista habría estado inscripto en la categoría F del Monotributo desde el 2014 al 2021, momento en el cual se habría pasado al régimen autónomo.

 

Nota relacionada: La CNV le inició un sumario a Zoe y emite una alerta internacional

“Empezamos mal, un CEO en el veraz, monotributista categoría A, que ni tenía una prepaga y hasta pidió el IFE en 2020”, comentó “Beto”.

Lo sospechoso

Pero lo sospechoso del asunto no solo serían los “empresarios” detrás de esta organización, sino el servicio de inversiones que ofrecen. La empresa Universidad del Trading SA ofrece, de forma asegurada, un contrato con rendimiento del 7,5% mensual en dólares y hasta 90% o 120% anual.

Para quienes no conocen de finanzas, un activo de bajo riesgo como un bono del Tesoro de los Estados Unidos rinde cerca de un 2% al año, lo que daría un 0,16% al mes.

A su vez, comenzó a circular el rumor de que Cositorto estaría realizando trámites para comprar un Agente de Liquidación y Compensación (ALyC). Ante el acontecimiento, la Comisión Nacional de Valores (CNV) salió a desmentir la publicidad indicando que ninguna empresa de las sospechosas estaban autorizadas para intervenir en actividades financieras.

Y por si todo esto fuera poco, el “holding” Zoe habría creado una criptomoneda llamada Zoe Cash que estaría respaldada por el oro de una mina comprada por el propio Cositorto.

Al mismo tiempo, Cositorto y Zoe Construcciones SA habrían estado publicando en internet y reconocidos diarios locales un Club de Campo de 77 hectáreas cuyas fotos corresponden a La Felicita Polo Estate, una propiedad que está en venta desde 2010 por USD 22 millones.

Cuidado con las estafas

El principal problema de toda esta operación comercial no solo estaría vinculada con las falsas publicidades, sino también con las altas rentabilidades “aseguradas” que ofrecen en uno de sus servicios.

Para Darian Yane, analista y educador financiero, todo se trata de una gran estafa, ya que unos rendimientos tan altos no pueden ser garantizados, bajo ninguna circunstancia.

“Cualquier persona que está metida en esto sabe que un rendimiento del 7% en dólares mensual es imposible de garantizar”, expresó el especialista.

Además, Yane también indicó que el famoso robot de trading que promocionan y que puede obtener resultados financieros increíbles es muy poco probable que exista, y, en caso de hacerlo, tampoco lo publicarían para que todo el mundo supiera.

“La clave es informarse y entender que, si lo que te están prometiendo es demasiado grande, probablemente sea una estafa”, agregó. Y concluyó: “En general, hay que tener mucho cuidado con la gente que te pide plata”.

loading next article