Forbes Argentina
Liderazgo
Share

Chandon Argentina creó un espumante bitter que se vende en el mundo, apalancado por tendencias como la elaboración artesanal y el uso de materia prima natural. Sibylle Scherer, presidenta de la Maison Chandon, explica la estrategia.

25 Octubre de 2021 08.00

Maradona, Messi y el papa Francisco son algunos de los sinónimos de la Argentina en el mundo. Pero, cuando de vinos se trata, ese lugar lo ocupa el Malbec, aunque es probable que en breve la lista se amplíe de la mano de un espumoso. La historia se remonta a abril de 2019, cuando Chandon Argentina lanzó Apéritif, un espumante bitter que inauguró la categoría. Este verano, la etiqueta llegó al hemisferio norte con el nombre de Garden Spritz y se volvió un éxito de ventas, tanto que la producción no dio abasto y tuvieron que retrasar su llegada a otros países del Viejo Continente, como Inglaterra e Italia.

Sibylle Scherer, presidenta de la Maison Chandon, probó Apéritif en Mendoza y de forma inmediata se “enamoró” del producto. Lo recibió de la mano de su creadora, Ana Paula Bartolucci, enóloga de la bodega, y Diego Ribbert, el chef de Cave: “Nos contaron que habían hecho 64 pruebas hasta dar con la indicada, y fue beberlo y darme cuenta de que era un producto perfecto, que necesitábamos llevar a otros países”.

Por cuestiones legales y jurídicas, la etiqueta de exportación se llama Garden Spritz en lugar de Apéritif, pero se trata del mismo líquido: las botellas viajan de la Argentina hacia EE.UU., Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Suiza, Austria y otros puntos. “Tuvo una recepción increíble y eso hizo que tuviéramos que postergar el desembarco en otros países, ya que se trata de un producto 100% artesanal”, explica Scherer.

Es que en Garden Spritz convergen varias tendencias que gobiernan el mundo de las bebidas alcohólicas hoy, como la sustentabilidad, el auge de la elaboración craft y el uso de materia prima natural, sin aditivos. Scherer, además, enmarca el suceso de ventas en otras dos tendencias: “Por un lado, la categoría de las burbujas viene creciendo en EE.UU. y Europa desde hace 10 años, y lo mismo sucede en la categoría de los spritz, también con cifras en ascenso desde hace cinco años. A esas tendencias les sumamos valor agregado creando un producto natural”.

En Garden Spritz conviven dos protagonistas: el vino base, un blend de Semillón, Chardonnay y Pinot Noir, que se consagró mejor espumoso en el prestigioso concurso Champagne & Sparkling Wine World Championships (CSWWC), y el licor elaborado con naranjas orgánicas, hierbas y especias.

Bartolucci y su equipo enológico le dieron a este cítrico la misma importancia que a las uvas en un vino: probaron diferentes tipos de distintas zonas, hasta dar con una granja de Entre Ríos que produce la variedad Valencia de una forma 100% orgánica. Las naranjas se cosechan y se pelan a mano para evitar la parte blanca de la cáscara, y todo lo que sobra lo aprovechan: con la pulpa hacen jugo y lo distribuyen en escuelas de la zona y la parte de la cáscara que no usan va al compost con el que nutren sus viñedos.

¿Cuán importante era que fuera natural?

La búsqueda de la naturalidad es una tendencia que vemos en todos los mercados, y Garden Spritz es único, ya que no usamos nada artificial. Si lo comparamos con otros de la categoría, vemos que el resto lleva azúcar, colorantes, por eso este producto único merecía mostrarse también fuera de la Argentina.

Hay un concepto detrás que tiene que ver con la sustentabilidad, ¿es algo que Moët Hennessy está implementando a nivel general?

Al fin y al cabo somos granjeros, tomamos algo de la madre tierra y lo desarrollamos. Para Moët Hennessy cuidar nuestra tierra y a las comunidades es una obligación. La sustentabilidad es un camino, por eso trabajamos también junto a los proveedores. El caso de la botella de Garden Spritz es un buen ejemplo: es la más liviana para un espumoso, y nuestro proveedor trabajó especialmente para este desarrollo. Con las etiquetas, elegimos empresas que utilizan papel sustentable y sin tóxicos en las tintas.

¿Garden Spritz es competencia del trago que combina vino espumoso con un aperitivo?

No, porque ofrecemos algo diferente. Parece la misma categoría, pero varios consumidores nos dicen que no les gusta el spritz tradicional y aman Garden Spritz. Eso se relaciona con nuestro origen, somos de la industria del vino, venimos de la mejor tradición de vinos espumosos de la Argentina y estamos trayendo a la categoría algo que no existía, por eso la ampliamos y no entramos en competencia directa, hacemos que crezca en calidad.

¿Cómo percibe el consumidor europeo un espumoso elaborado en la Argentina?

Cuando decís vino argentino en EE.UU. y Europa piensan en Malbec, jamás se lo asocia a un espumoso. Aunque el vino argentino tiene buena aceptación desde hace muchos años. Además, hoy los consumidores aman beber vinos de diferentes regiones y países, están abiertos a nuevas experiencias.

¿Y cuando presentan el producto destacan su carácter argentino?

Quizás no lo saben muchos argentinos, pero Chandon no es conocido en Europa, porque nuestro fundador dejó Francia y se instaló en la Argentina, así que, de alguna manera, contar la historia de Garden Spritz es contar la historia de Chandon y de la Argentina. Este es un producto 100% argentino, no solo porque se elabora y proviene de esas tierras sino porque se vincula al paladar de su pueblo, que está familiarizado con los sabores amargos.

En la Argentina los vinos espumosos suelen asociarse a las celebraciones, por eso su consumo cayó en 2020. ¿Qué sucede en Europa?

En Latinoamérica el espumoso se vincula a las celebraciones, en cambio en Europa y EE.UU. también se toma para empezar una velada o para terminarla. En EE.UU., en particular, se usa mucho beber vino espumoso en los brunchs o en las barbecues... Garden spritz es un lujo accesible para el día a día, va más allá de las celebraciones, amplía las ocasiones de consumo, es un aperitivo y puede consumirse como un vino espumoso o como un drink. En algún punto, se asemeja al consumo de un vino rosado. 

¿Estaban preparados para que funcionara tan bien?

Sabíamos que teníamos un producto único y excelente, pero se vendió mucho más de lo que esperábamos, por eso no pudimos llegar a todos los países que planeábamos. La gente simplemente lo ama

loading next article