Forbes Argentina
Jefes.
Liderazgo

Cómo manejar a un jefe con "la regla de tres"

Mark Nevins

Share

Tres soluciones que te garantizarán reuniones productivas con jefes distraídos y atareados.

28 Abril de 2021 12.00

¿En qué pensás cuando escuchás la frase “La regla de tres”? Casi todos los campos o disciplinas tienen su propia “Regla de tres”: aviación, química, programación de computadoras, economía, matemáticas, estadística, ¡incluso brujería! La “Regla de tres” más sorprendente que encontré es para la supervivencia: la persona promedio puede vivir tres minutos sin aire; tres días sin agua; y tres semanas sin comer.

Alguien que sabe mucho sobre supervivencia es mi amigo "Spider" Marks. Con el nombre de General de División James A. Marks (Ret.), Spider es un Ranger del Ejército cuya carrera militar abarcó 30 años, durante los cuales ocupó todos los puestos de mando, desde líder de pelotón de infantería hasta comandante general. 

En una conversación reciente, Spider compartió una Regla de tres diferente, una que creó para garantizar reuniones productivas con, como él las describió, sus "jefes multitarea habitualmente distraídos". Es posible que reconozca ese tipo de jefes, pero tenga en cuenta que los jefes de Spider incluían presidentes, miembros del gabinete y jefes de Estado Mayor Conjunto.

Aquí está la regla de tres de Spider:

Siempre tengan en la punta de la lengua los tres elementos más importantes sobre los que necesitás decisiones.  Con un jefe ocupado, nunca se sabe cuándo se presentará la oportunidad: caminar por el pasillo, en el ascensor, de camino al aeropuerto. La responsabilidad es suya para aprovechar el momento. Tenés que haber ensayado bien, pero también parecer casual y seguro. Tu jefe puede percibir tu intento de guiar la conversación como una emboscada intelectual, y bien puede serlo, pero es la mejor manera de obtener lo que necesita: decisiones oportunas sobre temas críticos.

Captar la atención de tu jefe en tres segundos. Pensá en el compromiso efectivo con tu jefe como una emboscada "amistosa". Cuando eres el objetivo de una emboscada, tu cuerpo tiene una respuesta de pánico: la presión arterial aumenta, los latidos del corazón se aceleran, la visión se estrecha y las barreras defensivas aumentan. ¡Haga que la oportunidad cuente! Sacudiste a tu jefa sobre sus talones; ella es vulnerable y lo sabe; así que no la dejes caer. Ofrezca una mano, muestre su vulnerabilidad y su necesidad de recibir su opinión y la sabiduría de su experiencia. Con mucho gusto te “salvará” y obtendrás lo que necesitas.

Estar preparado para marcharse en tres minutos. Decidiste intencionalmente interrumpir el día de tu jefa, o al menos su línea de pensamiento. Tal vez obtengas las decisiones que estás buscando y, de ser así, saldrás victorioso. Si no, ¡vive para luchar otro día! Si tu incursión no obtiene lo que desea, creá un plan para volver a participar. Recuerda el espíritu del guerrero: nunca te rindas, nunca aceptes la derrota.

Me encanta la regla de tres de Spider porque es divertida y memorable. (Además de su experiencia, puede ver su sentido del humor en lo anterior). Y su Regla de tres se aplica igualmente bien a las interacciones rutinarias con compañeros, colegas, socios comerciales o su equipo. Este enfoque es una excelente manera de garantizar el tipo correcto de conversación enfocada sobre los temas más importantes. 

Nota publicada en Forbes US.

loading next article