Forbes Argentina
Rocco Comisso
Liderazgo

El multimillonario dueño de la Fiorentina y su alegría por el fracaso de la Superliga europea

Sergei Klebnikov

Share

El multimillonario propietario del equipo de fútbol italiano Fiorentina, Rocco Commisso, denunció la reciente Superliga europea como "elitista", argumentando que la competencia nefasta deja en claro la necesidad de reformar el fútbol.

26 Abril de 2021 15.00

Se suponía que la Superliga sería la próxima gran novedad: un nuevo torneo exclusivo para los clubes de fútbol más grandes de Europa que generaría miles de millones de dólares en ingresos adicionales. Días atrás, 12 de los mejores equipos del mundo, incluidos Real Madrid, Barcelona, Manchester United, Liverpool y Juventus, anunciaron que participarían, con una línea de crédito de JPMorgan de US$ 4.000 millones garantizada para la competición. Pero el resto del lanzamiento fue un desastre.

Todo se vino abajo días después en medio de la indignación generalizada de los fanáticos, otros equipos, ligas nacionales y políticos. Muchos criticaron a la Superliga como un esfuerzo por llevar una competencia "cerrada" al estilo estadounidense al fútbol europeo. Ocho de los 12 clubes originales se retiraron de la Superliga, que se derrumbó.

"Fue un gran fracaso de relaciones públicas ... mucho de eso tuvo que ver con la arrogancia", dijo el multimillonario propietario del equipo de fútbol italiano Fiorentina, Rocco Commisso a Forbes. "Estos grandes clubes pensaron que eran los elegidos, en la cima del mundo".

El multimillonario italoamericano hizo su fortuna al fundar el proveedor de televisión por cable Mediacom Communications en 1995, donde se desempeñó como presidente y director ejecutivo durante los últimos 25 años. Commisso tiene un patrimonio neto de US$ 7.200 millones, según los cálculos de Forbes.

En junio de 2019, el multimillonario compró, por una suma no revelada, el club de fútbol italiano Fiorentina a los hermanos Andrea y Diego Della Valle, quienes habían adquirido el equipo en 2002 cuando estaba al borde de la bancarrota. Commisso, quien nació en Italia y emigró a los Estados Unidos a los 12 años, dice que creció jugando al fútbol con una pelota hecha de trapos y sigue siendo un ávido fanático de este deporte. “Fue mi pasión toda mi vida”.

Rocco Commisso.

Su equipo, la Fiorentina, se encuentra actualmente en el puesto 13 en la liga principal de Italia, la Serie A, con la esperanza de evitar el descenso con solo seis partidos por jugar. El equipo se enfrenta el domingo al actual campeón, la Juventus.

Las tensiones entre equipos más pequeños como la Fiorentina y algunos de los más ricos del fútbol, como la Juventus, llegó a un punto de ebullición durante la reciente Superliga europea. La competencia exclusiva se fijó para dar a algunos de los equipos más importantes del fútbol un pago sustancialmente mayor que la competencia europea actual, la UEFA Champions League.

Commisso llama al formato cerrado de la Superliga “arrogante, egoísta y elitista”, ya que habría descartado la posibilidad de que los equipos desvalidos pudieran participar. “Los equipos más pequeños deben tener la oportunidad de soñar”, dice. Además, agrega, la competencia solo habría enriquecido a los equipos más grandes del deporte y a sus dueños, muchos de los cuales son multimillonarios. Sí, hay algo de ironía en el hecho de que un multimillonario se esté quejando de los equipos más exitosos de otros multimillonarios. Pero Commisso señaló las diferencias. 

Los 12 clubes originales de la Superliga tenían ingresos anuales de alrededor de 600 millones de euros antes de la pandemia de coronavirus, describe. "Aquí en la Fiorentina, antes del Covid, teníamos unos ingresos de alrededor de 90 millones de euros ... ¿Cómo se supone que competirá mi equipo?".

Uno de los errores más grandes que cometieron los 12 equipos de la Superliga, dice Commisso, fue la falta de transparencia: "¿Por qué al menos no pidieron la opinión de sus fanáticos?" Hasta donde él sabe, los clubes fundadores de la Superliga no hablaron con otros equipos antes de que se anunciara la competencia. “La Fiorentina ciertamente nunca fue contactada”, dice. "Todo se hizo en secreto".

El organismo rector mundial del fútbol, la FIFA, se apresuró a condenar la Superliga, lo que, según Commisso, fue una sorpresa. La FIFA no aplicó las mismas reglas para el fútbol en todo el mundo, argumenta, particularmente al permitir una liga cerrada en Estados Unidos. "No entiendo cómo pueden decir una cosa por Europa y otra por EE.UU. ... las reglas deben ser las mismas para todos en todos los continentes".

A pesar de condenar a los 12 equipos involucrados en el anuncio de la Superliga como irrespetuosos, el dueño multimillonario de la Fiorentina no cree que deban ser penalizados ahora. Con la temporada 2020-2021 a punto de concluir, las posibles sanciones, como la deducción de puntos o la descalificación, "destruirían el campeonato", dice Commisso. "Lo que necesitamos es un fuerte compromiso por escrito de los clubes involucrados de que esto nunca volverá a suceder".

 

Con información de Forbes US.