Forbes Argentina
Consejos para proteger tus criptomonedas.
Money
Share

27 Abril de 2022 08.19

El mundo de las criptomonedas dio un suspiro de alivio con respecto a la nueva orden ejecutiva del presidente Joe Biden sobre la industria. Los sentimientos positivos están fuera de lugar. Durante meses, la industria estuvo en vilo mientras el gobierno preparaba una orden ejecutiva sobre cómo lidiaría con el crecimiento explosivo de los criptoactivos. En cinco años, su capitalización de mercado total creció 300 veces, a más de US$ 3 billones.

Los entusiastas de las criptomonedas temían que Washington aplicara un mazo regulatorio. En cambio, la orden parece proporcionar marcos sensatos para abordar este fenómeno. Muchos participantes de la industria reconocieron que se avecinaban regulaciones de algún tipo y, por lo tanto, estaban encantados de que el Tío Sam adoptara un enfoque razonable y responsable.

Por desgracia, a pesar de las palabras tranquilizadoras sobre el deseo de “reforzar el liderazgo de Estados Unidos en el sistema financiero global y en la competitividad tecnológica y económica”, la suposición implícita de la orden es que esto no sucederá a menos que todo el gobierno federal esté involucrado en la supervisión de las cosas. La impresión, de hecho, es que el nuevo mundo está plagado de riesgos graves, en lugar de rebosar de oportunidades. Siendo la naturaleza humana lo que es, los reguladores gubernamentales echarán una mirada prejuiciosa a lo desconocido.

Solo mire las agencias gubernamentales que el decreto de Biden dice que desempeñarán un papel, de una forma u otra: la SEC, la Reserva Federal, FTC, EPA, el Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca, el Consejo de Asesores Económicos, el Departamento de Comercio, el Departamento de Energía, e Departamento del Tesoro, el Departamento de Trabajo, la oficina del Fiscal General, el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa, OMB y así sucesivamente.

Innumerables comités gubernamentales y grupos de estudio son tóxicos para los avances emocionantes. ¿Se habrían desarrollado el automóvil o Internet de la forma en que lo hicieron si Washington se hubiera involucrado en la medida en que quisiera con las criptomonedas? La creatividad es desordenada e impredecible. El fracaso es común. Los errores abundan. El desarrollo y el progreso nunca están libres de riesgos. Siempre hay estafadores y charlatanes, ya sea en áreas de actividad existentes o nuevas.

Una idea en la orden que debería descartarse es que la FED y el Departamento del Tesoro deberían crear una moneda digital del Banco Central. Podría despedirse de cualquier vestigio de privacidad financiera, ya que el gobierno podría rastrear fácilmente todo lo que gasta. Los reguladores económicos tratarían de administrar la economía dando órdenes sobre el nivel deseado de gasto e inversión que querían y se asegurarían de que estés haciendo lo que ellos quieren que hagas.

Con ese fin, podrían poner fechas de vencimiento a las monedas. La orden también revela el juego con respecto a la amenaza mortal que la administración ve en las stablecoins, que se convertirán en alternativas a las monedas gubernamentales: “El dinero soberano es el núcleo de un sistema financiero que funcione bien, las políticas de estabilización macroeconómica y el crecimiento”. La orden es un lobo con piel de cordero.

Se avecinan grandes batallas políticas y regulatorias.

loading next article