Forbes Argentina
lugano, monte bre, iglesia de san lorenzo (Pixabay)
Money

Cómo es el millonario plan de Lugano para convertirse en la "capital europea del bitcoin"

Martín Leo Ríos

Share

Como lo hizo El Salvador el año pasado, ahora esta ciudad del sur de Suiza apuesta por la criptomoneda.

19 Abril de 2022 13.47

La decisión de El Salvador de legalizar el bitcoin provocó una mezcla de delirio y escarnio cuando se anunció el año pasado.

Entre los partidarios de la criptomoneda, la noticia se recibió como una prueba largamente esperada de que Bitcoin ha entrado en la corriente principal financiera y económica. Entre los críticos, incluidas instituciones líderes como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, fue descartado como una apuesta peligrosa por un “dictador sudamericano económicamente analfabeto”.

La posterior revelación de que Lugano, una ciudad de habla italiana en el sur de Suiza, también está adoptando bitcoin recibió mucha menos atención de los medios, tal vez porque fue un alcalde, no un presidente, quien hizo el anuncio; y una ciudad, no un país, adoptando la criptomoneda.

Sin embargo, el experimento del "Plan B" de Lugano podría ser igual de importante para determinar el éxito o el fracaso de bitcoin, el primer intento creíble del mundo de una moneda digital descentralizada (o "dinero mágico de Internet", como a menudo se le llama en broma).

lugano, suiza, lago pixabay
Luagno (Pixabay)

El alcalde de la ciudad, Michele Foletti, no se adentra solo en la criptosfera


En los últimos años, Suiza se ha posicionado silenciosamente como un centro para las empresas que desarrollan la tecnología blockchain en la que se basa bitcoin. El rico país alpino, sinónimo durante mucho tiempo de innovación financiera y libertarismo, ha revisado su panorama legal para proteger a los criptoinversores, y ha puesto el ojo en miles de millones de dólares de dinero institucional que buscan una forma segura y de buena reputación de ingresar al mercado. 

Incluso, ha otorgado la aprobación regulatoria a dos "criptobancos": Seba Bank y Sygnum, el primero con sede en Zug, una pequeña ciudad al sur de Zúrich

Sin embargo, Lugano no solo quiere desafiar el título de Zug como el "Valle criptográfico" de Suiza, dice Foletti en una entrevista en su extravagante ayuntamiento de estilo palazzo. Quiere convertirse en la "capital europea de bitcoin". Y ha contratado a algunos de los nombres más importantes de la industria para ayudar a cumplir esa visión.

El principal aliado del alcalde es Paolo Ardoino, director de tecnología de Tether, el mayor emisor de monedas estables del mundo, y el hombre encargado en última instancia de forjar un camino tecnológico para el Plan B.

“Las personas criptográficas son nómadas y tribales”, me dice Ardoino, señalando el surgimiento de centros de blockchain en otras partes de América y Asia: en El Salvador, Miami, Dubai, Singapur y Hong Kong. “Les gusta moverse en los lugares donde se sienten como en casa; donde sienten que su tecnología es compatible; que sus creencias tengan reconocimiento. Nos gusta lo que hacemos, así que queremos encontrar un lugar donde podamos instalarnos todos juntos.

“Pero está claro que, en Europa, no hay hub. Así que esa es realmente la pieza que falta”.

Michele Foletti, alcalde de Lugano
Michele Foletti, alcalde de Lugano.

La creencia de Ardoino en el bitcoin y en las criptomonedas como una fuerza para el bien es genuinamente palpable. Habla de la tecnología como si fuera más un movimiento social que un sector empresarial y, cuando se compara con este punto de referencia, no oculta su opinión de que Zug no está alcanzando su potencial.

“Hemos visto que las otras ciudades de Suiza no estaban haciendo lo suficiente. Era una especie de soporte criptográfico solo de nombre. Zug, por ejemplo, es un lugar donde hay apartados de correos. Todo el mundo tiene una empresa en Zug. Pero nadie sabe cómo las criptomonedas pueden afectar realmente a una ciudad, cómo las criptomonedas pueden afectar a la comunidad local. Bitfinex [afiliado a Tether] está ayudando a El Salvador a resolverlo. Queremos mostrar que las criptomonedas pueden brindar un gran beneficio a las comunidades locales… Si crea un lugar donde las personas puedan gastar en sus criptomonedas preferidas, todos viajarán allí. Pero de nuevo, en este lado del charco, realmente no pasaba mucho.

"Entonces, liderados por la administración, nos reunimos en noviembre y comenzamos a discutir cómo podemos hacer de Lugano la ciudad de los bitcoiners, la ciudad de las criptomonedas en Europa".

El Plan B, en el papel, parece un plan de inversión municipal sencillo. Tether está convocando dos fondos: un fondo de inversión de 100 millones de francos suizos (106 millones de dólares) para nuevas empresas de blockchain, con la intención de persuadir a los grandes y buenos de la industria para que hagan de Lugano su hogar; y un fondo de 3 millones de francos para empresas y comerciantes locales, que los ayudará a hacer la transición a la nueva economía basada en criptomonedas. El gobierno local también se ha comprometido a aceptar pagos con bitcoins para todos los flujos de ingresos públicos: impuestos, permisos de estacionamiento, pases para museos, tarifas de naturalización e incluso costos funerarios.

lugano, suizo, la aguja pixabay
(Pixabay)

Construye y vendrán

Un mes después de presentar el Plan B, más de una docena de empresas con varios cientos de millones de dólares en activos habían designado asesores legales y fiduciarios para comenzar a trasladar sus operaciones a Lugano.

"Hemos visto un gran interés", afirma Ardoino, "de Zug, pero también de Dubái, Italia y muchos otros lugares del mundo".

El partidario de más alto perfil hasta la fecha es Polygon, la plataforma digital detrás de la criptomoneda MATIC, que se está preparando para trasladar tres de sus subsidiarias y una cantidad significativa de empleados a la ciudad suiza. Polygon se unió a Plan B como socio fundador de infraestructura; su cadena de bloques serán los rieles sobre los que se liquidarán la mayoría de los pagos de monedas estables de Lugano.

Foletti dice que está alentado por la cálida respuesta que Plan B ya ha recibido de toda la industria. Pero enfatiza que atraer corporaciones y balances no hará, por sí solo, que el ambicioso proyecto sea un éxito. “Buscamos a las personas y menos a las empresas”, insiste el alcalde. “Veo que si la gente viene a Lugano, si trabajan en la cadena de bloques, entonces construirán nuestra comunidad. Después, tal vez vengan más empresas a Lugano. Pero, primero, necesitamos que las personas que viven con criptomonedas trabajen con criptomonedas”.

Es un tema del que se hace eco Ardoino: “Queremos traer gente aquí: gente que deje sus territorios; también estudiantes que estén interesados en blockchain. Como parte del Plan B estamos ofreciendo 500 becas. Estos estudiantes vivirán en la ciudad. Necesitan respirar el aire de la ciudad. Necesitan comprar su pan aquí.Necesitan ser parte del ecosistema, del crecimiento de la ciudad”.

Los detalles de las becas aún se están finalizando con las tres universidades de Lugano, pero Foletti dice que abarcarán una amplia gama de cursos, tanto existentes como nuevos, que se adaptarán a las necesidades de un mercado blockchain en rápida expansión. Eso incluye no solo los títulos de ciencias de la computación orientados a la criptografía, sino también la gestión empresarial, el marketing, la gestión de riesgos financieros, la contabilidad, etc. 

Persona Sosteniendo La Moneda Bitcoin De Plata
 

El primer curso especializado comenzará en julio. “En cierto modo, es más barato invertir en becas que seguir luchando para contratar a alguien de otra empresa”, señala Ardoino. "Creemos que esta es probablemente la inversión más sabia que pueden hacer la ciudad y las empresas privadas que la apoyan".

Primero, sin embargo, Lugano necesita mostrar a los estudiantes, profesionales de blockchain y empresarios en su punto de mira cuán serio es adoptar bitcoin como dinero real, un medio de intercambio práctico y conveniente; el alma de la economía local.

Caminando hoy por la cálida ciudad junto al lago, hay poca evidencia de que los minoristas acepten pagos en criptomonedas. Lugano podría seguir el ejemplo de El Salvador al obligar a los comerciantes locales a aceptar bitcoin, pero no lo hará. Ardoino enfatizó la importancia de “tratar a todos con respeto” y permitir que las personas tomen decisiones por sí mismas.

El enfoque de zanahoria sobre palo de Plan B, en cambio, les dará a tres opciones a las tiendas: no hacer nada; aceptar una terminal de pago de punto de venta (POS) con criptografía del gobierno local; o esperar a que su operador POS existente actualice su sistema para admitir criptomonedas. El fondo de adopción de 3 millones de francos del Plan B cubrirá el costo de producción de las nuevas terminales, además de otorgar subvenciones a los operadores de POS activos en la ciudad para ayudarlos a actualizarse. 

Una vez que una tienda está equipada con una terminal más inteligente, sus clientes pueden pagar con bitcoin simplemente escaneando un código QR. El minorista puede configurar su terminal para convertir saldos a francos automáticamente o para retener parte o la totalidad de ellos en criptografía.

Como es el caso en El Salvador, los pagos se procesarán a través de la red Lightning de segunda capa, un protocolo construido sobre la cadena de bloques principal de bitcoin, que permite transacciones prácticamente instantáneas y de costo prácticamente nulo sin comprometer la seguridad.

Los compradores también podrán pagar con dos monedas estables: Tether, vinculada al dólar estadounidense; y LVGA, una nueva criptomoneda desarrollada por Lugano que está vinculada al franco suizo.

Fotos de stock gratuitas de abrigo, caminando, edificio (Pexels)
(Pexels)

Tether es, con mucho, el emisor de monedas estables más popular en la criptosfera, con una capitalización de mercado de más de US$ 82.000 millones. La compañía sostiene que su criptomoneda USDT está respaldada al 100 % por reservas fiduciarias, aunque la Commodity Futures Trading Commission, un regulador estadounidense, dictaminó el año pasado que sus reservas de efectivo se habían mezclado con "cuentas por cobrar no garantizadas y activos no fiduciarios" entre 2016 y 2019. El regulador multó a Tether con 41 millones de dólares, pero negó haber actuado mal.

LVGA está totalmente regulada por FINMA, la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero de Suiza.


Liderado por el token LVGA


LVGA desempeñó un papel crucial en sentar las bases para el Plan B. La ciudad lanzó su criptomoneda estilo programa de fidelización en las primeras etapas de la pandemia de Covid-19, buscando ayudar a los consumidores locales: compras en tiendas y restaurantes participantes. vienen con un reembolso del 10 % en LVGA, y para fomentar pagos sin efectivo más higiénicos. Al agregar un incentivo financiero a la moneda estable, Lugano ha convencido hasta ahora a casi 6000 ciudadanos, aproximadamente el 10 % de su población, y a 300 minoristas para que comiencen a usar la aplicación MyLugano, que ahora se convertirá en la billetera digital oficial de Plan B para bitcoin y Tether. (Otras billeteras con tecnología Lightning también funcionarán en la ciudad).

Eso, en parte, explica por qué la gente de Lugano ha tomado el Plan B, una iniciativa que podría haber creado ondas de choque en otras partes de Europa, en gran medida a su paso.

“No muy sorprendidos, estaban emocionados cuando se enteraron del anuncio”, recuerda Foletti. “Los ciudadanos han visto lo que ha estado sucediendo con el token LVGA… Saben que les permite pagar menos y comenzar a acumular algunos beneficios”.

Además de atraer a los consumidores a la criptosfera, LVGA presenta un argumento convincente, aunque matizado, para la adopción comercial. Los saldos en la moneda estable solo se pueden canjear dentro de la economía local, lo que crea una demanda circular y permite una tasa de reembolso que de otro modo no sería sostenible. Los pagos futuros en bitcoin y Tether no generarán un reembolso del 10 %, pero el concepto ha abierto los ojos de los minoristas: destaca los ahorros potenciales del 2-3 % en las tarifas de las tarjetas de débito, así como el alcance de los esquemas innovadores de recompensas digitales.

Bitcoin (Pixabay)
 (Pixabay)

“Puedes crear un ecosistema que beneficiará a todos los comerciantes, beneficiará a los hoteles, beneficiará a las universidades, beneficiará a los bancos, beneficiará a la administración”, dice Ardoino.

Incluir los 50 o más bancos de Lugano en esa lista puede parecer extraño. Es lógico, después de todo, que cumplir las promesas del Plan B reduciría la demanda de servicios financieros tradicionales a favor de soluciones fintech más novedosas y orientadas a las criptomonedas.

Pero esto es Suiza, un país donde la tecnología blockchain y la banca ya van de la mano.

“Hemos sido y seguiremos siendo útiles para los bancos aquí”, insiste Ardoino. “Ya hay fondos [hoja de balance corporativa individual] de US$ 50 millones, US$ 100 millones que se están trasladando aquí, y necesitan un custodio local.

“No se trata de dejar atrás a los bancos. Queremos que todos estén contentos con lo que estamos haciendo, por eso hay trabajo para todos y hay beneficios para todos. Esa es la belleza del Plan B: no es como, 'Vete a la mierda a los bancos'; es como, 'Trabajemos juntos con la comunidad, creemos un ecosistema que funcione para todos'… Seguirás usando la capa bancaria".

En octubre, Lugano albergará el Bitcoin World Forum inaugural, una conferencia que reunirá a los líderes de la industria de las criptomonedas y, sin duda, mostrará lo que se ha logrado hasta ahora con el Plan B. La ciudad confía en que la mayoría de los 300 minoristas que ya aceptan LVGA estará habilitado para bitcoin cuando los delegados vuelen. Para fines de 2023, el objetivo es tener 1.000 tiendas a bordo. Para fin de 2025, cuando se renueve el contrato de cuatro años de Lugano con Tether, Ardoino espera que todos los comerciantes de la ciudad sean bitcoiners.

“Los ayudaremos a lo largo de su viaje”, agrega Foletti con una sonrisa. Sabe que el éxito tendrá consecuencias mucho más allá de Lugano, Suiza y Europa.

 

*Publicada en Forbes US
 

loading next article