Forbes Argentina
Millonarios

Las grandes empresas intentan distanciarse de Trump pero siguen pagándole millones de alquiler

Dan Alexander

Share

Bank of America, Goldman Sachs, Microsoft y JPMorgan repudiaron los hechos sucedidos en el Capitolio de los Estados Unidos y hablaron de "consecuencias financieras" en torno a las contribuciones políticas. Sin embargo, seguirán colocando varios millones de dólares en el bolsillo de Donald Trump.

15 Enero de 2021 08.30

Después de que los partidarios de Donald Trump irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos la semana pasada, Bank of America envió un memo a los empleados que habían donado al comité de acción política de la compañía. La nota dejó en claro que habría consecuencias financieras para los legisladores que votaron en contra de certificar los resultados de las elecciones de 2020. "Para las próximas elecciones", decía el mensaje, "tendremos en cuenta los espantosos acontecimientos del 6 de enero".

Pero, ¿qué hay de las consecuencias para el presidente? Bank of America, después de todo, tiene vínculos financieros importantes con Trump, ya que actúa como el inquilino más grande dentro de 555 California Street, un rascacielos de San Francisco en el que el presidente tiene una participación del 30% por un valor estimado de US$ 442 millones. El alquiler anual del banco asciende a aproximadamente US$ 22 millones, y la participación del 30% de Trump en eso es de aproximadamente US$ 6,5 millones. Cuando se preguntó si el banco planeaba seguir proporcionando ese dinero al presidente, un portavoz no tuvo una respuesta. "Con respecto al 555 de California, tendría que volver a comunicarme con usted", dijo. "Por lo general, no divulgamos los pagos de alquiler".

Bank of America no es la única compañía atrapada en una posición incómoda. Muchos de los inquilinos de Trump están sujetos a contratos de alquiler a largo plazo, lo que hace que cortar esos vínculos sea más desafiante que simplemente comprometerse a retener futuras donaciones políticas. Para complicar aún más las cosas: los inquilinos de primera línea del presidente se encuentran principalmente dentro de 555 California Street y 1290 Avenue of the Americas en la ciudad de Nueva York, dos edificios en los que tiene intereses minoritarios junto con Vornado Realty Trust, que cotiza en bolsa.

Sin embargo, la cantidad de dinero que fluye a través de esos alquileres es mucho mayor que la donación política estándar. Además, los fondos van a Trump personalmente, en lugar de a una campaña para sus aliados políticos. Cortar los pagos de alquiler, en otras palabras, enviaría un mensaje personal más significativo a Trump.

Pero ahí no es donde se centran las empresas en este momento. Tomemos a Goldman Sachs. "Hicimos una pausa en toda la actividad del PAC el jueves pasado y estamos revisando nuestras contribuciones políticas en el futuro a la luz de los esfuerzos para bloquear los resultados de las elecciones", dijo un representante del gigante financiero en un comunicado. Goldman sigue siendo uno de los inquilinos del presidente en 555 California Street, pagando un estimado de US$ 5,8 millones de alquiler anual. La participación del 30% de Trump asciende a US$ 1,7 millones. Cuando se le preguntó sobre los planes para el contrato de alquiler, un portavoz no tuvo respuesta. "Preguntaré", dijo.

Es una historia similar en Microsoft, que decidió el viernes que congelaría las donaciones políticas a través de su PAC. “El PAC pausa regularmente sus donaciones en el primer trimestre de un nuevo Congreso, pero este año tomará medidas adicionales para considerar estos eventos recientes y consultar con los empleados”, dijo un portavoz en un comunicado. La firma de tecnología tampoco respondió si buscará cambiar su contrato de alquiler dentro de 555 California, donde paga aproximadamente US$ 3.2 millones al año, US$ 900,000 de los cuales son atribuibles al presidente.

Lo mismo ocurre con JPMorgan Chase, que tiene espacio en la planta baja de 1290 Avenue of the Americas. "Los terribles eventos de la semana pasada nos llevaron a detener todas las contribuciones de nuestro comité de acción política y reevaluar nuestras estrategias de donaciones del PAC", dijo un representante del banco en un comunicado. Sin embargo, no se sabe nada sobre el alquiler que ingresa a la propiedad del presidente: "Comprobación del contrato de arrendamiento", dijo el portavoz.

Morgan Stanley, que también está deteniendo sus donaciones a los legisladores que no votaron para certificar el recuento electoral, alquila un espacio dentro de 555 California Street y paga un estimado de US$ 10 millones anuales (US$ 3,1 millones de los cuales cuentan para la lista de alquileres de Trump). Pero la firma no respondió a las solicitudes de comentarios sobre su alquiler.

Nota publicada en Forbes US.

Con informes adicionales de Jemima McEvoy y Andrew Solender .

loading next article