Forbes Argentina
Telegram y Signal.
Millonarios

Quiénes son los multimillonarios detrás de Signal y Telegram

Abram Brown

Share

Con las nuevas políticas de privacidad de WhatsApp, muchos usuarios decidieron volcarse a estas dos aplicaciones de mensajería, que registraron descargas récords en las últimas semanas.

14 Enero de 2021 11.25

En 2018, Brian Acton, el cofundador multimillonario de WhatsApp, cometió varias acciones fatídicas. Había abandonado Facebook unos meses antes y, en marzo, se desquitó contra la compañía lanzando un tuit polémico que decía: “Es hora. #deleteFacebook ”. En ese momento, la empresa que había comprado su aplicación se convertía en un escándalo por sus prácticas de intercambio de datos y su condición de semillero de desinformación conservadora. Casi al mismo tiempo, Acton canalizaba US$ 50 millones hacia una nueva organización sin fines de lucro, la Signal Foundation, nombrándose a sí mismo su presidente ejecutivo. El objetivo primordial del grupo: financiar una aplicación de tres años llamada Signal, que permitía a los usuarios enviar mensajes cifrados de un extremo a otro.

Signal ofrecía una comunicación sencilla y un anonimato total y seguro. Con la nueva financiación, no tendría que ceder a los intereses comerciales y vender anuncios, algo que Acton odiaba de Facebook. Grandiosamente, imaginó que Signal haría que la "comunicación privada fuera accesible y ubicua", le dijo a  Forbes.en 2018, y la aplicación estuvo a la altura de sus expectativas. 

Es especialmente valorado entre periodistas y activistas como los que planificaron las protestas Black Lives Matter; pero en un giro irónico, la aplicación está lista para convertirse en un nuevo refugio digital para los conservadores, al igual que Facebook antes. Estos usuarios de derecha se sienten atraídos por las mismas razones por las que les gustó a los organizadores de BLM: ofrece la capacidad de planificar y comunicarse en masa sin preocuparse de que la aplicación ejerza políticas de moderación de contenido o de ayudar a las autoridades a presentar cargos en su contra. Signal no parece tener tales políticas y no tiene acceso a los mensajes de los usuarios, lo que teóricamente hace imposible cooperar con una investigación policial.

“El uso de Signal y Telegram es realmente peligroso. En este momento, parecen estar dando la bienvenida a los usuarios que fueron expulsados o se sintieron incómodos con otras plataformas”, dice Harry Fernandez, director de Change the Terms, una organización sin fines de lucro que rastrea el discurso de odio en línea. "Y es peligroso que no parezcan tener ninguna infraestructura para vigilar estas plataformas". Sus capacidades de cifrado hacen que sea difícil saber con precisión qué se está discutiendo activamente allí. Mientras tanto, eNew York Times informa que el grupo extremista Boogaloo Boys, por ejemplo, ya se instaló allí.

La huida a Signal se produce cuando muchos usuarios “conservadores” se sienten atacados. Twitter y Facebook prohibieron al presidente Trump después de que éste utilizara esos sitios para incitar los disturbios del 6 de enero. Además, ambas redes tomaron otras medidas para reprimir la información errónea proveniente de la derecha. 

Signal está emergiendo como una nueva alternativa popular, al igual que Telegram, otra aplicación de mensajería cifrada respaldada por multimillonarios. Ambas ofrecen algo que por ejemplo Facebook y Twitter no ofrecen: anonimato encriptado y sin vigilancia de contenido, características útiles para decir y planear una manifestación disruptiva a gran escala; lejos de los ojos de las autoridades.

Las dos aplicaciones acumularon un número récord de descargas estas últimas semanas. Desde el 6 de enero hasta el 10 de enero, Signal se descargó un promedio de 251.000 veces al día, mientras que Telegram hizo un promedio de 1,1 millones. Esas cifras, respectivamente, representan un aumento del 409% y el 61% de sus descargas diarias promedio en 2020, según Apptopia, que monitorea las descargas de aplicaciones.

Junto con su inmensa popularidad (recién descubierta), Telegram y Signal comparten una característica adicional en común: son productos financiados por emprendedores tecnológicos relativamente jóvenes, con mucho dinero e idealistas. En el caso de Signal, es Acton, de 48; mientras que en Telegram es Pavel Durov, un ruso de 36 años.

El motivo de su actual popularidad

Tanto Signal como Telegram atribuyeron el reciente aumento de descargas a los nuevos usuarios que huyen de WhatsApp, un competidor principal que recientemente realizó cambios en su configuración de privacidad. Esto, sin duda, atrajo a algunos nuevos, pero es, a lo sumo, solo una parte de la historia. 

"Telegram se convirtió en el mayor refugio para quienes buscan una plataforma de comunicación comprometida con la privacidad y la seguridad", escribió Durov en una publicación de Telegram pregonando la afluencia de usuarios. “Nos tomamos esta responsabilidad muy en serio. No te defraudaremos”.

Los orígenes de Signal

Signal se lanzó por primera vez en 2014, creado por un investigador de seguridad llamado Moxie Marlinspike (es un seudónimo; su nombre real es desconocido). Su tecnología de encriptación casi impenetrable rápidamente ganó los aplausos de un grupo variado, desde personas como el multimillonario Jack Dorsey, que incorporó una parte de su software de encriptación a Twitter; hasta Edward Snowden, quien aseguró que usa Signal todos los días. 

Acton era un ex ingeniero de software de Yahoo que se fue enfadado por el incesante enfoque de la compañía en hacer dinero. "Tratar con anuncios es deprimente", le decía a Forbes en 2014. "No se mejora la vida de nadie haciendo que los anuncios funcionen mejor", explicaba. Él y su compañero de trabajo en ese entonces, Jan Koum, dejaron el negocio en 2008 y se tomaron un año libre para tomarse unas buenas vacaciones en América del Sur. Posteriormente, antes de que fundaran WhatsApp en 2009, solicitaron y fueron rechazados de trabajos en FacebookTres años después, decidieron venderle su aplicación a la empresa de Zuckerberg, firmando un acuerdo de US$ 22 mil millones.

Paralelamente, un amigo en común presentó a Marlinspike y Action. Los dos se conocieron, se cayeron muy bien y juntos trabajaron para agregar algunos de los programas de cifrado de Signal a WhatsApp.

Cuando Acton anunció su decisión de formar la Signal Foundation, escribió en su blog que el objetivo sería "actuar en el interés público y hacer una contribución significativa a la sociedad mediante la construcción de tecnología sostenible que respete a los usuarios".

Los inicios de Telegram

En la otra parte del mundo llegaron Durov y Telegram. Como suele suceder en los mundos oscuros y superpuestos de los negocios y la política rusa, la historia del origen de Durov es algo confusa. Su primera empresa fue VKontakte, una red social similar a Facebook que comenzó en 2006. Unos cinco años después, se enfrentó por primera vez con el gobierno de su país cuando se negó a silenciar a los políticos de la oposición en VKontakte, según el Washington Post. Poco después, huyó de Rusia poco después de que la policía lo investigara por un accidente de atropello y fuga, un evento que desde entonces ha descrito como de motivación política.

Durov visualizó Telegram como la herramienta perfecta para personas como los políticos de la oposición, que querían fomentar el cambio y evitar que los atraparan haciéndolo. Casi inmediatamente después del lanzamiento de Telegram en 2013, los grupos menos nobles también reconocieron su potencial, y Durov pasó parte de la década tratando de desalojar a ISIS de la plataforma (un portavoz de Durov no devolvió una solicitud de comentarios para esta nota).

Signal y Telegram ofrecen mensajes uno a uno y mensajes grupales, y su tecnología de encriptación hace que sea difícil rastrear el verdadero alcance de las conversaciones. Ambos hacen posible unirse a un grupo a través de una URL, pero las invitaciones a URL de Telegram se distribuyen más a menudo en la web que las de Signal, que agregó la función el año pasado. 

El presidente Trump mantuvo durante un tiempo prolongadouna presencia pública en Telegram a través de una página grupal de acceso abierto, y ha continuado publicando en Telegram después de sus expulsiones de Facebook y Twitter. Si bien Telegram ofrece al presidente algunos medios de comunicación sin restricciones, se encuentra hablando solo con una audiencia diminuta, unos 500.000 seguidores. En Twitter y Facebook colectivamente, tenía más de 100 millones.

No obstante, Trump sigue siendo Trump. Publicó nuevos comentarios en Telegram el martes por la noche, usando esos comentarios para condenar a empresas como Facebook y Twitter. “Creo que la gran tecnología está haciendo algo horrible a nuestro país”, escribió. "Pero siempre hay un movimiento contrario".

Nota publicada en Forbes US.