Forbes Argentina
Liderazgo

Cómo poner la diversidad y la inclusión en el corazón de la organización

Carmen Morris

Share

Las actitudes obsoletas que prevalecen en muchas empresas no auguran nada bueno para el futuro de una sociedad que busca promover la diversidad y la inclusión.

22 Enero de 2021 18.00

A medida que se hace historia en los Estados Unidos con el juramento de la primera mujer vicepresidenta afroamericana y asiática de la historia, ¿qué significa para la diversidad, la equidad y la inclusión? Sin duda, hombres y mujeres, jóvenes y mayores, de todos los orígenes, vieron cómo este momento crucial de la historia se desarrollaba en nuestras pantallas de televisión. Pero, ¿qué significa para la diversidad y la inclusión? ¿Se está enviando una señal de que llegó un nuevo día y el mundo está preparado para un futuro más diverso e inclusivo?

La presidencia de Trump se convirtió para muchos en una era en la que la marginación se convirtió en el lente a través del cual se vieron muchos problemas sociales. De cara al futuro, se prometió una era de inclusión. Con la toma de posesión del presidente Joseph R. Biden como el 46 ° presidente, y su vicepresidenta Kamala Devi Harris, surge una sensación de esperanza parece haber reemplazado a la de temor, levantando de alguna manera las nubes que oscurecieron los cielos de millones de personas en todo el mundo durante los últimos 4 años.

Hacia una nueva era de inclusión

Las actitudes obsoletas que prevalecen en muchas organizaciones no auguran nada bueno para el futuro de una sociedad que busca promover la diversidad y la inclusión. Biden fue cuidadoso, y algunos dirían que es prudente crear una administración que refleje la diversidad dentro de la población estadounidense.

Los líderes dentro de las organizaciones deben posicionar la narrativa en torno a la inclusión de una manera productiva y con visión de futuro. Debe elaborarse a través de la autenticidad y entregarse de tal manera que respalde el compromiso y la alineación con un conjunto de principios generales de gobernanza que encarnan la inclusión.

Para el liderazgo, es imperativo que se realice el trabajo arduo para fomentar un entorno que realmente valore la inclusión y la abarque a través de objetivos viables que apoyen la creación de un nuevo comienzo, que prometa y cumpla con la inclusión. 

A medida que el llamado a la diversidad y la inclusión continúe dando forma al pensamiento progresista, es hora de disolver las formas tradicionales de pensar y hacer para crear un entorno más positivo e inclusivo.

Existe una esperanza duradera de un futuro inclusivo, y sin duda se vio reforzada por la inauguración de Biden y Harris. Sin embargo, esta esperanza solo puede realizarse cuando los líderes toman decisiones auténticas para evitar cualquier crisis de conciencia en torno a la diversidad y la inclusión.

 

La nota completa acá.