Forbes Argentina
Cordia Harrington
Liderazgo

Conocé a la madre de tres hijos que hizo casi US$ 200 millones horneando pan de McDonald's

Hayley C. Cuccinello

Share

La nativa de Texas compró su primera franquicia de McDonald's hace tres décadas. Ahora entrega 9 millones de productos horneados al día para 1.500 clientes, incluida las cadenas de hamburguesas Pepperidge Farm y Five Guys.

12 Enero de 2021 18.50

Cordia Harrington, de 67 años y cuya fortuna se ubica dentro de los US$ 180 millones, dice que una recesión es un momento propicio para iniciar un negocio. Y habla desde la experiencia: ella ha comenzado distintos negocios a lo largo de los años en momentos verdaderamente desafiantes. 

En 1981, abrió una empresa de real estate en Arkansas, cuando las tasas de interés llegaban al 15%. Luego, en 1990, compró la primera de las tres franquicias de McDonald's durante otra recesión económica; y más tarde abrió Bakery Cos, que en 1997 le suministraba panes de hamburguesa al gigante de la comida rápida.

“Una forma de ver la pandemia es que es un buen momento para reagruparse y poner las cosas en su lugar. Así podés estár listo cuando el comprador regrese”, dice Harrington. “Hay una demanda reprimida. La gente está ansiosa por salir de la casa y entrar en los restaurantes", agrega.

Actualmente, cuenta con seis panaderías industriales que producen unos 9 millones de productos horneados al día para 1.500 clientes, incluidos Five Guys y Pepperidge Farm, principalmente en el sureste y el medio oeste. Harrington, que todavía es directora ejecutiva y posee una participación minoritaria, no tiene planes de alejarse del negocio. “Mi objetivo es que nuestros productos estén en cada esquina de las calles de Estados Unidos, ya sea una tienda de conveniencia, una tienda de comestibles o un restaurante”, dice. 

sin subtítulos

Harrington, una de las emprendedoras más ricas de Estados Unidos, atribuye su éxito a su perseverancia y sus creencias religiosas (es una devota presbiteriana). “Hubo muchas veces que me sentí desesperada y, si no fuera por mi fe, probablemente lo hubiera dejado”, reconoce. “Lloré mucho hasta quedarme dormida, pero me despertaba y tenía un renovado sentimiento de esperanza. Solo toma un día a la vez y sigue adelante".

Nacida en Waco, Texas, en 1953, es hija de un vendedor y una ama de casa. La carrera de su padre llevó a la familia a Buffalo, Nueva York y St. Louis, Missouri. Mostró una veta emprendedora a una edad temprana, comenzando una guardería informal en su patio trasero cuando tenía 11 años. Su tasa inicial era de 25 centavos para cuidar a un niño por semana.

Se fue a la Universidad de Arkansas en 1971 y trabajó a tiempo parcial para ayudar a pagar la matrícula. Se graduó de la universidad, la primera en su familia en hacerlo, con un título en economía doméstica en 1975 y consiguió un trabajo contestando teléfonos y reservando viajes en una agencia de viajes en Jonesboro, Arkansas. La misma agencia también era propietaria de una empresa inmobiliaria. Obtuvo su licencia de bienes raíces y rápidamente comenzó a ganar más dinero vendiendo casas que reservando viajes.

Harrington decidió abrir su propia firma de bienes raíces en 1981. Con 28 años, usó los ahorros de toda su vida, US$ 587, para hacer carteles y pagó US$ 4.50 al mes por un escritorio y una silla en un consultorio médico que estaba semi vacío. “Empezamos a vender muchas casas hasta el punto en que los hombres del banco venían a ver qué estaban haciendo las mujeres”, dice Harrington, quien contrató a sus amigas sin experiencia en bienes raíces.

sin subtítulos

En 1986, Harrington se había divorciado de quien había sido su esposo durante nueve años y estaba criando a tres hijos pequeños ella sola. Estaba cansada de pasar las noches y los fines de semana vendiendo casas. Uno de sus clientes anteriores era dueño de una franquicia de McDonald's y ella envidiaba cómo la persona podía pasar tiempo con su familia. Así que solicitó ser franquiciada y tres años después tuvo la oportunidad

“La mayoría de las mujeres que eran propietarias-operadoras las habían heredado [franquicias] de sus maridos fallecidos”, dice Harrington. “Cuando me entrevisté, me dijeron: '¿Qué te hace pensar que puedes administrar un McDonald's?' Dije: 'Estas son las manos de una chica trabajadora. Limpiaré los baños. Solo dame una oportunidad.'"

McDonald's le tomó la palabra. Como todos los posibles propietarios-operadores, tuvo que trabajar 2.200 horas (más de un año completo de 40 horas a la semana) sin paga para aprender todos los aspectos de la gestión de un restaurante. Fue asignada a un restaurante en Little Rock, a más de una hora en auto desde su casa en Russellville, aunque había una franquicia a solo 15 minutos de su casa. Contrató a una estudiante universitaria para que cuidara a sus hijos y así poder salir de casa antes del amanecer, llorando durante su viaje mientras salía el sol.

Después de un año y medio de capacitación, Harrington pudo comprar su primera franquicia en 1990. Vendió su casa y varias de las propiedades que tenía en Arkansas, y tomó un préstamo para hacer el pago inicial de US$ 450.000 por los US$ 1,7 millones en Effingham, Illinois. La ciudad solo tenía 12.000 residentes, pero estaba bien situada junto a la I-57 y la I-78, entre Chicago y St. Louis. 

Dos meses después de la apertura, McDonald's anunció que estaba introduciendo una comida económica. De repente, el precio de una hamburguesa y papas fritas pasó de US$ 7 a Us$ 2,99. Los ingresos se vieron afectados de inmediato y tuvo problemas para hacer los pagos mensuales de Us$. 27,500.

sin subtítulos

Harrington comenzó a hacer llamadas y a hablar con conductores de autobuses, diciéndoles que les daría una comida gratis a cambio de llevar a sus pasajeros a su restaurante. Ella dice que más tarde compró una franquicia de Greyhound y la puso en la esquina del McDonald's, trayendo alrededor de 88 autobuses al día. Harrington trabajaba más de 70 horas a la semana, y con frecuencia llevaba a sus hijos al restaurante. Trató de hacer competencias divertidas sobre quién podía limpiar las mesas más rápido o poner más juguetes en los Happy Meals. Después de un año y medio, compró una segunda franquicia en Altamont, Illinois. 

En 1993, se convirtió en la única mujer en el comité de panes de McDonald's y pudo conocer de primera mano la cadena de suministro global, visitando una planta de panes en Kansas City y recorriendo una panadería en Alemania. Le fascinó saber qué implicaba hacer un pan McDonald's, incluida la harina de Rusia y las semillas de sésamo de Guatemala.

Cuando se enteró de que McDonald's buscaba aumentar la diversidad en su cadena de suministro, Harrington se lanzó a pesar de no tener experiencia en repostería y fue rechazada. Hizo una campaña agresiva, pasó dos semanas en una panadería y trabajó en todos los puestos, incluido el apilado y la mezcla de bandejas. Envió fotos de ella misma en un molino de trigo, así como una pelota de béisbol firmada por el jugador del Salón de la Fama Red Schoendienst a la empresa McDonald's, escribiendo: "Estoy lista para ser su panadero del Salón de la Fama".

“No fue como si hubiera una vacante”, recuerda Steve Lykins, miembro del comité de panes y ex propietario-operador de McDonald's. “Simplemente hizo su trabajo convencer a McDonald's de que podía hacer bien el trabajo. Le dijeron que no varias veces y eso no la desconcertó".

sin subtítulos

McDonald's tardó algunos años y 32 entrevistas en decir que sí en enero de 1996. Según Harrington, su contador y abogado le rogaron que reconsiderara renunciar a sus ingresos anuales de US$ 600.000 de las franquicias de McDonald's. Su empresa estaría intercalada entre gigantes que cotizan en bolsa como Flowers Foods y panaderías familiares de larga data. "Hay muchas empresas de panadería que tienen imágenes de carros tirados por caballos colgados en sus paredes de las raíces del negocio en la década de 1870", dice Josh Sosland, editor de las revistas Milling & Baking News y Food Business News.

Harrington, de 43 años en ese momento, siguió adelante de todos modos, vendiendo las franquicias y tomando un préstamo de $ 15,3 millones para fundar Tennessee Bun Co. “Ray Kroc tenía 52 años cuando fundó McDonald's”, señala Harrington. “Tu edad no importa. Es tu energía y determinación ".

Seguí conociendo su historia haciendo click acá.

loading next article