Forbes Argentina
27ebbdad-0151-431b-bda0-ffe7ae015a4c
Summit
Share

Myriam Álvarez Iturre, Directora de Personas Telefónica Movistar Argentina y Paola Argento, Líder de Diversidad de YPF ante los difusos límites en las post pandemia.

02 Septiembre de 2021 15.01

“En telefónica, en el último año y medio los límites entre los lugares de trabajo y la vida privada quedaron difusos. Hubo muchos grises en ese sentido”, reconoce Myriam Álvarez Iturre, Directora de Personas Telefónica Movistar Argentina. Comenta que el año pasado hicieron una encuesta general para ver cómo estaban trabajando los empleados, “y el tema de los horarios estaba completamente desbordado”. 

En consecuencia, lo que hicieron fue trabajar sobre ello para establecer un orden y remarcar la importancia de “respetar el espacio de estas cosas que nos hacen bien y que no están relacionadas con lo laboral. Además, por el tipo de negocio que tenemos, debemos trabajar más en esta 'desconexión digital', por más de que suene contradictorio. Disfrutar más allá del trabajo, encontrar espacios de bienestar. Tenemos un rol importante en este aspecto”. 

Explica que a la mujer le sirve mucho porque al mirar las estadísticas del Indec, la mayor parte de las tareas de casa aún recaen en las mujeres.

-

Paola Argento, Líder de Diversidad de YPF, revela que empezaron un plan para acompañar a las mujeres de YPF, donde lo que hicieron fue preguntarles sobre diferentes aspectos para entender qué les estaba sucediendo. “Había temas muy pragmáticos como culturales”, confiesa. Argento explica que YPF es una empresa enorme con diferentes áreas, regiones y negocios, donde las tareas y los roles son muy distintos. Por lo tanto, la "misión estaba en ver cómo acompañábamos con las distintas realidades y expectativas", reconoce.

Al igual que Movistar, el año pasado hicieron una encuesta para para ver cómo los empleados estaban usando el tiempo  en sus hogares. “Los varones fueron los que más la respondieron. Si bien ellos se empezaron a encargar de tareas que antes no se ocupaban, como ir al supermercado o hacer la comida, de alguna manera se mantenía el estereotipo de rol proveedor. Por su parte, las mujeres se dedicaban más a las tareas de cuidado, a hacer las tareas con los chicos ,etc”.

“El hacer esta investigación interna nos permitió encontrarnos con diferentes situaciones también, de varones que estaban solos criando hijos, por ejemplo. Diferentes realidades. Entonces, esto lo hicimos para redefinir objetivos y comprender aún más lo que sucedía”, explica.

La pérdida de talento

Álvarez Iturre, de Telefónica Movisar, dice que por el contexto del país y la sociedad tenemos alto riesgo de perder talento: “Hombres y mujeres están dispuestos a dejar el país para empezar de otra forma y donde lo que les ofrecen es más rentable. Hubo también un replanteo general de si tiene sentido este modelo de trabajo, el seguir de esta manera. ¿Vale la pena? ¿Qué es ser exitoso? Hay muchos jóvenes que están eligiendo otros formatos y quieren jugar distinto”, asegura.

Por eso, según ella, una de las formas de enamorar al talento “es desde la flexibilidad, pero con compromiso”. Cree que venimos de un entorno súper regulado desde lo laboral, por lo que es un desafío enorme: “Tenemos que aprender a vincularnos en entornos híbridos, con conversaciones más profundas y mejores, pero de otra manera”.

Para Paola Argento (YPF), a medida que se empieza a tener la diversidad como valor, como algo que permite una mejor experiencia para mujeres, jóvenes y minorías, “empezás a integrar la innovación y otros puntos de vista". Aunque insistió que "no hay manera de que podamos implementar soluciones que sean efectivas si no escuchamos y estamos dispuestos a aprender”.

NDV

loading next article