Forbes Argentina
Amazon.
Negocios

Esta demanda contra Amazon podría cambiar su negocio por completo

Forbes Digital

Share

La Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos busca un fallo para que la compañía sea responsable legalmente de los productos vendidos por sus comerciantes.

22 Julio de 2021 11.28

La decisión de demandar a Amazon la semana pasada por parte de un regulador de seguridad de los Estados Unidos podría aclarar una pregunta que durante mucho tiempo ha confundido a los tribunales y legislaturas estatales en todo el país: ¿Quién es responsable cuando un producto comprado al minorista en línea más grande del mundo hiere o mata a alguien?

En los últimos años, decenas de personas que dicen haber sido dañadas por productos, como hoverboards explosivos, baterías o collares de perro defectuosos, han demandado a Amazon para obtener una compensación. Tal como publicó la agencia Bloomberg, la compañía argumenta que no es responsable y apunta a los vendedores externos que técnicamente vendieron los artículos y que, a veces, tienen su sede en el extranjero, más allá del alcance de la jurisprudencia estadounidense. 

Varios tribunales han estado de acuerdo con Amazon, citando leyes de responsabilidad por productos que nunca contemplaron las compras en línea o los intermediarios digitales; pero la semana pasada la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de EE.UU. demandó a Amazon, buscando obligar a la compañía a retirar formalmente una docena de productos defectuosos que son vendidos por sus comerciantes. 

Amazon

El regulador también está buscando lo que sería un fallo que sentaría un precedente de que Amazon es un distribuidor de productos de consumo bajo la ley federal, una designación que sometería a la compañía a futuras retiradas obligatorias en nombre de sus vendedores.

Declarar a Amazon como distribuidor cambiaría una defensa común de la industria tecnológica implementada por empresas desde Facebook hasta Google, que afirman que no son responsables de lo que se dice, publica o vende en sus plataformas.

Una determinación de que Amazon es responsable de sus vendedores externos responsabilizaría legalmente a la empresa de los casos en los que no advirtiera a los consumidores sobre productos defectuosos o productos prohibidos que volvieran a aparecer para la venta; lo que podría obligar a la empresa a dedicar más tiempo y dinero a supervisar su tienda. También, es probable que aumente los costos de seguros de Amazon.
 

Cómo funciona el negocio


La batalla involucra una característica a menudo incomprendida del imperio minorista de Amazon: la mayoría de los artículos vendidos en Amazon.com no son propiedad de la compañía de Seattle. Técnicamente, son vendidos por terceros, una categoría que abarca marcas establecidas, fabricantes de artesanías familiares y cientos de miles de fabricantes y distribuidores chinos. Amazon cobra una comisión y otras tarifas por publicar en el sitio. Cada vez más, también se encarga del envío y la manipulación, bajo un programa llamado Fulfillment by Amazon que cobra a los vendedores por almacenar artículos en los almacenes de la empresa y enviarlos a los clientes después de hacer clic en "Comprar ahora".

El modelo ayudó a impulsar el ascenso de Amazon, llenando sus estantes con un suministro casi interminable de productos. Pero el mercado, que permite a los vendedores registrarse y administrar sus listados con herramientas en gran parte de autoservicio, se ha vuelto cada vez más difícil de controlar y patrullar. Cuando los consumidores se ven perjudicados por productos inseguros o falsificados, no tienen más remedio que intentar demandar a una empresa que ha ganado con más frecuencia de la que ha perdido. 

Y debido a que las reglas de responsabilidad del producto se establecen a nivel estatal, el caso de una mujer de California que demandó y ganó después de ser quemada en un incendio supuestamente provocado por un hoverboard que compró en Amazon, tuvo poca relación con el éxito de la compañía a principios de este año para defenderse de una demanda de los padres de un niño herido en Texas después de tragarse una batería de control remoto.
 

Qué dice Amazon


Los casos de responsabilidad por productos por lo general se han decidido sobre cuestiones concretas, como si Amazon asumió la propiedad de los artículos o si jugó un papel en la creación de un mercado para un determinado producto. La compañía generalmente afirma que es un mercado neutral, que conecta a compradores y vendedores, o que está protegida de responsabilidad porque otras compañías escribieron descripciones de artículos y organizaron la entrega del producto. También ha buscado utilizar como escudo la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, una disposición legal que otorga inmunidad a las plataformas web para el contenido creado por otros.

Ahora los federales están evitando esa defensa y atacando con láser la vasta operación logística de Amazon. En la demanda presentada la semana pasada, la CPSC dice que los productos almacenados y enviados por Amazon cumplen con la definición de distribuidor establecida en la Ley de Seguridad de Productos del Consumidor, lo que otorga a la agencia el poder de obligar a Amazon a cooperar con las retiradas de productos de terceros e imponer sanciones cuando no lo hace. La CPSC está tratando de que Amazon participe en retiradas formales de cientos de miles de secadores de pelo, alarmas de monóxido de carbono y pijamas para niños, vendidos por terceros pero almacenados y enviados por la empresa.

Con información de Bloomberg.

loading next article