Forbes Argentina
Money

El aumento de tasas de la Fed podría ser peor de lo que se temía

Forbes Digital

Share

Expertos de Wall Street pronostican que el banco central estadounidense aumentará las tasas en un 0,50% más de lo esperado en sus próximas dos reuniones. Cómo impactará en las acciones, el petróleo y la economía argentina.

22 Marzo de 2022 16.20

El mercado de valores abrió ligeramente más alto y los rendimientos de los bonos del gobierno norteamericano aumentaron el martes, ya que los inversores evaluaron la postura más agresiva de la Reserva Federal para combatir la inflación, con un número creciente de expertos de Wall Street que ahora pronostican que el banco central aumentará las tasas en un 0,50% más de lo esperado. en sus próximas dos reuniones.

Las acciones se recuperaron después de una sesión perdedora el lunes: el Dow Jones Industrial Average subió un 0,6%, alrededor de 200 puntos, mientras que el S&P 500 ganó un 1% y el Nasdaq Composite de tecnología pesada un 1,7%.

Los mercados están subiendo después de los recientes comentarios del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, quien reiteró el lunes que la inflación es "demasiado alta" y que el banco central tomará las "medidas necesarias", incluidas subidas de tipos más agresivas, para que los precios al consumidor vuelvan a bajar. 

Los comentarios de Powell permiten la posibilidad de un aumento de la tasa de medio punto porcentual mayor de lo esperado en la próxima reunión del banco central, menos de una semana después de que la Fed subiera las tasas por primera vez desde 2018.

Wall Street

Un número cada vez mayor de expertos de Wall Street ahora ve mayores aumentos de tasas en el futuro: Goldman Sachs pronosticó un aumento del 0,50% en las próximas reuniones de mayo y junio, mientras que el economista jefe de UBS, Jonathan Pingle, dijo en una nota que las "probabilidades de un aumento de tasas de 50 pb están aumentando".

Los rendimientos de los bonos del gobierno también subieron considerablemente, y la tasa del Tesoro de EE.UU. a 10 años de referencia subió a un máximo de más del 2,35% el martes, su nivel más alto desde 2019.

Los precios del petróleo, que han oscilado considerablemente en las últimas semanas, se movieron ligeramente al alza en medio de los intensos combates continuos en Ucrania: el precio del índice de referencia estadounidense West Texas Intermediate ahora se ubica en US$ 112 por barril, mientras que el crudo de referencia internacional Brent se cotiza a alrededor de $116 por barril.

Las acciones han tenido un "comienzo de semana poco alentador" después de que el presidente de la Fed, Powell, hiciera otra ronda de comentarios agresivos y los precios de las materias primas aumentaran nuevamente, dice Edward Moya, analista senior de mercado de Oanda. Las acciones siguen en camino de un mes positivo, a pesar de la actual volatilidad del mercado debido a la campaña de aumento de tasas de la Reserva Federal, así como a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. 

El impacto de la 'estanflación' en Wall Street

Las preocupaciones sobre la inflación en EE.UU., que parecían estar disminuyendo a principios de este año, volvieron con fuerza en marzo. Los inversores profesionales se muestran cada vez más pesimistas sobre el futuro, y la mayoría ahora predice que las acciones caerán en un mercado bajista este año y que la economía de EE.UU. estará plagada de estanflación, lo que significa una alta inflación y un lento crecimiento económico, según el último Fondo Global de Bank of America.

El sentimiento de los inversores se está volviendo cada vez más bajista, con las expectativas de crecimiento económico mundial cayendo a su nivel más bajo desde el colapso de Lehman Brothers durante la Gran Crisis Financiera de 2008, según la encuesta mensual del Bank of America de aproximadamente 300 personas que administran un billón de dólares en activos colectivos.

petróleo
Los precios del petróleo, que han oscilado considerablemente en las últimas semanas, se movieron ligeramente al alza en medio de los intensos combates continuos en Ucrania.

Las preocupaciones sobre la inflación, que parecían estar disminuyendo a principios de este año, volvieron con fuerza en marzo, con más del 60% de los inversores prediciendo que la economía de EE.UU. se verá afectada por la estanflación, más del doble de la cantidad que dijo el mes pasado.

Con el aumento de la inflación y la incertidumbre geopolítica de la invasión rusa de Ucrania, que arrastran al mercado de valores de EE.UU. a territorio de corrección este año, los administradores de fondos ahora tienen más efectivo, a un ritmo que no se veía desde abril de 2020, cuando los bloqueos por la pandemia hundieron a la economía en una breve recesión.

La mayoría de los inversores profesionales ven una vez más el aumento de los riesgos de recesión, con el 60% pronosticando un mercado bajista en 2022 y más del 50% esperando que la alta inflación sea "permanente".

Históricamente, a los mercados no les va bien en períodos de estanflación: cuando la economía de EE.UU. se enfrentó a la estanflación hacia el final de la presidencia de Richard Nixon, el S&P 500 cayó aproximadamente un 17 % y un 30 % en 1973 y 1974, respectivamente.

A pesar de la incertidumbre actual en los mercados, "los inversores deben recordarse a sí mismos que no deben convertirse en el peor enemigo de su cartera y dejar que las emociones controlen su toma de decisiones", dice Sam Stovall, estratega jefe de inversiones de CFRA, quien argumenta que todavía hay muchas oportunidades en la forma de acciones de alta calidad y alto dividendo.

“Es difícil ignorar lo que vemos y escuchamos los pronósticos de otras personas; hay un viejo dicho, 'no te equivoques por mucho tiempo'”, dice Stovall. Si bien predice que las acciones podrían caer en un "mercado bajista bebé" este año, "dicho esto, no nos veo dirigiéndonos a un escenario de 1973/1974 en el que tuvimos un mercado bajista de más de dos años y el S&P 500 perdió casi 50% de su valor".

El mercado de valores ha tenido un comienzo difícil en 2022, con los inversores no solo azotados por la guerra contra la inflación de la Reserva Federal, sino también por el conflicto en curso entre Rusia y Ucrania, que ha provocado un aumento en los precios de la energía.

“El riesgo de una recesión en los próximos 18 meses es mayor que antes de la invasión de Rusia, pero es probable que la economía de EE.UU. siga creciendo, aunque a un ritmo más lento de lo que parecía posible a principios de año”, según un estudio reciente. nota de Bill Adams, economista jefe de Comerica Bank.

El impacto en la economía argentina

Tal como se esperaba, la Reserva Federal de los EE.UU. elevó en marzo las tasas de interés por primera vez en más de tres años en un esfuerzo por combatir el aumento más rápido de los precios de las últimas cuatro décadas. Éste es el comienzo de una serie de aumentos de tasas que tiene programado el organismo norteamericano a lo largo del año para luchar contra una inflación incontenible.

De esta forma, los funcionarios de la Fed anunciaron un aumento de la tasa de interés de 25 puntos básicos, como se esperaba en gran medida. Sólo días atrás, el banco de inversión Goldman Sachs había estimado que la Fed norteamericana aumentaría siete veces la tasa de interés a lo largo de 2022, medida que afectaría a los mercados emergentes como la Argentina.

Según la empresa, "los incrementos se aplicarán a raíz de la elevada tasa de inflación que se registró en ese país durante 2021", que trepó al 7,5% anual, Ese porcentaje le pone presión a la Fed para que la suba de tasas sea superior a lo que aguardan a los analistas.

Reserva Federal de Estados Unidos.

La pregunta es qué cambia para Argentina este nuevo contexto. La Reserva Federal continúa muy centrada en la inflación. Y se espera que la situación en Ucrania, con aumentos adicionales en los precios de las materias primas debido tanto a la guerra como a las sanciones relacionadas, más la interrupción de la cadena de suministro en EE.UU.; impulsen los precios aún más.

Para la FED, las cuentas son claras: más presión inflacionaria, más mano hay que meter en las tasas de interés. Y, en el medio, las economías emergentes bailarán al compás del ritmo que imponga  Jerome Powell, presidente de la Fed.

"Estamos atentos a los riesgos de una mayor presión alcista sobre la inflación", dijo Powell. "La economía estadounidense es muy fuerte y está bien posicionada para manejar una política monetaria más restrictiva". El Banco Central estadounidense tiene en las tasas una herramienta para frenar la demanda y moderar la inflación, ya que su referencia determina a los bancos comerciales la fijación de sus propias tasas de interés. Si el crédito es más costoso, los particulares consumen menos y las empresas invierten menos.

Al respecto, el economista y asesor financiero Adriano Mandolesi, señaló en diálogo con Forbes Argentina que una suba de tasas en EE.UU. implicará que "los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense también tenderán a subir, lo que hará que los capitales globales busquen regresar a Estados Unidos para aprovechar esos rendimientos más altos y salir de activos de riesgo". Lo mismo opinó el conferencista Jonatan Loidi, quien remarcó que esta decisión hará "más atractivo los bonos americanos" y, según su mirada, "enfriará" un poco la economía y "movilizará capitales de países emergentes hacia EE. UU".

Mandolesi sostuvo que, si bien Argentina está fuera de los mercados de capitales del mundo y tiene el riesgo país en niveles récord, "un encarecimiento del costo del dinero en el mundo complica más el escenario para un retorno del financiamiento a través de colocaciones de deuda tanto para el país como para las empresas".

A su vez, explicó que para la Argentina, la política de tasas cercanas a cero que mantuvo el Banco Central norteamericano durante los últimos años fue uno de los factores que impulsó el precio de los productos que exportamos (soja, maíz, trigo, carne, petróleo). "Por eso en 2021 pudimos tener un superávit comercial de US$ 15.000 millones. Ahora, una suba de tasa va a implicar una salida de capitales desde estas commodities presionando sobre las cotizaciones.  Así, el panorama para el comercio exterior se tornará cada vez más desafiante", adelantó Mandolesi.

Para el economista, ese panorama implicará una presión aún mayor sobre la depreciación del peso en Argentina, debido a que estas medidas de la FED lo que hacen es incrementar o apreciar la moneda estadounidense.

Loidi coincidió con esta visión, explicando que habrá "una fuerte baja en el precio de las commodities y ahí sí Argentina se verá directamente afectada, ya que depende casi en su totalidad de las exportaciones agrícolas para poder obtener algo de dólares, que de por sí son muy escasos

Para el economista, ese panorama implicará una presión aún mayor sobre la depreciación del peso en Argentina, debido a que estas medidas de la FED lo que hacen es incrementar o apreciar la moneda estadounidense. Por último, deslizó que con la caída de los precios de los commodities también se verá afectada la liquidación de dólares, sumado también a la pérdida por la sequía. "El escenario es bastante negativo desde todo punto de vista. Para la Argentina se terminó el viento de cola que tuvo en 2020 y sobre todo 2021, que la salvó de entrar en default antes de tiempo. Se complica el escenario del Gobierno".

*Con información de Forbes US.

loading next article