Forbes Argentina
juego y cripto
Money

Por qué los argentinos son los latinoamericanos que más juegan para ganar criptomonedas

Forbes Digital

Share

La Argentina se ha convertido en el primer lugar en América Latina para los juegos crypto conocidos como “play to earn”, que permiten ganar dinero online. En los juegos descentralizados los usuarios deben tener un NFT por valor de US$ 5,200, por lo que algunos juegan como delegados para estadounidenses y alemanes.

22 Marzo de 2022 11.50

La Argentina se ha convertido en el primer lugar en América Latina para los juegos crypto conocidos como “play to earn”, que permiten ganar dinero en línea, ante una inflación que ya está en un máximo de diez meses y que reduce el valor real de los salarios locales.

La segunda economía más grande de América del Sur saltó en el ranking y es la quinta a nivel global en estos juegos para obtener ingresos en Decentral Games, la empresa de metaverso con más jugadores en el mundo. La compañía recibió 9.400 visitas de argentinos en lo que va del año, contra unos pocos cientos en el mismo período el año pasado. La presencia de Brasil también se disparó en la plataforma y el país ya se convirtió en el séptimo lugar más popular para estos juegos.

“play to earn”

Ambos países están lidiando con una inflación de dos dígitos, solo detrás de Venezuela en América Latina. En la Argentina, los precios están creciendo a un ritmo superior al 50% anual y los salarios han crecido por debajo de la inflación durante los últimos cuatro años. En Brasil, la inflación se duplicó en el último año por encima del 10% anual.

“Las tendencias de Argentina y Brasil muestran que los números seguirán aumentando”, dijo Gabriel Mellace, jefe de relaciones con inversionistas de Decentral Games. “Los jóvenes no solo buscan rentabilidad. También buscan diversión”.

Dentro de América Latina, Argentina, Brasil y Venezuela son los países con la mayor cantidad de usuarios en Axie Infinity, una plataforma donde los jugadores obtienen tokens al ganar batallas y a la que se le atribuye el inicio de un auge por los juegos para ganar dinero. Los latinoamericanos suelen participar como delegados para estadounidenses porque no pueden acceder al costo de jugar para ellos mismos, según Mauricio Ramos, jefe de América Latina de Axie.

“play to earn”

Debido a que varias plataformas de juegos, incluidos Decentral Games, Axie Infinity y Sandbox, requieren que los usuarios tengan un NFT para jugar, los usuarios suelen comprar “delegaciones de NFT”, que son alquileres de NFT. En los juegos descentralizados, por ejemplo, los usuarios deben tener un NFT por valor de US$ 5,200 para jugar, que es demasiado caro para que lo compren los argentinos y brasileños, dijo Mellace. En cambio, juegan como delegados para estadounidenses y alemanes.

Ese es el caso de Franco Villaflor, un Disc Jockey de 28 años, para quien jugar al póquer en el metaverso en nombre de un estadounidense durante tres horas al día le ha permitido ganar hasta US$ 1.500 al mes, el equivalente a lo que gana como Disc Jockey, después de dar el 40% de sus ganancias al propietario del NFT.

Binance regala un Bitcoin: cómo participar y qué hacer para ganar 40 mil dólares

Sin duda, la popularidad de los juegos de pago en los mercados emergentes no es nueva. El crecimiento de Axie Infinity es más rápido en Asia, dice Yat Siu, fundador de Animoca Brands, la empresa propietaria de Sandbox. Aún así, América Latina ha escalado hasta representar el 25% de los usuarios a nivel mundial y ahora es la segunda región de mayor crecimiento, agregó.

Animoca Brands

Para los argentinos, hay un beneficio adicional de ganar dinero a través de estos juegos. El dinero se paga a través de criptoactivos en cuentas en el extranjero, lo que les permite eludir los controles de capital y controlar cuánto ingresan al país.

Javier Espeche gana seis veces más dinero jugando al póquer tres horas al día en el metaverso en nombre de un estadounidense que con su trabajo como fabricante de muebles para mascotas. “Mi madre no entiende cómo puedo pasar mi tiempo jugando en lugar de hacer algo fructífero”, dice Espeche, de 34 años. “Pero, ¿cuál es el punto de trabajar duro si puedo ganar más así?”.

  • Con información de Bloomberg

loading next article