Forbes Argentina
Today

La energía domina la ecuación geopolítica en la disputa entre Rusia y Ucrania

David Blackmon

Share

El destino de las tensiones internacionales pueden generar que los US$ 100 por barril se conviertan rápidamente en un precio mínimo en el mercado de hidrocarburos. Europa en vilo y Estados Unidos agazapado.

22 Febrero de 2022 16.30

Este lunes, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció que el ejército ruso pronto se trasladaría a dos regiones orientales en disputa de Ucrania en lo que él llama una “misión de mantenimiento de la paz”. Esas dos regiones, Donetsk y Lugansk, están pobladas en gran parte por personas de ascendencia rusa, y son escenarios de frecuentes hostilidades armadas entre disidentes y fuerzas gubernamentales ucranianas. Al igual que hizo en 2015 en Crimea, parece evidente que el objetivo final de Putin es la anexión de estas dos regiones.

En respuesta a la incursión de Putin, el canciller alemán Olaf Scholz anunció que su gobierno pondría en suspenso los esfuerzos para lograr la aprobación final y la certificación del gasoducto Nord Stream 2 de Rusia y evaluaría otros medios para asegurar un suministro adecuado de gas natural para su país. “Los departamentos correspondientes del Ministerio de Economía harán una nueva evaluación de la seguridad de nuestro suministro a la luz de lo que ha cambiado en los últimos días”, dijo.

Si la situación entre Rusia y Ucrania continúa deteriorándose, la pregunta para Scholz y el pueblo alemán sería identificar fuentes alternativas para el gas natural que es tan crucial para la red eléctrica y la economía del país.

Desde el otoño pasado, el gobierno de Scholz se vio envuelto en una lucha para obtener suministros de gas adecuados, ya que la industria eólica en la que su predecesora en el cargo, Angela Merkel, apostó el futuro energético del país, no ha cumplido sus promesas. Muchos otros países europeos se han encontrado en la misma situación gracias a decisiones de política energética igualmente mal consideradas.

APTOPIX Rusia Ucrania Tensiones
El presidente ruso, Vladimir Putin, se dirige a la nación en el Kremlin en Moscú, Rusia.

Hasta este punto, la salvación del gas natural de Europa ha llegado en forma de mayores importaciones de gas natural licuado (GNL), la mayor parte del cual ha sido proporcionado por EE.UU. y, en menor medida, Qatar. Todo esto está ocurriendo simultáneamente con una expansión de la nueva capacidad de exportación de GNL en los EE. UU. que, si se permite que continúe, eventualmente podría proporcionar volúmenes de exportación suficientes para ayudar a Alemania y otras naciones europeas a arreglárselas con menos suministros de gas ruso.

Al mismo tiempo, sin embargo, los funcionarios reguladores de la administración Biden en la FERC, la EPA y el Departamento del Interior, continúan implementando nuevas y fuertes medidas diseñadas para obstaculizar la industria nacional de petróleo y gas de Estados Unidos.

El 19 de febrero, el Departamento del Interior de EE.UU. anunció que detendría el progreso de todos los esfuerzos de obtención de permisos para actividades de petróleo y gas en tierras y aguas federales, incluido el Golfo de México. Un juez federal en Louisiana bloqueó el esfuerzo de la administración para aumentar el cálculo del llamado "costo social del carbono" relacionado con la producción de petróleo y gas en más de un 700%, una rúbrica utilizada por la administración Obama para bloquear el desarrollo en tierras federales, y que La gente de Biden espera revivir.

Como resultado de estas medidas y muchas más que vienen todos los días de esta administración, vemos que el gobierno de EE.UU. trabaja en propósitos opuestos al creciente apetito de Europa por el GNL de EE.UU. Esto indica que, durante el resto de la presidencia de Biden, es posible que EE.UU. no sea un socio de suministro confiable para Scholz.

Petróleo

Qatar ha podido aumentar sus propias exportaciones a Europa durante el invierno, pero su industria también tiene compromisos contractuales con otros clientes que deben cumplirse. Todo lo cual tiene el efecto de proporcionar al presidente Putin un alto grado de influencia geopolítica en su aparente esfuerzo por darle otro mordisco a Ucrania.

Vemos la misma dinámica en juego relacionada con el petróleo de Rusia en una escala aún mayor. La ecuación global de oferta/demanda relacionada con el petróleo es muy ajustada, incluso con los aproximadamente 10 millones de barriles de Rusia ingresando al mercado por día. Si parte o la totalidad de ese suministro desaparece debido a las sanciones impuestas por EE.UU. y Europa, US$ 100 por barril se convertiría rápidamente en un precio mínimo para el producto básico.

Con la economía global ya en un estado de debilitamiento y lidiando con una inflación creciente, los líderes de estas democracias occidentales saben que sus países no pueden permitirse imponer tales sanciones.

Por lo tanto, como vemos a menudo, la energía juega un papel importante en la geopolítica. Tal como está la situación hoy, Putin parece tener a Europa y la administración de los EE.UU. literalmente sobre un barril. El canciller Scholz puede haber suspendido el progreso en la aprobación final de Nord Stream 2 por ahora, pero dada la necesidad de gas natural de su país y la aparente falta de alternativas confiables, será interesante ver cuánto tiempo puede durar su suspensión.

*Con información de Forbes US.

loading next article