Forbes Argentina
mujeres-estres-cronico
Lifestyle
Share

El estrés se convierte en un problema cuando se prolonga tanto en el tiempo que termina siendo una sensación que nos acompaña en el día a día.

14 Marzo de 2022 08.10

Llamamos estrés al conjunto de reacciones que provoca nuestro cuerpo frente a una sensación de presión al adoptar desafíos. El estrés es uno de los problemas crónicos más comunes en la sociedad en la que vivimos a causa del ritmo de vida que llevamos, pero a pesar de lo que piensa la gran mayoría, dentro de los diferentes tipos de o clasificaciones de estrés, existen algunos niveles positivos, aquellos que sentimos de manera ocasional y durante un periodo muy corto de tiempo, y nos ayuda a cumplir con todas las tareas que teníamos previstas.

El estrés se convierte en un problema cuando se prolonga tanto en el tiempo que termina siendo una sensación que nos acompaña en el día a día. El estrés tiene diferentes síntomas físicos y emocionales, lo que puede llevar a provocar depresión, irritabilidad, autocrítica excesiva, dificultad de concentración, incremento del consumo de drogas, ya sean duras o blandas, insomnio, dolor de cabeza, etc.

A rasgos generales, estos son los tres estados más comunes por los que evoluciona la sensación de estrés.

Estado de alarma

El estado de alarma comienza cuando el estrés te provoca el pánico del momento, por lo que tu cuerpo comienza a segregar hormonas como la adrenalina y el cortisol. Se trata de un estado de estrés momentáneo, es decir, algo muy intenso pero no prolongado en el tiempo.

Estado de resistencia

Ocurre cuando nuestro cuerpo comienza a acostumbrarse a vivir bajo esta sensación de presión continua, es decir, comenzamos a hacernos tolerantes al estrés para poder sobrevivir. Se trata de un estado perjudicial para la salud ya que baja nuestras defensas y, a la larga, nos hace más vulnerables a algunas enfermedades.

Estado de agotamiento

Ocurre cuando la presión del día a día es tan fuerte que te colapsa por completo, impidiéndote continuar con normalidad con el día a día. Lo ideal es que busques ayuda o intentes clamar el estrés antes de llegar a este estado tan extremo.

*Nota publicada en Forbes España

loading next article