Forbes Argentina
Autos con celdas de hidrógeno
Innovacion

Hyundai fabricará autos y camiones que funcionarán con hidrógeno verde

Alan Ohnsman

Share

La compañía coreana aseguró que más allá de sus desarrollos en automóviles eléctricos también planea desarrollar coches que funcionen a partir de hidrógeno. Hace algunas semanas, se anunció que Argentina empezará a producir este combustible en los próximos años.

26 Noviembre de 2021 13.37

Hyundai Motor tiene un hatchback eléctrico muy esperado que se lanzará en Estados Unidos en las próximas semanas y mostró una versión de concepto vanguardista de una camioneta SUV eléctrica en Los Ángeles este mes.

Sin embargo, incluso mientras se prepara para enfrentarse a Tesla en vehículos eléctricos, el gigante industrial coreano también tiene grandes planes para incorporar la energía del hidrógeno verde, que Argentina producirá en los próximos años. Sin embargo, la apuesta empresarial puede no ser completamente competitiva hasta el final de la década.

Hyundai dijo que tiene una nueva versión de su sistema de energía de celda de combustible de hidrógeno para automóviles y camiones que será dos veces más potente, un 30% más pequeña y costará la mitad que su versión actual. “Aún así, la tecnología del hidrógeno está dónde estaban los vehículos a batería a principios de la década de 2010”, dice José Moñoz, director de operaciones del fabricante de automóviles con sede en Seúl y jefe de sus operaciones en las Américas.

Hyundai tiene pensado fabricar autos y camiones que funcionarán con hidrógeno

“En ese momento la gente seguía preguntando: '¿Va a suceder esto? Esto no es verdad. No tenemos infraestructura. A la gente no le gustará'. Ahora hay infraestructura (de carga); la tecnología ha evolucionado; los rangos son mejores; las características son geniales. Y lo que es más importante, las personas que compran uno ahora dicen que comprarán otro ”, le dice Moñoz a Forbes. Y agrega: “El hidrógeno está pasando por una fase similar: la fase de introducción de una nueva tecnología. Pero necesitamos una mejor infraestructura (de abastecimiento de combustible) porque todavía es muy limitada. Sin embargo, en términos de la reacción del consumidor, cuando conducen un vehículo que funciona con hidrógeno, hay una reacción fantástica”.

Elon Musk ha descartado durante mucho tiempo el hidrógeno como un combustible viable de emisión cero, ridiculizando su ineficiencia en relación con las baterías y etiquetando la tecnología como “células tontas”. 

Aunque es muy parecido a su rechazo del lidar láser para vehículos autónomos, o afirmaciones arriesgadas sobre la rapidez con la que Tesla podría perfeccionar la tecnología de conducción autónoma, Hyundai y los principales fabricantes de automóviles y camiones, incluidos Toyota, General Motors, Daimler y Volvo, la startup Nikola y el fabricante de motores Cummins, han apostado por una visión más amplia, considerando tanto las baterías como el hidrógeno como tecnologías necesarias para vehículos limpios. Y en el caso de Hyundai, la compañía tiene esperanzas inusualmente ambiciosas en el elemento más abundante del universo como fuente de energía.

El fabricante de automóviles “está desarrollando enérgicamente tecnologías de hidrógeno y aplicaciones de celdas de combustible para el transporte, los hogares y la industria”, dijo Moñoz en una presentación en el Salón del Automóvil de Los Ángeles este mes. “Visualizamos un futuro en el que el hidrógeno sea la principal fuente de energía para todos, para todo, en todas partes”, indicó.

Los vehículos de pila de combustible y de batería son eléctricos, comparten los mismos motores y muchos otros componentes. La diferencia clave es que las baterías almacenan electricidad, mientras que las celdas de combustible la incorporan a bordo según sea necesario, en un proceso electroquímico que extrae electrones del hidrógeno forzado a través de las membranas de las celdas de combustible.

Aparte de la electricidad, el único subproducto es el vapor de agua. Más allá de los automóviles, camiones y carretillas elevadoras, la NASA los ha utilizado durante décadas, funcionan como generadores de electricidad estacionarios y se están desarrollando para impulsar trenes e incluso barcos y transbordadores.

Sin embargo, los defensores del combustible todavía están trabajando para resolver grandes desafíos: la tecnología tiene que superar los altos costos de las pilas de combustible y los tanques de hidrógeno que hacen que los vehículos sean más caros que los que funcionan con combustibles o baterías a base de carbono. Además, el suministro de combustible de hidrógeno “verde” procedente de energía renovable y agua, o procedente de materiales de desecho, debe expandirse drásticamente para garantizar la máxima reducción de carbono. En septiembre, Hyundai estimó que su sistema de celda de combustible podría alcanzar la paridad de costos con la energía de la batería para 2030.

La utilización de hidrógeno en Estados Unidos

En el Auto Show de Los Ángeles, junto con el nuevo hatchback eléctrico Ioniq 5 de Hyundai, un competidor de menor precio del Model Y de Tesla que saldrá a la venta a fines de este año, y el vehículo crossover Seven a batería que podría entrar en producción en 2024, la compañía también mostró su SUV de celda de combustible Nexo, ya disponible en California, y el semirremolque de celda de combustible Xcient que llegará al estado.

California es el principal mercado de automóviles de hidrógeno en los Estados Unidos, con 12.082 en funcionamiento al 1 de noviembre y 48 autobuses adicionales con celda de combustible de hidrógeno, según la Asociación de Celdas de Combustible de California. También hay 47 estaciones públicas de hidrógeno en funcionamiento en el estado, y se planean 127 adicionales. En comparación, se estimaba que había 835,000 autos eléctricos enchufables en el estado a fines de 2020 y al menos 73,000 estaciones de carga de vehículos eléctricos.

Hyundai tiene pensado fabricar autos y camiones que funcionarán con hidrógeno

“Para que sea más fácil para los consumidores poseer un vehículo de celda de combustible, Hyundai está buscando ayudar a algunos de sus concesionarios a agregar estaciones de hidrógeno”, dijo Moñoz. En el sur de California, eso podría significar entre tres y cinco estaciones nuevas.

“Estamos ayudando a nuestros distribuidores a instalar la infraestructura de hidrógeno en los mercados clave donde existe una demanda de productos de hidrógeno”, explicó el ejecutivo. Y concluyó: “También nos estamos uniendo a un proyecto con Shell en el que estamos co-desarrollando 50 estaciones para 2030, principalmente en California. Esa es la fase uno”.

 

Producción de hidrógeno en Argentina

En el marco de la cumbre mundial COP26, que se desarrolló hace algunas semanas en la ciudad escocesa de Glasgow, la firma australiana Fortescue, dirigida por Andrew Forrest, anunciaron una millonaria inversión en la Argentina destinada a producir hidrógeno verde, durante un encuentro que mantuvieron con el presidente Alberto Fernández y parte de la comitiva argentina que lo acompaña.

De esta manera, se espera convertir a Río Negro en un polo mundial exportador de hidrógeno verde en 2030, con una capacidad de producción de 2.2 millones de toneladas anuales, lo que cubriría una producción energética equivalente a, por ejemplo, casi un 10% de la energía eléctrica consumida por Alemania en un año.

El anuncio fue realizado tras una reunión que mantuvo el Jefe de Estado, acompañado por los ministros Santiago Cafiero (Relaciones Exteriores, Comercio Exterior y Culto) y Matías Kulfas (Desarrollo Productivo); la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca y el asesor del Ministerio de  Desarrollo Productivo, Marcelo Kloster, con los directivos de Fortescue, Andrew Forrest (Presidente), Julie Shuttleworth (CEO), Agustín Pichot (Presidente para la Región Latinoamérica), Todd Clewett (Senior Manager Global) y Sebastián Delgui (Gerente Regional  de Gobierno y Comunidades para Región Latinoamérica).

tren-hidrogeno

"La idea era tratar de crear algo revolucionario en el país", explicó el exjugador de rugby, quien resaltó que la iniciativa -denominada "Pampas"- "está entre los cinco proyectos más importantes" de la firma australiana.

Con una inversión cercana a los US$ 8.400 millones, en una primera etapa la empresa prevé crear más de 4.000 puestos de trabajo en la región, precisó el excapitán del seleccionado argentino de rugby. Según Pichot, el proyecto va a escalar en poco tiempo, en diez años; y en una primera etapa contempla una inversión de casi US$ 3.000 millones en los próximos dos años.

"Soy un convencido de que en la Argentina podemos hacer las cosas bien, autoboicoteamos (sic) mucho al país, perdemos mucho tiempo y no vemos el potencial que tenemos", consideró, y resaltó: "En la Argentina hay unos vientos increíbles y gente de primera" para encarar proyectos de esta envergadura.

El proyecto se desarrollará en los alrededores de la ciudad de Sierra Grande, la cual cuenta con antecedentes en la producción de mineral de hierro. Esa localidad rionegrina supo tener su momento de esplendor con la instalación allí de la empresa Hipasam SA, que no solo llegó a explotar la mina de hierro más grande de Sudamérica, sino que dio trabajo a miles de habitantes que poblaron su geografía hasta que un decreto presidencial en 1992 determinó su cierre y una seria crisis económica y social en Sierra Grande.

Agustin Pichot

La prospección que inició la empresa se basa en analizar cantidad y calidad de vientos, fuente energética principal para la producción, y se inició a partir de un acuerdo firmado junto al Ministerio de Desarrollo Productivo y la Nación y el Gobierno de la Provincia de Río Negro.

Una vez determinado que el recurso eólico y otros son satisfactorios, se dará inicio a las consultas públicas y trámites para la construcción del proyecto, el cual tendrá tres etapas. La etapa piloto, para confirmar las capacidades previstas, con una inversión estimada en 1.200 millones de dólares, que producirá unas 35 mil toneladas de hidrógeno verde, energía equivalente para satisfacer a 250 mil hogares, la cual se iniciará en 2022 y finalizará en 2024.

En noviembre de 2020, el presidente Alberto Fernández ya había mantenido una reunión por medio de una videoconferencia con representantes de la empresa Fortescue Metals Group, quienes le habían expresado su interés en invertir en la Argentina en la generación de energías renovables y la producción de minerales en el marco de lo que denominan industria verde.

loading next article