Forbes Argentina
campo en llamas
Today

En pleno invierno, la Argentina tuvo un 9 de Julio caliente

Forbes Digital

Share

Los dirigentes de la Mesa de Enlace agropecuaria le reclamaron al Gobierno nacional que "dialogue y no destruya al país", en el marco de la masiva movilización en el acto de San Nicolás. Los dirigentes agropecuarios calificaron además de "mentiroso" al Gobierno. Mientras, Alberto Fernández encabezó el acto central en Tucumán, en el que atacó a la oposición.

09 Julio de 2021 20.11

Una protesta de productores rurales impulsada por las entidades patronales del agro agrupadas en la Mesa de Enlace y con participación de dirigentes de Juntos por el Cambio expuso en la ciudad bonaerense de San Nicolás un amplio abanico de reclamos que abarcaban demandas sectoriales hasta la defensa de la Constitución, la democracia y la educación. 

Mientras, en Tucumán, el Presidente criticó a la oposición. Hubo protestas en varios puntos del país y en Tucumán dos de ellas impidieron actos del Primer Mandatario.



La concentración del campo que tuvo réplicas en otras ciudades del país, se inició antes de las 10 en el kilómetro 228 de la autopista Buenos Aires-Rosario, a la altura de San Nicolás.


 

Protesta


Tras un desfile de la agrupación tradicionalista "Gauchos de Güemes", la entonación del Himno Nacional y la realización de un minuto de silencio por las víctimas de la pandemia de Covid-19, dio inicio el acto que tuvo más de una decena de oradores.



El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, dijo que la manifestación buscó "mostrar el malestar por las medidas equivocadas del Gobierno nacional" y sostuvo que "el campo es la base fundamental del crecimiento y el desarrollo de toda la sociedad".



El titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, consideró que "las medidas que se están tomando afectan a la producción, y en primera medida ponen al productor pequeño y mediano en riesgo de desaparición".
 

Un 9 de Julio caliente


El dirigente pidió que "escuche el Gobierno, que escuche el sector opositor, que se animen a gobernar un pueblo libre que se expresa" con el fin de "encontrar un plan integral para el desarrollo de toda la Argentina".



Si bien los organizadores de la protesta, productores rurales autoconvocados, aclararon que la manifestación no era política, durante la actividad apareció montando un caballo y luciendo un poncho la presidenta del PRO, Patricia Bullrich.



La dirigente manifestó "la necesidad de que la Argentina se libere del populismo y avance a un país competitivo con empresas, producción, con capacidad de salir de la pobreza".

Un 9 de Julio caliente



El exministro de Agroindustria de Cambiemos, Luis Etchevehere, también participó de la protesta y, en su caso, dijo que asistió "por la libertad".



El también expresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) impugnó "el cierre de las exportaciones de carnes", en referencia a las restricciones parciales establecidas por el Gobierno porque, según dijo, "están ocasionando un gran perjuicio".

"De esto tiene que salir que el Gobierno dé marcha atrás y deje que los argentinos trabajemos", añadió.

Un 9 de Julio caliente



El bailarín manifiesto opositor al actual Gobierno, también se sumó a la protesta y dijo que "esto más que un reclamo del campo es un reclamo de todos los argentinos, donde hay que pelear por la libertad".

El cierre del acto estuvo a cargo de los dirigentes de la Mesa de Enlace, quienes hicieron hincapié en cuestiones vinculadas a la producción agrícola y ganadera y se mostraron contrarios a las regulaciones estatales para el sector.

Algunos manifestantes, sin embargo, sumaron a los motivos de la protesta cuestionamientos a la marcha del plan de vacunación contra el coronavirus, y el rechazo a las medidas sanitarias que rigen para mitigar la expansión de la Covid-19 y retrasar el máximo posible el ingreso de la variante Delta de la enfermedad, mucho más contagiosa que las demás, mientras avanza el proceso de inmunización.

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que "muchos siguen pensando en una Patria para algunos" y remarcó que no va a "claudicar" ante los  acreedores ni los laboratorios por las vacunas contra el coronavirus.

Un 9 de Julio caliente

"A veces me gusta aprovechar estas fechas para darnos cuenta del país que tenemos y para que también pensemos cómo ese pasado se repite en el presente. Aquel 9 de julio de 1816 la Argentina transitaba un proceso independentista que se había iniciado en 1810", sostuvo el mandatario.

Al encabezar el acto central por el Día de la Independencia, en la Casa Histórica de San Miguel de Tucumán, el jefe de Estado señaló que cada 12 de julio se celebra el Día de la Hermandad entre la Argentina y Bolivia por el natalicio de Juana Azurduy: "Eran tiempos donde bolivianos y argentinos luchábamos por liberar la patria grande".

Ante ello, volvió a cuestionar a su antecesor, Mauricio Macri, por el envío de material bélico a Bolivia durante la destitución de Evo Morales.

"Quiero pedirle disculpas al pueblo de Bolivia porque un Gobierno argentino haya mandado armamentos para parar la protesta de un pueblo que se levantaba contra un golpe militar", manifestó.

Y agregó: "Es casi irónico que tengamos que enfrentar el Día de la Hermandad entre Bolivia y Argentina ante semejante locura".

Asimismo, Alberto Fernández criticó a la oposición: "La historia se repite. Hay muchos que no quieren que seamos libres, que seamos soberanos, que tengamos independencia. Muchos siguen pensando en una Patria para algunos".

Un 9 de Julio caliente

En tanto, en sus redes sociales expresó: "Este Día de la Independencia celebramos el esfuerzo de cada uno y cada una que, con trabajo, mantiene vivo el legado de los héroes de la patria".

"Estamos cerca del mañana que queremos. Un mañana en el que recuperemos la alegría y sigamos reconstruyendo nuestra querida Argentina", añadió el mandatario.

Al respecto, el jefe de Estado defendió el límite para el ingreso al país de argentinos provenientes del exterior, medida implementada para evitar la llegada de la cepa Delta.

"Algunos se enojan cuando uno cuida el ingreso de los compatriotas que bajan del exterior a la Argentina, pero la verdad es que lo que cuidamos es que el virus que muta no ingrese y nos complique otra vez, cuando estamos logrando avanzar rápidamente en el proceso de vacunación. ¿Alguien piensa  seriamente que yo puedo estar feliz con tantas limitaciones? Nadie puede estar feliz, pero es el tiempo que nos tocó", expresó.

"Además de ser libre e iguales, también tenemos que ser fraternos y solidarios con el otro. Así todo va a ser más fácil. Es eso a lo que vengo a convocarlos", afirmó.

Un 9 de Julio caliente

Luego, reconoció que esperaba para este año "que la economía hubiera arrancado, que el consumo creciera, que los argentinos disfrutaran de sus vacaciones, pero hubo una pandemia".

"No estamos peor que al comienzo, porque el año pasado nos saludamos por pantalla y hoy estamos acá. Y el año que viene millones de argentinos van a estar en las calles de sus pueblos celebrando el 9 de julio porque vamos a estar inmunizados. Y vamos a hacer eso mucho antes del 9 de julio del año que viene. Más del 40 por ciento de la población que se puede vacunar ha recibido al menos una dosis", destacó el Presidente.

En ese sentido, el mandatario cuestionó a la oposición por la "enorme campaña" contra la vacunación y señaló que "no se dan cuenta del daño que hicieron y cuánto postergaron el proceso de vacunación". "A veces el odio nos nubla, nos hace ser injustos, nos hace ser dañinos. El odio siempre vuelve. Cuando actuamos con odio también terminamos perjudicados y lastimados. Pero no me importó y seguí buscando vacunas".

"Lo que hacía difícil (el acuerdo con Pfizer) era ponernos de acuerdo en los términos de un contrato, simplemente. Era difícil porque yo tenía que defender los intereses de la Argentina. Cuando pongo mi firma estoy comprometiendo a generaciones. Me hubiera encantado que hubieran pensado así cuando en un minuto anunciaron que la Argentina se endeudaba en 57 mil millones con el FMI. Hubieran pensado en los jóvenes que hoy tienen el futuro hipotecado", lanzó.

Y añadió: "Todos los días peleo porque la Argentina se ponga de pie y contra los que quieren ver de adentro a la Argentina arrodillada". 

"Además me reclaman que arregle rápido. Mi modelo no está en los que mandan balas de goma a Bolivia, mi modelo siguen siendo (José de) San Martín, (Martín Miguel de) Güemes y (Manuel) Belgrano. Nunca esperen de mí que firme algo que arruine la vida del pueblo argentino. Si alguien espera que yo claudique ante los acreedores o un laboratorio, se equivoca: no lo voy a hacer. Antes, me voy a mi casa", remarcó.

*Con información de Télam y NA

loading next article