Forbes Argentina
Gabriela Pittis, Head regional de Takeda, contó su experiencia en el liderazgo d
Summit

Lecciones de dos líderes que rompieron el techo de cristal

Share

Grabriela Pittis, head del área SAM de Takeda, y Paula Altavilla, directora para la Región Sur en Whirlpool lograron traspasar las estructuras tradicionales y ponerse a la cabeza del negocio. Sus experiencias y el desafío de marcar el rumbo.

17 Septiembre de 2020 11.22

“A veces las barreras se las pone uno”, esgrimió Gabriela Pittis, head del área SAM (Cono Sur, Región Andina, México y El Caribe) de Takeda, un concepto con el que muchas mujeres se identifican y trabajan para dejar atrás. Paula Altavilla, directora para la Región Sur en Whirlpool, también se apalancó en esta idea para explicar que, a veces, es cuestión de animarse y tener ganas de dar un paso importante en la carrera.

Durante el panel "En el Centro del Negocio", del Forbes Summit Mujeres Power Week, la directora en Whirlpool explicó que “los momentos difíciles son aquellos en los que una decide reinventarse, dar esos pasos que te colocarán en un lugar de mayor liderazgo y exposición. Son desafíos que valen la pena. Aunque esto no es exclusivo de las mujeres. Siempre que uno tiene un desafío, tiene cosas que aprender”.

Paula Altavilla, directora para la Región Sur en Whirlpool.

Pittis tomó esta idea para remarcar que “uno aprende de los errores cuando toma riesgos”. Por eso -continuó- “lo más importante como líderes es fomentar un entorno donde la gente tenga derecho a equivocarse sin ser penalizado”. Desde Takeda “buscamos innovar y empujar a que se prueben cosas nuevas”, resaltó.

A su turno, Altavilla explicó que en las mujeres estos miedos a veces impiden tomar riesgos y tienen que ver con ciertos sesgos que predominan en la sociedad. Por ejemplo, el rol de la mujer y la familia: “Hay un mandato muy fuerte sobre el rol de madre en la mujer. Es necesario cambiar la cabeza y  la idea de que el hombre se desarrolla fuera de casa y la mujer adentro”. 

 

Sobre esto último, la ejecutiva de Takeda resaltó: “Hay que transmitirle a las mujeres que tener una carrera no va en detrimento de ser madre". En su empresa, precisó, un 37% de mujeres ocupan cargos directivos", una situación que a su juicio refleja una realidad que tratan de transmitir todos los días en la compañía. En este sentido, está convencida que "como líderes tenemos la responsabilidad de dar el ejemplo en la organización".

Por su parte, desde Whirlpool, Altavilla aclaró que tienen políticas de diversidad desde hace mucho tiempo. "No hay brecha salarial entre hombres y mujeres por igual tarea o posición", explicó a la hora de hacer una radiografía de lo que se vive internamente. Y concluyó que “la diversidad es un valor que agrega distintas perspectivas a la hora de tomar decisiones".