Forbes Argentina
Mario Jakszyn, Claudio Ploit y Eduardo Labatón en la inauguración de la sinagoga
Negocios

Quién es el empresario que impulsó la creación de una sinagoga en San Martín de los Andes

Andrea Albertano

Share

Eduardo Labatón, empresario e integrante de la comunidad hebrea sanmartinense, tuvo el sueño de construir una sinagoga en esa localidad. Luego de mucho esfuerzo, cumplirá ese objetivo en pocos días.

24 Marzo de 2022 10.08

Un casamiento judío cerca del Lago Lácar con la cordillera de marco. Un Sabbat cada viernes para orar en su día sagrado en un templo cerca de casa. Eso es lo que venía soñando Eduardo Labatón, vecino de San Martín de los Andes e integrante de la comunidad hebrea, desde que se instaló en la localidad hace 19 años.

Ahora, tras mucho andar, pensar y reunirse con amigos en diferentes salones para celebrar las fiestas, finalmente, este 21 de abril, Labatón verá su sueño cumplido. Ese día, la comunidad hebrea toda festejará el acontecimiento más esperado cuando se inaugure la sinagoga en este pueblo patagónico. Y no solo eso: este templo será el primer espacio religioso de la colectividad que abre sus puertas fuera de la Capital Federal en los últimos 50 años.

Eduardo Labatón, empresario de San Martín de los Andes e impulsor de la Sinagoga / GTZA: Gustavo Castaing.

“No fui muy practicante de la religión -asegura Labatón, en charla con Forbes- pero nos juntábamos varios de la colectividad para todas las fiestas; al principio en casas de familias, y luego alquilábamos un salón”.

Por tener que hacer las reuniones en una fecha determinada de acuerdo al calendario judío, solía complicarse el tema de encontrar disponibilidad. “Siempre pensé que sería lindo que nuestra comunidad tuviera su propio salón, sin tener que pedir nada a nadie”, cuenta.

Eduardo es un hombre sumamente activo y nunca para. Hace unos años escribió un libro llamado “Cuánto tengo”, un tratado de economía con la idea de ayudar a la gente a preservar en lo posible sus ahorros y obtener beneficios, sobre todo en un país que, según dice, “no tiene moneda”.

Labatón, Ploit, y Jakszyn con la Torá / GTZA Gustavo Castaing.

Definido como un hombre que empezó de abajo y que construyó su presente con esfuerzo, inteligencia y trabajo, así también proyectó el sueño de la sinagoga. Él venía organizando los encuentros para disfrutar de una cena de Pésaj o reunirse a celebrar Rosh Hashana, el Año Nuevo judío, en distintos lugares privados.

Lo cierto es que después de mucho andar, fue el propio Labatón, como presidente de la entidad, quien aceleró el sueño al ofrecer parte de una propiedad que había comprado para crear un salón de la comunidad. “Ahora la voy a hacer”, propuso en ese momento.

La iniciativa de Eduardo tuvo un ladero imparable que se sumó, con entusiasmo. Este fue Claudio Ploit, vicepresidente de la Comunidad hebrea sanmartinense, quien reside en Buenos Aires pero viaja esta ciudad con asiduidad, ya que es propietario de alojamientos turísticos.

Parte de la comunidad hebrea de SMA y su comisión directiva / GTZA Gustavo Castaing

“Al conocer a Claudio y comentarle que quería hacer ese salón, que ya estaba en construcción, él me dijo que podía conseguir la Torá, y que además de tener el salón, armáramos una sinagoga para poder profesar la religión, además de celebrar las fiestas”, recuerda.

Ploit consiguió la Torá, que es fundamental para tener un templo. “La idea me entusiasmó”, relata Eduardo. El salón, que es de su propiedad, fue otorgado a préstamo a la Comunidad Hebrea de San Martín de los Andes “por todo el tiempo que haga falta”. Al ser un bien personal, su familia ya lo sabe y, lo que es más importante, lo apoya: “la intención es que quede para la comunidad”.

Rito frente al Lácar

El espacio donde funcionará la sinagoga está ubicado sobre la calle Rohde, esquina avenida San Martín, cerca de la plaza principal y también del Hospital local. La sinagoga integrará un edificio que Eduardo Labatón está terminando de construir. El lugar contará además del sector del templo con espacio gastronómico, locales comerciales y en su parte superior, habrá oficinas y departamentos.

Pero si nos remitimos a la sinagoga, contará con 120 metros cuadrados, libre de columnas. En el espacio habrá un anexo para la cocina y una habitación con baño privado para los rabinos, seminaristas o quienes se acerquen a San Martín de los Andes para ceremonias o charlas. Tendrá una capacidad de 70 personas sentadas.

La sinagoga quedará para la comunidad Hebréa de San Martín de los Andes

“Mi idea es que si un residente o un turista un viernes quiere participar de un Kabalat Shabat, tenga su lugar para hacerlo” comentó y también decidió soñar con algo mucho más grande y bueno para la comunidad. “Si alguien quiera venir a casarse o a festejar un Bar Mitzvá a San Martín de los Andes, tendrá el lugar adecuado para hacerlo”, dice Labatón, como una manera además de estrenar un nuevo rubro como puede ser el turismo religioso.

La Torá ya arribó a la ciudad aunque la inauguración oficial será el 21 de abril, coincidiendo con una de las últimas noches de Pésaj de este año. Ese día, habrá servicio de lunch y asistirán autoridades, tanto del municipio como de la provincia y también a nivel nacional, además de integrantes de otras instituciones judías del país.

Patagonia Run y ritos judíos

Durante los primeros días de abril, se correrá el Patagonia Run y San Martín de los Andes está revolucionado. Mucha gente llegará hasta la localidad para participar de la carrera. Y, como un adelanto, se organizó el “kabalat shabat” pre-inauguración del templo, para el viernes 8 de abril. Ese día también habrá otro evento singular y es que la ceremonia contará con el oficio de Debora Yael Rosenberg, una de las pocas rabinas mujeres que hay en el país.

Desde Buenos Aires cuentan con el apoyo de la comunidad Lamroth Hakol además del Seminario Rabínico Latinoamericano y la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA). Estas instituciones hebreas fortalecen la iniciativa gracias a las gestiones de Claudio Ploit quien sostuvo que piensan realizar diferentes tipos de actividades para juntar fondos para la comunidad.

La sinagoga estará cerca del Lago Lácar

“La idea es realizar eventos en invierno, Juegos Macabeos como torneos de esquí o Training Camp de esquí para diferentes niveles- relata Ploit-. En el verano, pensamos hacer trekking de montaña, salidas en bicicleta, organizar diferentes tipos de eventos macabeos, chicos concentrados guiados adelante a través de la Comunidad, de FACCMA y de Lamroth Hakkol”.

Por su parte, Labatón manifestó que la propuesta es hacer “un espacio abierto, no prohibitivo, donde cualquier persona que quiera venir a rezar, a cantar y a compartir un momento con la comunidad, se sienta bien recibida y a gusto”, concluyó.

El salón llevará el nombre Salomón, en honor al padre de Eduardo. Y cada viernes esperan tener un rabino para que los integrantes de la colectividad puedan practicar su rito a metros del lago Lácar.

loading next article