Forbes Argentina
Jaime Macaya, Kavak
Negocios

Los planes del unicornio mexicano para crecer en la Argentina

Laura Mafud

Share

Tras levantar una ronda de US$ 700 millones, Kavak, dedicada a la compraventa de autos seminuevos por Internet, superó la valuación de US$ 8.700 millones. Jaime Macaya, CEO de la firma para la Argentina, compartió cuáles serán los siguientes pasos de la empresa.

21 Septiembre de 2021 23.16

Este es un gran año para las startups latinoamericanas de base tecnológica. A 11 meses de haber ingresado al selecto grupo de empresas unicornio, Kavak, una compañía de compraventa de autos seminuevos por internet, acaba de levantar una inversión de US$ 700 millones, que le permitió alcanzar una valuación de US$ 8.700 millones,  transformándose en el segundo emprendimiento más valioso de la región, detrás de la fintech brasileña Nubank, valuada en US$ 30.000 millones.

La ronda, liderada por General Catalyst, con la participación de Tiger, Spruce House, D1, SEA, Founders Fund, Ribbit, Softbank, entre otros, ayudará a motorizar los planes de expansión de la compañía que ya opera en México, Brasil y la Argentina, y emplea a 4.700 personas.

Kavak fue creada en 2016 por Carlos García Ottati, Loreanne García Ottati y Roger Laughtlin, tras la mala experiencia de uno de los fundadores al querer vender su auto para mudarse de país. 

En la Argentina, sus inicios se remontan a 2018, como Checkars, de la mano de dos emprendedores locales, Jaime Macaya y Juan Cruz De la Rúa, que, con trayectoria como ejecutivos en OLX y Google, diseñaron una solución basada en tecnología, pensando en los consumidores millennials. La idea obtuvo fuerte interés de un grupo de emprendedores y ejecutivos argentinos de los sectores de internet, automotriz y financiero.

En los primeros dos años de operación, Checkars superó sus pronósticos de crecimiento: fue elegida en enero 2020 para ingresar a YCombinator, la aceleradora de empresas más prestigiosa del mundo. Pocos meses más tarde, la firma se fusionó con Kavak, convirtiéndose en la mayor empresa de su tipo en Latinoamérica. Desde entonces, Kavak abrió cinco oficinas comerciales en CABA y el conurbano y prepara el corte de cintas en Rosario.

En un mano a mano con Forbes, Macaya, al frente de la operación local, comparte cuáles son los planes de la firma que en la Argentina da trabajo a 600 personas y espera sumar a 400 más de cara a fin de año.

Juan Cruz de la Rúa y Jaime Macaya, de Kavak.

-¿Qué lectura hacés sobre el anuncio que acaban de hacer? 

El anuncio de esta semana es que Kavak levanta US$ 700 millones en su Serie E de levantamiento de capital y la valuación de la compañía supera los US$ 8.700 millones, transformándose en la segunda startup más valiosa de Latinoamérica. Este levantamiento de capital significa confianza hacia el modelo de soluciones de Kavak. Estamos formalizando el mercado de automóviles seminuevos en América Latina, garantizando transacciones seguras que logran erradicar los riesgos de fraudes mecánicos, diversos delitos e incorporando el acceso a herramientas masivas de financiamiento automotriz mediante nuestra propia entidad financiera.

-¿A qué se va a destinar la inversión?

Planeamos llevar nuestra propuesta de valor a distintos mercados a nivel mundial en los próximos 12 meses, ya que, si bien la compañía ve una clara oportunidad en continuar su expansión en América Latina, existen otros mercados internacionales donde la presencia de Kavak puede convertirse en un aliado para fortalecer las economías y la formalización del mercado automotriz a escala global. Nuestro objetivo es llegar a países en los que Kavak puede añadir un valor significativo a las personas que padecen problemas similares a los de la región de América Latina.

-¿En qué mercados están pensando?

Estamos trabajando y creciendo en los mercados donde agregamos valor. Nuestro producto y modelo de negocios funciona muy bien en países emergentes donde hay poca transparencia en cómo hacer una transacción para comprar un auto. Esto se suma al riesgo de fraudes, la posibilidad de ser estafado, la inseguridad y el bajo acceso a financiamiento.

-¿Cómo está actualmente la operación en la Argentina? 

Durante el último año, Kavak Argentina recibió más de US$ 20 millones que destinamos a la expansión, al crecimiento del equipo y a robustecer nuestra operación. Abrimos cinco oficinas comerciales en CABA y provincia de Buenos Aires, una planta de reacondicionamiento en Tigre y contratamos a más de 600 personas nuevas.

-¿Analizan sumar más personal en la Argentina? 

Sí. En el último año crecimos 10x en equipo, y queremos ser 1.000 para fin de año. No solo crecemos para acompañar el crecimiento de la demanda, sino también porque estamos desarrollando un equipo de tecnología que desde Buenos Aires dé soporte a la expansión de la compañía en todo el mundo.

-¿Y abrir nuevas sucursales? 

Hoy operamos en cinco sedes (DOT y Abasto en CABA, San Martín, TOM y Al Oeste en PBA). Seguimos analizando nuevos mercados para expandirnos, seguramente antes de fin de año abramos dos nuevas sedes con el objetivo de estar cerca de las principales plazas del país. Hay mucho margen de crecimiento aún y estamos analizando varias localidades.

-¿Cómo viviste el proceso de fusión con Checkars?

Cuando iniciamos Checkars y nos conocimos con Carlos García Otatti, uno de los fundadores de Kavak, siempre estuvo dando vueltas la posibilidad de fusión. Durante los primeros años, nos compartimos mutuamente casos del negocio y consejos. Más adelante, cuando Kavak decidió expandirse, volvieron las conversaciones, y nos dimos cuenta de que juntos teníamos un potencial enorme, mucho más que si competíamos. El partnership fue perfecto: en la Argentina ya contábamos con un equipo de 50 profesionales en el negocio digital y podíamos aportar para la expansión desde lo estratégico y operativo. Lo viví de una manera muy fluida y seguro de que era lo mejor. Para nosotros fue una gran oportunidad.

-¿Cuáles son los planes de la compañía para lo que queda de 2021 y de 2022?

Ahora nuestro foco está en dar respuesta a la creciente demanda con un excelente servicio y seguir preparándonos para la escala que vamos a tener a futuro.

-¿Dónde estará puesta la estrategia de la firma para los próximos meses?

Vamos a seguir optimizando la experiencia para nuestros clientes. En Kavak decimos que “vendemos o compramos autos como si le estuviéramos vendiendo o comprando a nuestra mamá”, y lo pensamos para cada transacción que hacemos. Además, vamos a seguir ofreciendo posibilidades de financiamiento para que cada vez más personas puedan acceder al auto de sus sueños. Sabemos que tener un auto puede ser tanto un medio de trabajo como un motivo de alegría y una mejora social, por eso buscamos que todos tengan la posibilidad de acceder a uno. Esa es nuestra mejor estrategia: cuidar a nuestros clientes, generar confianza, posibilidades de acceso y brindarle la mejor experiencia a la hora de comprar o vender un auto.

-Este año, la región sumó varios unicornios. ¿Por qué creés que se dio así?

La digitalización de cada vez más áreas de nuestra vida es un proceso que venía creciendo en la región y en el mundo a ritmo acelerado, y que la pandemia potenció enormemente. Hoy las personas esperan resolver muchas más cosas con tecnología, esperan respuestas en tiempo real y una experiencia disfrutable. Entonces, todas las empresas que resuelvan problemas a partir de incorporar tecnología, que innoven y que busquen generar nuevas experiencias tienen un potencial de crecimiento ilimitado. Por eso se abren más oportunidades para las startups, y en Latinoamérica tenemos mucho talento y capacidad emprendedora para enfrentar estos desafíos.

loading next article