Forbes Argentina
Vladimir Putin en un avión
Money

Ahora Vladimir Putin toma de rehenes a las naves de las aerolíneas extranjeras

Fernando Wagner

Share

La movida tiene lugar luego de que diversas compañías pidieran a Moscú devolver los aviones que le rentaron, como parte de las sanciones impuestas por Occidente tras la invasión rusa a Ucrania. Las consecuencias sobre la seguridad aérea.

15 Marzo de 2022 16.04

Rusia contraataca a las sanciones occidentales. El presidente Vladimir Putin firmó este martes una ley para impedir que empresas extranjeras que arrendaron sus aeronaves a Rusia puedan recuperarlas.

La movida tiene lugar luego de que diversas compañías pidieran a Moscú devolver los aviones que le rentaron, como parte de las sanciones impuestas por Occidente tras la invasión rusa a Ucrania.

Aeroflot

Y es que alrededor del 75% de los aviones utilizados por las aerolíneas rusas son arrendados, según datos oficiales, para un total de 515 aeronaves valoradas en más de US$10.000 millones.

La devolución de esta flota dejaría el espacio aéreo de Rusia practicamente vacío. Para evitarlo, la nueva ley permite que los jets extranjeros se registren en Rusia, con el fin de "garantizar el funcionamiento ininterrumpido de las actividades en el campo de la aviación civil".

La decisión del Kremlin tuvo lugar después de que Bermuda e Irlanda, donde están registrados casi todos los aviones arrendados en el extranjero que operan en Rusia, dijeran que suspenderían los certificados de aeronavegabilidad de esos aviones.

Rusia ahora busca eludir esa medida al llevar el registro y la certificación de seguridad dentro de las fronteras del país para continuar utilizando los aviones extranjeros, aunque solo podría hacerlo para volar rutas nacionales o hacia algunos de sus países aliados.

Aeroflot

Espacio aéreo cerrado

Desde la invasión de Ucrania el 24 de febrero, las empresas occidentales han estado rescindiendo contratos de arrendamiento y pidiendo la devolución de sus aviones.

La mayoría de las rutas aéreas internacionales fuera de Rusia están detenidas, luego de que gran número de países, incluidos EE.UU. y los miembros de la Unión Europea, cerraran su espacio aéreo a aviones rusos.

La medida firmada por Putin ahora ha llevado a profundos cuestionamientos entre expertos de la aviación civil internacional, pero también ha generado dudas al interior de las aerolíneas del propio país.

"Esperamos que se evite registrar estos aviones en Rusia; queremos devolverlos a las compañías de arrendamiento", le dijo a Reuters una fuente de una de las aerolíneas. "Si se registra en Rusia, la aerolínea se convertiría en un cómplice. La ley proporciona una forma de registrarse en Rusia, pero no obliga a la aerolínea a hacerlo... Es el primer paso para el secuestro de los aviones", agregó.

El gobierno ruso ha insistido en que necesita aplicar "medidas especiales" ante las sanciones de Occidente que Putin ha descrito como "similares a una declaración de guerra". En otra de las respuestas a Occidente, el Kremlin anunció este martes que impondría sanciones contra varios funcionarios del gobierno de EE.UU., incluido el presidente Joe Biden y el secretario de Estado Anthony Blinken.

Mientras, cientos de aviones de propiedad extranjera permanecen en Rusia. Para cumplir con las sanciones, las empresas de arrendamiento están tratando de recuperarlos. Pero eso parece muy poco probable. Si Rusia se aferra a estos aviones, que en conjunto valen miles de millones de dólares, estos podrán seguir volando, al menos en Rusia y en un puñado de exrepúblicas soviéticas.

Aeroflot

Pero una cosa es robar aviones y otra muy distinta mantenerlos en funcionamiento durante un período de tiempo prolongado.

Airbus y Boeing no pueden suministrarles piezas de repuesto, por lo que cuando sea necesario reemplazar algo, deberá tomarse de otro avión o ser fabricado por un tercero. Eso tiene serias implicaciones de seguridad.

También hará que sea prácticamente imposible asegurar esos aviones fuera de Rusia. Las tareas de servicio también son una preocupación: muchas aeronaves se trasladan a otros lugares para su mantenimiento. Y cuando termine la crisis, Rusia tendrá que pagar una enorme factura.

Si los aviones no reciben el mantenimiento adecuado, su valor se desplomará. Entonces, incluso si los arrendadores los recuperan, exigirán una compensación. La aviación es un negocio internacional y hay que respetar las reglas. Rusia podría decidir burlarse del resto del mundo ahora. Pero algún día querrá volver a unirse al club, y las condiciones entonces podrían ser muy duras.

  • Con información de BBC y Reuters

loading next article