Forbes Argentina
Islandia. Foto: Marcel Dominic (Pixabay)
Lifestyle

Qué país intentó acortar la semana laboral y fue un "éxito abrumador"

Jack Kelly

Share

Se están probando horarios flexibles escalonados, jornadas laborales abreviadas y modelos híbridos de trabajo que permitan un mejor work-life balance.

06 Julio de 2021 13.30

A medida que el trabajo remoto se convirtió en un éxito rotundo tanto para las empresas como para los empleados durante la pandemia, nos abrió los ojos a nuevas posibilidades de cómo podemos lograr un mejor equilibrio entre la vida y el trabajo. Ahora sabemos que no es necesario estar atrapado en un edificio de oficinas durante más de ocho horas al día, cinco días a la semana.

Hay cada vez más conversaciones sobre las semanas laborales de cuatro días, modelos híbridos en los que estarías en la oficina dos o tres días a la semana y en casa el resto del tiempo. También se están probando horarios flexibles escalonados y jornadas laborales abreviadas.

Se llevó a cabo un estudio reciente de 2500 trabajadores en Islandia, más del 1% de la fuerza laboral, para ver si la reducción de días de trabajo conduce a una mayor productividad y una fuerza laboral más feliz. Las pruebas se realizaron en una variedad de diferentes tipos de lugares de trabajo.

Islandia, al igual que otros países nórdicos como Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia, ofrece generosos servicios sociales para sus ciudadanos. Tienen un sistema de salud sólido, igualdad de ingresos y licencia parental remunerada para madres y padres. Islandia se diferencia de sus vecinos porque el país tiene más horas de trabajo. 

Islandia

Entre 2015 y 2019, Islandia llevó a cabo casos de prueba de una semana laboral de 35 a 36 horas sin que se solicitara un recorte salarial proporcional. Para asegurar el control de calidad, los resultados fueron analizados por Autonomy y la Asociación para la Sostenibilidad y la Democracia.

Estos son los aspectos más destacados del estudio:

  1. Las pruebas fueron un éxito abrumador y, desde su finalización, el 86% de la fuerza laboral del país ahora trabaja menos horas o tiene derecho a acortar sus horas.
  2. La productividad y la prestación de servicios se mantuvieron iguales o mejoraron en la mayoría de los lugares de trabajo de prueba.
  3. El bienestar de los trabajadores aumentó drásticamente en una variedad de indicadores, desde el estrés percibido y el agotamiento hasta la salud y el equilibrio entre el trabajo y la vida.
  4. Las pruebas tuvieron resultados neutrales en cuanto al ayuntamiento y al gobierno, proporcionando un plan crucial, y hasta ahora en gran medida pasado por alto, de cómo se podrían organizar los estudios futuros en otros países del mundo.
     

Sobre la base de los resultados, los sindicatos islandeses negociaron una reducción de las horas de trabajo. El estudio también condujo a un cambio significativo en Islandia, casi el 90% de la población activa ahora tiene horarios reducidos u otras adaptaciones. El estrés laboral y el agotamiento disminuyeron. Hubo una mejora en el equilibrio vida-trabajo entre los encuestados.

“Este estudio muestra que la prueba más grande del mundo de una semana laboral más corta en el sector público fue, en todos los sentidos, un éxito abrumador. Demuestra que el sector público está listo para ser pionero en semanas laborales más cortas, y se pueden aprender lecciones para otros gobiernos ”, dijo Will Stronge, director de investigación de Autonomy.

Londres.

El concepto de una semana de cuatro días ha ganado cierto apoyo en el Reino Unido. Unos 45 miembros del Parlamento pidieron que una comisión examinara la posibilidad de hacer algo similar al proyecto de Islandia. Peter Cheese, presidente del Grupo de Trabajo de Trabajo Flexible del gobierno, dijo que una semana de cuatro días y arreglos de trabajo flexibles "pueden y deben verse como una forma de trabajo tan aceptable como una semana laboral de cinco días más estándar". 

Y agregó: “Estas diferentes formas de trabajo deben verse como parte de la norma” y “hay una variedad de mecanismos mediante los cuales se puede apoyar a las personas en estas formas de trabajo más flexibles, que pueden ser útiles en términos de inclusión, bienestar y el equilibrio de la vida".

España anunció previamente que experimentaría con una semana laboral de prueba de cuatro días. El gobierno español acordó una semana laboral de 32 horas durante tres años sin recortar la compensación de los trabajadores. El Washington Post informó: "El programa piloto tiene como objetivo reducir el riesgo de los empleadores al hacer que el gobierno compense la diferencia en el salario cuando los trabajadores cambian a un horario de cuatro días". Invertirá alrededor de US$ 60 millones para los costos del programa piloto para las empresas que quieran participar. Se prevé que unas 200 empresas y de 3.000 a 6.000 trabajadores participarán en el proyecto.

Ha habido otras empresas y países que han experimentado con la semana laboral de cuatro días y otros arreglos flexibles. Microsoft Japan ejecutó una prueba de un programa de semana laboral más corto, llamado "Work-Life Choice Challenge 2019 Summer". 

Tokio

La empresa brindó a sus 2.300 empleados la oportunidad de "elegir una variedad de estilos de trabajo flexibles, de acuerdo con las circunstancias del trabajo y la vida". El objetivo de la gerencia era ver si habría un aumento correspondiente en la productividad y la moral cuando se reduzcan las horas. Los resultados del experimento fueron extremadamente positivos, lo que indica que los trabajadores eran más felices y un 40% más productivos.

Japón está dando el siguiente paso y está siguiendo el ejemplo de España. El país está considerando implementar una semana laboral de cuatro días. Es algo sorprendente dada la cultura laboral de la pornografía ajetreada de Japón, que es tan mala o incluso más brutal que la propensión de Estados Unidos a trabajar horas increíblemente largas con poco o ningún tiempo de vacaciones.

El gobierno japonés ofreció planes para persuadir a las empresas de que adopten semanas laborales de cuatro días. Esto sería un alivio para muchos trabajadores. Las horas extenuantemente largas que dedicaban los asalariados provocaron muertes por exceso de trabajo. Es tan común que Japón tiene un término para ello, kar?shi. "El gobierno está muy interesado en que este cambio de actitud se arraigue en las empresas japonesas", dijo Martin Schultz, economista jefe de políticas de la Unidad de Inteligencia de Mercado Global de Fujitsu.

Andrew Barnes, fundador de la firma de servicios financieros Perpetual Guardian, con sede en Nueva Zelanda, y su socia, Charlotte Lockhart, tienen la misión de lograr que las corporaciones cambien la semana laboral tradicional a solo cuatro días. Barnes implementó previamente una semana laboral de cuatro días en su empresa. Los resultados fueron tan positivos que Barnes se embarcó en esta campaña para conseguir que otras empresas se le unieran.

Islandia

Los ejecutivos con visión de futuro establecieron la Fundación Global 4 Day Week para financiar la investigación sobre el futuro del trabajo y el bienestar en el lugar de trabajo. Se pretende que sea una coalición multinacional que impulse a las empresas hacia la adopción generalizada de una semana laboral de cuatro días.

Los socios señalaron que el año pasado se rompió el mito de que las personas necesitan ir a la oficina todos los días. Ya es hora de que nos enfrentemos también a otros tabúes laborales. Además de la semana laboral de cuatro días, los dos líderes del movimiento dicen que las empresas pueden ser creativas e innovadoras. 

El futuro del trabajo posterior a la pandemia también podría incluir jornadas laborales de cuatro o cinco horas, medias jornadas, horarios flexibles escalonados en los que las personas van y vienen en función de sus necesidades de estilo de vida, así como modelos híbridos y remotos. Es emocionante ver que estos cambios favorables a los trabajadores se llevan a cabo tan rápidamente.

loading next article