Forbes Argentina
Elon Musk originó el crash
Innovacion

Cuánto saldrá Starlink en la Argentina, el servicio de internet de Elon Musk

Forbes Digital

Share

Tendrá un valor de US$ 99 por mes, pero antes hay que adquirir el kit de instalación y hay que sumarle el envío.

30 Junio de 2021 11.18

Sobre el cierre de 2020, la Argentina autorizó a la compañía de Elon Musk a ofrecer el servicio de internet satelital inalámbrico, y hay grandes chances de que desembarque en el país durante la segunda parte de este año, aunque todavía no hubo un anuncio oficial. Este servicio ya se brinda en otras naciones y es posible gracias a cientos de satélites que Space X, otra firma creada por Elon Musk, ha puesto en el espacio.

Quienes quieran tenerlo pueden ya registrarse en el sitio web de Starlink, ya que la compañía ha dicho que comenzará a procesar las solicitudes conforme les vayan llegando. Solo la reserva para utilizar la tecnología cuesta US$ 99, que se descontará del kit de instalación.

El valor del kit de instalación, que incluye una antena y un router, tendrá un costo de US$ 499, o US$ 400 si ya pagó esos US$ 99 de preinscripción. Luego llega el turno del envío, que sería de US$ 70, aunque siempre hay que chequear la variación de los valores de acuerdo al lugar de residencia. Y el dato no menor: el servicio de internet en sí tendrá un costo de US$ 99 por mes.

Starlink, el servicio de internet de Elon Musk, llega a Argentina ¿es muy  caro para nuestro país?

Los usuarios podrán acceder a velocidades de conexión de entre entre 50 Mb y 150 Mb con una latencia de entre 20 ms y 40 ms. "A medida que lancemos más satélites, instalemos más estaciones terrestres y mejoremos nuestro software de red, la velocidad de datos, la latencia y el tiempo de actividad mejorarán drásticamente", comunicaron desde la empresa.

No obstante, la empresa garantiza que en el futuro la calidad de su servicio mejorará drásticamente, por lo que su velocidad de conexión aumentará hasta 1Gb.
 

Emprendedor serial


Musk dejó su Sudáfrica natal a los 17 años, con una valija y US$ 2.000 en el bolsillo. Gracias a la nacionalidad de su madre llegó a estudiar a Canadá, pero su verdadera meta era Estados Unidos. A través de una beca, pidió el pase a la Universidad de Pensilvania. Su primer proyecto fue Zip2, que se enfocaba en ayudar a los medios de comunicación a armar su canal online, aunque luego se especializó en brindarles un software para construir directorios y mapas. Fue su primer éxito comercial: a los cuatro años la adquirió la tecnológica Compaq por más de US$ 300 millones; Musk se quedó con unos US$ 22 millones. 

Poco después, colocó US$ 12 millones para fundar el banco online X.com, pero por la explosión de la burbuja de las puntocom viró el negocio hacia los pagos vía correo electrónico. Al año se fusionó con la empresa de software Confinity y dio origen a PayPal. A pesar de que él quería conservarla, no logró imponerse a sus otros socios y en 2002 fue adquirida por eBay por US$ 1.500 millones, de los cuales Musk embolsó casi US$ 200 millones.

Ese fue el origen de sus dos proyectos más grandes: SpaceX y Tesla. Luego construyó Space Exploration Technologies, o SpaceX, a partir de su visión de que los costos para fabricar cohetes y naves espaciales eran demasiado altos y se podían reducir para hacer más “masivo” el negocio.
 

loading next article