Forbes Argentina
Today

El lado más duro del éxodo corporativo en Rusia: miles de personas perdieron el empleo

Forbes Digital

Share

Sólo diez empresas de las más de 330 que anunciaron su retirada, son responsables de más de 125.000 trabajadores. Cómo las sanciones están afectando al pueblo ruso.

11 Marzo de 2022 16.22

Las sanciones impuestas a Rusia por su ataque a Ucrania no solo llegan por parte de organismos públicos. Desde que el país presidido por Vladimir Putin comenzó su invasión, más de 330 empresas han anunciado su retirada de la región.

La guerra entre ambos países comenzó el pasado 24 de febrero. Cuatro días después, solo varias docenas de sociedades habían anunciado que se retiraban o suspendían su actividad en Rusia, una cifra que se ha incrementando dos semanas después hasta superar las 330 compañías, según los datos recopilados por la Escuela de Administración de la Universidad de Yale.

Desde la suspensión parcial o temporal de sus operaciones hasta el cierre de oficinas y el abandono definitivo del país. Las multinacionales castigan a Rusia y a su población.

Miles de personas sin empleo

La multinacional española Inditex es una de las más de 300 empresas que han tomado la decisión de paralizar su actividad en Rusia, su segundo mercado después de España. La multinacional textil ha echado el cierre temporal a sus 502 tiendas, que emplean a 9.000 empleados, además de suspender la venta online.

En este sentido, la compañía fundada por Amancio Ortega, el hombre más rico de España, ha asegurado que sigue teniendo como prioridad su plantilla de más de 9.000 personas, con las que está desarrollando un plan especial de apoyo.

Por su parte, Tendam una de las principales compañías europeas del sector moda en el segmento de las cadenas especializadas, también ha decidido suspender temporalmente sus operaciones y cerrar sus 50 tiendas, con cerca de 400 empleados.

Tendam deja de pagar el alquiler de sus tiendas, sin llegar a un acuerdo  con los propietarios - Brainsre news España
Tendam ha decidido cerrar sus 50 tiendas, con cerca de 400 empleados.

"La decisión de suspender temporalmente la actividad en Rusia se efectuará garantizando la máxima protección a todos los empleados y colaboradores", aseguró la compañía, que cerró la semana pasada sus franquicias en Ucrania como consecuencia del conflicto bélico.

En el sector de la restauración, McDonald's ha cerrado sus casi 850 restaurantes en los que trabajaban 62.000 personas, mientras que PepsiCo ha suspendido las ventas de su producto estrella y de otras marcas como 7Up y Mirinda, pero no de productos esenciales como leche y alimentos para bebés. La multinacional que lleva más de 60 años en el mercado ruso, cuenta con 20.000 empleados en el país.

Por su parte, Ikea ha parado su producción y sus ventas en Rusia y Bielorrusia, con la excepción de los centros comerciales Mega operados por la marca, que seguirán abiertos para garantizar el acceso a artículos de primera necesidad. La decisión del gigante sueco tiene impacto directo en 15.000 personas que están empleadas en 17 establecimientos.

Las siguientes diez multinacionales, que anunciaron su retirada o suspensión de la actividad en el mercado ruso a causa de la guerra, son responsables de más de 125.000 empleados, según la infografía elaborada por el portal especializado en investigaciones de mercado Statista.

Infografía: ¿Cuántos empleados dejan atrás las empresas que se van de Rusia? | Statista
Fuente: Statista

Empresarios ucranianos luchan por salvar a sus empleados

“Hay un dicho popular en Ucrania”, dice Alex Medovoi, dueño de tres negocios en la ciudad devastada por la guerra de Kharkiv. “La noche ucraniana es muy tranquila, pero en el momento más tranquilo de la noche uno debe esconder lo que es más valioso”, dice. Para Medovoi son sus empleados. El hombre de 36 años dice que ha gastado 340.000 dólares para evacuar alrededor del 85% de ellos y otros de la segunda ciudad más grande de Ucrania, que ha sido azotada por un brutal asalto ruso.

Medovoi dice que no sabe el estado de las oficinas que dejó atrás de su consultora de tecnología de viajes, AltexSoft, o de su compañía de alimentos para niños o centros de educación para niños, que en total recaudaron aproximadamente $ 20 millones en 2021. “Para nuestros negocios que se enfocaron en el mercado local no hay negocio porque no hay mercado”, dice Medovoi.

Alex se sienta con las piernas cruzadas en una silla de oficina
Alex Medovoi, de 36 años, posee tres negocios en Kharkiv y ha gastado los recursos de su empresa para ayudar a evacuar a sus empleados entre varios otros civiles.

Empresarios de toda Ucrania como Medovoi han estado luchando para cuidar a sus empleados y proteger sus negocios en medio de una invasión rusa a gran escala. Dolidos por sus pérdidas pero esperanzados por la victoria, continúan ayudando a los civiles, la policía y el ejército ucraniano mediante la entrega de artículos de primera necesidad como alimentos, medicinas, pañales y mantas.

Andrey Zdesenko, el fundador de Biosphere Corporation, ha dejado inactivas sus tres fábricas en Ucrania que producían pañales, toallitas húmedas y otros artículos básicos para el hogar. Dice que sigue pagando a sus proveedores ucranianos ya sus 2.500 empleados, muchos de los cuales dice que se han refugiado en refugios antiaéreos. “Han confiado en la empresa durante muchos años”, dice.

Zdesenko, uno de los 100 ucranianos más ricos, según Forbes Ucrania, también ha establecido cinco centros donde los voluntarios de su empresa distribuyen alimentos y artículos de primera necesidad del inventario de la empresa.

Fozzy Group, que opera 900 supermercados y tiendas de conveniencia en Ucrania, está luchando para mantener abiertas y abastecidas tantas tiendas como pueda. El grupo, que incluye las cadenas de supermercados Le Silpo y Fora, generó aproximadamente 3.000 millones de dólares en ingresos en 2020 y emplea a 68.000 personas en Ucrania.

“Trabajamos día y noche bajo el bombardeo ruso para proporcionar todos los bienes que necesitan nuestros civiles”, dijo Ivan Palchevskyi, portavoz de Fozzy Group.

La empresa ha convertido almacenes en centros de ayuda humanitaria improvisados, distribuyendo alimentos y medicinas. Pero están a punto de quedarse sin una larga lista de necesidades básicas, que incluyen agua, pasta, cereales, alimentos enlatados, papel higiénico y pañales.

Para las empresas más pequeñas, la guerra ha creado una crisis existencial.

Peter Souslenskii, director ejecutivo de una empresa de fabricación de nanopartículas con sede en Kharkiv, NVKF Universal, envió a su esposa e hijos a un lugar seguro en Dubai mientras él huía a las montañas de los Cárpatos. Su tecnólogo jefe de 70 años, Volodymyr Koltsov, está atrapado en un pueblo rodeado de tanques rusos. En este punto, Souslenskii duda de que su negocio sobreviva.

“Quiero decir, es una completa desesperación. Algo que hemos pasado años de nuestras vidas construyendo. Solo, ya sabes, desapareció en días”, dice Souslenskii, de 39 años, cuya compañía produce nanopartículas patentadas de plata, cobre y bismuto que solo una docena de otras compañías en el mundo pueden fabricar. Recientemente había lanzado ventas internacionales después de más de dos décadas de desarrollo.

Sus trabajadores abandonaron Kharkiv después de que la ciudad fuera atacada. “No podíamos enviar ni siquiera productos que ya habíamos fabricado”. En el suroeste de Kiev, Vlad Bazarov está sentado en su habitación de la casa de su familia con las cortinas cerradas mientras los misiles rusos sacuden la ciudad. Para el joven emprendedor, la guerra ha asfixiado un negocio que estaba en pleno apogeo.

*Con información de Forbes España y Forbes US.

loading next article