Forbes Argentina
guerra-ucrania-internet-1
Today

Así trabajan los ingenieros ucranianos para que funcione Internet pese al bombardeo

Thomas Brewster

Share

En los escombros de las ciudades ucranianas bombardeadas, los técnicos arriesgan sus vidas para mantener el país en línea. Su gobierno los llama los "héroes ocultos" de la guerra.

23 Marzo de 2022 08.28

El 11 de marzo, en la ciudad de Okhtyrka, en el noreste de Ucrania, los misiles rusos alcanzaron un centro clave de Kyivstar, el mayor operador de Internet y telefonía móvil del país, con 20 millones de clientes en un país de 41 millones. Fue uno de los ataques más precisos de Rusia, y cortó el servicio telefónico de la ciudad. Okhtyrka, una ciudad de casi 50.000 habitantes antes de la guerra, ya había sufrido ataques contra una central eléctrica y edificios residenciales. Ahora, muchos habitantes no podían hacer algo que durante mucho tiempo habían dado por sentado: una llamada telefónica.

Kyivstar tenía un problema. Sus empleados en la zona ya estaban trabajando en el restablecimiento de las líneas en otras partes de la región sitiadas. Recurrieron al personal de la ciudad de Poltava para que acudiera en su ayuda.

La empresa esperaba que el corredor oficial de entrada y salida de Okhtyrka -acordado por Ucrania y Rusia para permitir la entrada de ayuda humanitaria y la salida de los evacuados- permitiera a los técnicos ponerse a trabajar. Sin embargo, el bombardeo ruso no había cesado. Tampoco detuvo a los ingenieros, que se adentraron en la ciudad, donde descubrieron que el lugar donde las máquinas de la compañía dirigen las conexiones de internet y teléfono -llamado estación de nodo- había sido destruido. Eso significaba que todas las estaciones base de la ciudad tenían que ser cambiadas a un nuevo nodo. A pesar de la amenaza de nuevas huelgas, Okhtyrka recuperó su red telefónica. Cuando Volodymyr Lutchenko, director técnico de Kyivstar, describió la operación para FORBES, informó no sólo de las tareas que habían realizado los ingenieros, sino también sobre si el equipo había sobrevivido.


Héroes ocultos


"Gracias a la rápida actuación de nuestro personal, conseguimos restablecer el trabajo de once estaciones base de Kyivstar", dice Lutchenko. "Los especialistas regresaron con éxito a Poltava, vivos, ilesos y satisfechos con su resultado". (Forbes no pudo verificar de forma independiente la narrativa, aunque fue descrita previamente por otros empleados de Kyivstar en las redes sociales).

Puede que Elon Musk haya proporcionado Internet gratuito desde el espacio a través de sus satélites Starlink, que decenas de miles de ucranianos están utilizando, pero en el planeta Tierra, los ingenieros de redes se aventuran en las zonas de guerra para arreglar los cables y las estaciones base en los minutos y horas posteriores a que hayan sido dañados por las bombas rusas. El trabajo se ve obstaculizado no sólo por los toques de queda, la escasa luz, el mal tiempo, los cables quemados y los bastidores de servidores atacados, sino también por la amenaza casi constante de ser asesinados por la guerra. El gobierno ucraniano ha aclamado a los ingenieros del país como los "héroes ocultos" del conflicto.


Sin conexión


A principios de este mes, en Kharkiv, muy cerca de Okhtyrka, dos técnicos que trabajaban para Lifecell, el tercer proveedor de telecomunicaciones del país, estaban acurrucados sobre una tapa de alcantarilla. La ciudad está sitiada desde el comienzo de la guerra, y los hombres, rodeados de coches bombardeados, edificios ennegrecidos por el humo y vigas de acero que se astillan como huesos rotos, trabajaban para arreglar las conexiones de fibra óptica dañadas por el armamento ruso.

A cientos de kilómetros al oeste, el director de Lifecell para la región de Kharkiv, Volodymyr Poltavchenko, es el encargado de organizar a distancia a los ingenieros. Desde su oficina puede ver qué estaciones han sido dañadas, hasta qué routers o conmutadores no funcionan. Así puede decidir qué puede salvarse, qué no, y qué equipo se necesita para que los datos sigan fluyendo en Kharkiv. El mejor momento para sacar a los ingenieros es por la mañana, una vez que las bombas se han detenido, una «ventana de tiempo en la que es bastante seguro», explica Poltavchenko. Cuando es necesario, los ingenieros van acompañados de escoltas armados de las Fuerzas Armadas de Ucrania o de las Fuerzas de Defensa Territorial, en caso de asalto terrestre, según Lutchenko de Kyivstar. Los informáticos no llevan armas, asegura.

«Todos los días, después de cada ataque, intentamos restablecer nuestras estaciones base y nuestros servicios para los ciudadanos», dijo Bohdan Kashyntsev, jefe de la unidad de conectividad a Internet de Lifecell, al lado de su colega, ambos sonando decididos, estoicos, con un aspecto más fresco del que cabría esperar para los ciudadanos de un país que acaba de verse envuelto en la guerra europea más importante desde 1945. De sus ingenieros, Kashyntsev dice: "Son algo así como los médicos, no están tratando a alguien, pero están apoyando a la gente".


De competir a trabajar unidas


Donde antes había en Ucrania empresas de telecomunicaciones que competían entre sí y cuyo afán de lucro alimentaba el deseo de quitarse el negocio unas a otras, ahora no sólo comparten las redes sino también el personal. En esencia, no hay operadores independientes en tiempos de guerra en Ucrania. Las empresas, en particular Kyivstar, Vodafone y Lifecell, se ayudan mutuamente a reparar las estaciones base bombardeadas y permiten que los clientes se trasladen sin problemas a la red de otro operador en caso de que se caiga la que tienen contratada.

Según Kashyntsev, la ayuda externa proviene de los principales proveedores de redes, ya sea Ericsson, el proveedor sueco de equipos de telecomunicaciones, o su rival Huawei, la empresa china que vio dimitir a dos miembros no ejecutivos del consejo de administración de Reino Unido en las últimas semanas por la decisión de la empresa de no condenar la invasión rusa. (En el momento de la publicación, Huawei no había comentado qué ayuda estaba prestando a las empresas ucranianas).

La razón por la que los ingenieros permanecen en lugares como Mariupol y Kharkiv, donde las tragedias son cada día más desgarradoras y los proyectiles rusos matan cada vez a más personas, es sencilla: la verdad, dicen. «Lo primero que hace el ocupante en los territorios ocupados es establecer su 'emisión zombi», asegura Lutchenko, de Kyivstar. «Por eso, el acceso a Internet y a la información veraz es vital en la situación actual». Como dice Kashyntsev, si los ucranianos tienen acceso a tantas fuentes de información como sea posible, pueden decidir «qué es verdad y qué es una noticia falsa«.


Apoyar al país y las familias


También están motivados porque, como muchos otros en Ucrania, sienten la necesidad de hacer su parte por su país, dijo Kashyntsev, cuya esposa e hija fueron evacuadas a Polonia. "Intentan defender sus ciudades... con su red de defensa", dice. Algunos no pueden dejar a sus padres ancianos u otros miembros de la familia que necesitan cuidados, añade. Luego está la simple explicación de que las redes permiten a las familias mantenerse en contacto, que las conexiones de Internet y el teléfono suelen significar una conexión humana.

Para algunos ingenieros de telecomunicaciones, el trabajo constante es una distracción, explica Kashyntsev, señalando que ya nadie en el país tiene un fin de semana. "Nos ayuda a pensar un poco más en positivo porque no tenemos mucho tiempo para seguir las noticias", asegura.

Para tratar de garantizar su seguridad cuando manipulan la red desde lejos, los ingenieros trabajan desde sótanos o refugios antibombas, colocados en los meses anteriores a la invasión rusa. Sus empleadores les proporcionan alimentos y agua. Las empresas de telecomunicaciones que han hablado con FORBES no han informado de que haya habido heridos o víctimas mortales.


¿Rusia se alegra?


Existe la teoría de que Rusia se alegra de que las redes ucranianas de telefonía móvil e Internet sigan funcionando, ya sea para recopilar información o porque sus soldados necesitan utilizar las resistentes redes ucranianas para informar a sus hogares. «Es posible que lo utilicen en beneficio de su propia inteligencia», dice un funcionario de inteligencia de un país aliado de Ucrania en una sesión informativa con periodistas de Reino Unido el pasado viernes. "Siempre tendrás lo que llamaríamos una evaluación de ganancias y pérdidas de inteligencia en una operación. Y puede ser que sientan que la inteligencia que obtienen de su acceso a esas capacidades sea más valiosa para ellos que la interrupción".

Estas preocupaciones son una de las razones por las que Kashyntsev cree que el uso de aplicaciones hechas por los rusos podría ser un riesgo, ya que podrían captar lugares que los agentes del Kremlin podrían utilizar para guiar sus ataques. Pero, añade el funcionario, está claro que los ucranianos han demostrado una notable resistencia en el mantenimiento de sus redes de Internet, "un área en la que ponen una cantidad significativa de esfuerzo".

Tanto si Rusia está explotando realmente las redes adaptables de Ucrania como si no, sigue siendo cierto que la capacidad de recuperación de Ucrania va más allá de sus militares y sus dirigentes políticos y se extiende a la gente de a pie, como los trabajadores informáticos que mantienen las líneas de información abiertas y fluyendo dentro y fuera de Ucrania.

loading next article