Forbes Argentina
Elon Musk.
Millonarios

Elon Musk enfrentará todos estos dramas luego de abrir su planta de Tesla en Alemania

Alan Ohnsman

Share

22 Marzo de 2022 10.45

Elon Musk parece aliviado de que la fábrica de Tesla, construida en 165 hectáreas de terrenos anteriormente boscosos cerca de Berlín, finalmente empiece a producir las piezas del Model Y para Europa. Pero el momento es complicado, ya que la invasión rusa a Ucrania aumenta los costos de los materiales para las baterías de Tesla, la escasez mundial de chips continúa y los escasos suministros de agua de la zona amenazan con frenar las grandes ambiciones del magnate para su planta.

Emocionado de entregar los primeros coches fabricados en Giga Berlin-Brandenburg mañana!", dijo el multimillonario a través de su cuenta de Twitter ayer, lunes. "Hace una gran diferencia en la eficiencia del capital para localizar la producción dentro de un continente".

Tesla espera construir eventualmente 500.000 vehículos eléctricos al año y paquetes de baterías en la planta; pero por ahora estará a merced de la cadena de suministro y otros problemas que escapan al control de Musk.

 El magnate advirtió el pasado mes de enero que "la cadena de suministro seguirá siendo el limitador fundamental de la producción en todas las fábricas" y que "aunque la situación es mejor que la del año pasado, la escasez de chips sigue siendo un problema". Ahora, la guerra y el agua necesaria para las operaciones de la planta se suman a los problemas ya existentes.

La autoridad del agua en la región alemana de Brandenberg finalmente dio luz verde a Tesla para abrir, pero expresó su preocupación sobre el crecimiento futuro de la planta, ya que la situación del agua "sigue siendo tensa" en el área. “Esto significa: no habrá más desarrollo en el área de la asociación sin la aprobación de fondos adicionales de las autoridades estatales”, señala un comunicado de la Wasserverband Strausberg-Erkner.

A pesar de los obstáculos, la planta alemana debería convertirse en un activo clave para Tesla en Europa y ayudar a cumplir el objetivo de Musk de aumentar su volumen de ventas en un 50 % anual. También modera la creciente dependencia de China de la compañía, que el año pasado se convirtió en su mayor fuente de producción y ganancias. El mercado de vehículos eléctricos más grande del mundo ofrece menores costos de mano de obra y piezas para la planta de Tesla en Shanghái, pero el gobierno autoritario de China y las relaciones cada vez más tensas con EE UU también son una fuente potencial de riesgo para una empresa que carece de una huella de producción global diversa.

"La burocracia y los dolores de cabeza» retrasaron la apertura, pero «no podemos enfatizar la importancia de la producción de Giga Berlin para el éxito general de la huella de Tesla en Europa y en el mundo", explicó Dan Ives, analista de acciones de Wedbush Research este lunes. “La logística actual del Cubo de Rubik de producir automóviles en China en Giga Shanghai y entregarlos a clientes en toda Europa no era una tendencia sostenible. La fábrica de Berlín, con potencial para expandir esta fábrica a la producción de 500k vehículos anualmente -con el Model Y al frente- durante los próximos 12 a 18 meses, es clave para Tesla”.

“La logística actual del Cubo de Rubik de producir automóviles en China en Giga Shanghai y entregarlos a clientes en toda Europa no era una tendencia sostenible”, Dan Ives, analista de Wedbush Securities

“La logística actual del Cubo de Rubik de producir automóviles en China en Giga Shanghai y entregarlos a clientes en toda Europa no era una tendencia sostenible”, Dan Ives, analista de Wedbush Securities

La demanda de litio, cobalto, níquel y otras materias primas necesarias para las baterías de los vehículos eléctricos ha aumentado durante el último año, y el precio del níquel ha subido inusualmente este mes debido a las preocupaciones sobre el suministro del metal desde Rusia. Tesla, como el principal productor de vehículos eléctricos, se ve directamente afectado por eso, lo que puede ser la razón por la cual la compañía acaba de subir los precios de sus vehículos en EE UU y China. 

Dado que el Model Y cuesta al menos US$ 62.000 sin impuestos tanto en EE UU como en Alemania, su precio lo mantiene en el mercado de vehículos premium lucrativo pero de menor volumen. Musk ha dicho que Tesla tiene la intención de comenzar a introducir vehículos con baterías de fosfato de hierro y litio más baratas, lo que podría mejorar la asequibilidad de la marca.

El impacto económico de la guerra en Ucrania va mucho más allá de Alemania y Tesla, y es probable que afecte la producción mundial de automóviles, según los pronósticos de S&P Global Mobility. Este año, la producción global de automóviles en general puede ser de 81,6 millones de unidades, por debajo de la expectativa anterior de S&P de 84,2 millones, y la mayor parte de la disminución se producirá en Europa. “En 2022, se eliminarán 1,7 millones de unidades solo en Europa, lo que incluye en términos generales poco menos de 1 millón de unidades de la pérdida de demanda en Rusia y Ucrania”, dijo el investigador de la industria, citando también el impacto de los suministros de semiconductores y los costos de las materias primas.

Si bien estos podrían disminuir con el tiempo, el agua es una preocupación a largo plazo para Giga Berlin, según el analista de acciones de Deutsche Bank, Emmanuel Rosner. “El fabricante de vehículos eléctricos deberá proporcionar evidencia del uso apropiado del agua y el control de la contaminación del aire para aumentar realmente el volumen”, dijo en una nota de investigación. Tesla tiene acceso a suficiente agua para expandirse a 500.000 unidades de volumen anual, pero “necesitará permisos de extracción adicionales para expandir aún más su capacidad en el futuro”.

Aun así, abrir la planta en Alemania es un gran logro para Musk, dijo Matthias Schmidt, cuya consultoría rastrea el mercado automotriz europeo. “Para darle crédito a Tesla, incluso si el proyecto llega un año más tarde de lo planeado, eso sigue siendo un salto cuántico en términos del ritmo de construcción alemán, donde todavía se pueden ver máquinas de fax alineadas en algunos edificios de oficinas y sin acumular polvo”.

Nota publicada en Forbes US.

loading next article