Forbes Argentina
despegar logo
Negocios

Josefina Schaer, de Despegar: "El programa PreViaje influyó en la reactivación del turismo"

Agustín Jamele

Share

La gerenta de Comunicación y Sustentabilidad de Despegar dialogó con Forbes Argentina sobre la sustentabilidad en la empresa, los programas de capacitación, el PreViaje y las expectativas por el fin de semana de Carnaval.

17 Febrero de 2022 12.53

La pandemia del coronavirus provocó que muchas empresas interrumpieran sus actividades por tiempo indefinido. Ese freno generó incertidumbre en las compañías aunque muchas de ellas también aprovecharon ese tiempo para pensar cómo potenciar ciertos aspectos de la organización y qué perspectivas nuevas podían afrontar. 

Una de las empresas argentinas que transitó ese proceso fue Despegar, dedicada a la industria del turismo. “El 2020 fue un año particular para la industria del turismo y para todos en general. Esa contingencia, tanto a nivel de los pasajeros como en la industria, nos hizo repensar nuestro lugar en el largo plazo”, cuenta Josefina Schaer, gerenta de Comunicación y Sustentabilidad, a Forbes Argentina. Además, la directiva dio su mirada sobre el programa Previaje, la reactivación del sector durante el verano y el fin de semana largo de Carnaval.

-¿Qué aspectos relacionados a la sustentabilidad abordaron?

-El año pasado hicimos nuestro primer informe de sustentabilidad corporativa en función de 2020. Es inaugural y tiene como objetivo agrupar a toda la empresa. Porque hubo iniciativas previas pero quizás eran miradas fragmentadas de cada sector y ahora es más abarcativo de todas las áreas. Hay desde esfuerzos para la reducción de plásticos dentro de la compañía hasta incentivos para el uso de bicicletas.

Josefina Schaer, Gerenta de Comunicación y Sustentabilidad de Despegar.

-¿Qué faltaba unificar? 

-Sentíamos que estábamos haciendo algunos esfuerzos aislados y que había que juntarlos porque era todo dentro de la misma empresa y con intereses similares. El 2020 fue un año particular para la industria del turismo y para todos en general. Esa contingencia tanto a nivel de los pasajeros como en la industria nos hizo repensar nuestro lugar en el largo plazo. Hubo espacio para pensar qué estábamos haciendo, qué potenciar y qué perspectiva tenemos nosotros como agencia para contarles a nuestros clientes y al mercado. 

-Aprovecharon esos meses que fueron complicados?

-Fue un parate obligado. Sobre todo para la venta pero más allá de eso hubo mucho trabajo y nos dejó esta forma de pensar. 

-¿Qué respuesta encontraron de parte de los empleados?

-Fue una sorpresa porque teníamos la hipótesis de que este tipo de políticas iban a ser bien recibidas por la población de Despegar pero fue superador. Pensando en cosas para este año y el que viene tanto para dentro de la empresa como para los productos que ofrecemos para los usuarios y nuestros partners. Nuestro propio equipo empujó para ofrecer productos distintos.  

El repunte del turismo mejoró los ingresos de Despegar

- Cuando incluís a los usuarios, ¿a qué te referís?

Estamos tratando de investigar y entender qué es lo que más valoran los usuarios para ajustar y ofrecer una propuesta de valor personalizada para cada uno de ellos. Buscar la propuesta de valor adecuada en términos de sustentabilidad a largo plazo que buscamos para la industria. Creemos que el peor momento de la pandemia ya pasó y esto nos posiciona bien de cara al futuro. 

-¿Se puede dar algún ejemplo?

-Estamos explorando qué tipo de información es valorada por los usuarios. Esto lo armamos y una idea es poder ponerlo en un mail de posventa. Justo estamos en ese proceso de saber qué valoran y en qué momento pero puedo dar un ejemplo. Algunos alojamiento logran certificaciones de sustentabilidad responsable y pensamos destacar eso en la publicación para que los usuarios al elegir puedan ver con claridad los lugares que hicieron ese proceso. Son certificación que dan organismos como la Unesco y queremos destacar eso para que las personas lo sepan. 

-¿El sector en general piensa más en la sustentabilidad ahora?

-Creemos que la pandemia fue un momento de reflexión en general y el sector del turismo no escapó a eso. Hoy se piensa más en si una ciudad puede soportar una determinada cantidad de visitantes o si eso genera un efecto negativo por tener mayor capacidad de lo que se debería. 

Despegar ofrece programas de capacitación interna y externa a la empresa

-La empresa tiene programas de capacitación. ¿Cómo son?

-Tenemos dos programas. Por un lado está Capacitar para Despegar, que lo hacemos hace poco. Nuestra principal ventaja competitiva como empresa es el talento de las personas que trabajan acá. Cualquier acción de voluntariado tenía que estar en línea con esto y por eso la capacitación en Argentina se pensó principalmente en tecnología. Por eso armamos una especie de “escuela de desarrolladores” y tuvimos dos camadas en el Barrio 31. En la pandemia eso quedó en stand by porque no encontramos un formato virtual para poder hacerlo bien pero seguimos con ese espíritu de capacitar en ese tipo de habilidades para el empleo en general, no solo para Despegar. 

-¿Y el segundo?

-Por otro lado, tenemos un programa que es para futuros empleados. Se llama Jóvenes de Alto Vuelo y empezó en 2013. Es un programa de capacitación para cuando entran a trabajar en Despegar. Así, los primeros tres meses los dedicamos a eso. Ya pasaron más de 250 desarrolladores que hoy son parte de la empresa y muchos de ellos hoy son tutores también. Al principio eran chicos egresados de colegios técnicos y hoy vemos gente que quizás está en cuarto o quinto año de ingeniería. 

Bariloche, el destino más elegido en PreViaje.

-¿Hay mucho interés por la parte de programación?

-Notamos más interés, sobre todo en cursos de tecnología. Siempre es una noticia cuánto gana un desarrollador o cuántas personas se necesitan para cubrir los puestos vacantes en esa industria. Toda esa información es recogida por estudiantes. En el programa Jóvenes de alto vuelo, durante la última camada en 2021 había lugar para 20 o 25 personas y se postularon 4500. Y dos personas rindieron sus exámenes muy por arriba del promedio y los contratamos directamente. Al principio eso no pasaba y se nota que ahora ya hay otro tipo de profesionalización. 

-¿Pasa lo mismo en el otro programa?

En los voluntariados hay mucho interés también por la tecnología, ganas de superarse y aprender. También son personas que en muchos casos hicieron módulos relacionados a eso. Personas que pasaron por programas como Codo a Codo por ejemplo. 

-Más allá de las habilidades técnicas, ¿qué importancia le dan a las llamadas “habilidades blandas”?

-Es súper importante. Las carreras de base y trayectorias de tecnología también lo son porque si no sabes matemática es difícil desarrollarse en la industria, por ejemplo. Pero más allá de las habilidades interpersonales, también hay una que es principal en Despegar que es aprender del error. Incentivamos mucho a tomar riesgos porque somos una empresa que desarrolla productos y soluciones que todavía no existen. Si hay un error, se aprende de ese proceso y se sigue adelante pero no se piensa en quién se equivocó. 

Córdoba, otra de las provincias elegidas para vacacionar durante el verano.

-Hace poco firmaron un acuerdo con la ONU. ¿De qué se trata?

-Firmamos un compromiso con la ONU que es un pacto de desarrollo sostenible. El objetivo es pensar en la sustentabilidad como algo transversal en relación a todos los temas que venimos hablando. Es positivo porque nos ayuda a pensar y trabajar en base a las experiencias de otras empresas y es un desafío que nos motiva. 

-¿Miran lo que hacen otras empresas?

-Sí, totalmente. Creemos en esto de mirar a los demás y ver qué puede resonar bien en nuestro negocio y ojalá que también nos vean. Fuimos los primeros en hacer varias cosas y estamos encantados de ir rompiendo el status quo y traer nuevas cosas a la mesa.

-¿Cómo está el sector hoy en día?

-La reactivación se notó. En Argentina influyó mucho el programa Previaje porque incentivó a las personas. Además, había mucho deseo por viajar y el programa supo incentivar eso. Ciudades como Bariloche, Ushuaia e Iguazú fueron los destinos más elegidos. También la costa. Lo que sí puedo decir de la reactivación por lo que sabemos y aprendimos en estos meses es que la recuperación no tiene una determinada forma y probablemente en 2022 siga igual. 

Las Cataratas del Iguazú, otro de los destinos preferidos por los argentinos.

-¿Cómo es eso?

-No se notó como una línea recta hacia arriba sino que tuvo picos y caídas. Un ejemplo es la variable Ómicron, porque veníamos bien y cuando surgió se cayó de nuevo por contagios más que nada, no tanto por cierres o cancelaciones. Pero creemos que con la  dinámica de las vacunas y el relajo de restricciones se va a avanzar. Pero tenemos el ejemplo de Ómicron y algo así puede volver a pasar. Esperamos seguir en la senda de la recuperación en 2022, aunque no sabemos cómo exactamente, y que en marzo del 2023 ya estemos en una actividad completa.

-¿Va a seguir el Previaje?

-Todavía no sabemos demasiado. Sí sabemos que va a ser distinto al Previaje 1 y 2, que definitivamente fueron positivos para la industria y para los viajeros. Mucha gente que pudo viajar con un incentivo importante para usar en varios eslabones de la cadena turística. Ojalá que se pueda hacer y entiendo que se va a focalizar en algunos destinos y temporadas. 

-¿Cómo viene el fin de semana largo de Carnaval?

-La verdad que muy bien. Es el último fin de semana largo del verano y en principio notamos que no cambiaron tanto las preferencias y siguen siendo las mismas que mencioné antes. Se agregan otros destinos también como Jujuy más apalancados en que cuentan con tradiciones dentro del Carnaval y eso hace que tengan mucha demanda. Y también la costa que siempre está entre los principales.

loading next article