Forbes Argentina
getty-2
Negocios

Joe Montana es el mejor mariscal de campo de todos los tiempos (de las inversiones)

Forbes Digital

Share

04 Marzo de 2020 11.23

El legendario quarterback de los San Francisco 49ers no sólo marcó un antes y un después en el fútbol americano sino que es un jugadorazo a la hora de invertir en startups. 

Con menos de un minuto restante en el juego de campeonato de la NFC de 1981, las probabilidades no se veían bien para los San Francisco 49ers de Joe Montana. Posteriormente siguieron a los temibles Dallas Cowboys por seis puntos cuando el mariscal de campo rodó a su derecha, perseguido por un escuadrón de defensores, incluido Ed “Too Tall” Jones quien mide 2.06 metros. A pesar de esto, Montana mantuvo la calma, perdiendo a Jones con una bomba falsa antes de lanzar una espiral hacia el cielo gris por la parte más profunda de la zona de anotación, donde el fútbol aterrizó en las manos extendidas del ala cerrada Dwight Clark para poner a los Niners adelante para siempre.

Gracias a esa jugada singular, ahora conocida por los fanáticos del fútbol como “The Catch”, San Francisco ganó el Super Bowl, el primer paso de Montana hacia un récord perfecto de cuatro por cuatro en el juego más grande de la NFL. Ganó tres MVP del Super Bowl y no lanzó una sola intercepción en 122 intentos de pase en el camino. Y, sin embargo, Montana considera su posterior regreso de una lesión en 1986 como quizás su logro más digno bajo presión en el campo. Luego de cincuenta y seis días luego de su cirugía para reparar un disco roto en la espalda, se enfrentó a los linieros del doble de su tamaño y lanzó 270 yardas y tres touchdowns, lo que llevó a los 49ers a una victoria 43-17 sobre los Cardenales.

“Simplemente no sabía hasta dónde podría a aguantar, había perdido mucho peso, pesaba 84 kilos, nunca había estado tan delgado”, dice Montana, quien continuó jugando hasta 1994.

Varios años después de anunciar su retiro, Montana ingresó al mundo del capital de riesgo. El miembro del Salón de la Fama actualmente divide su carrera en la toma de decisiones en dos ámbitos: el campo de fútbol y el mundo de la inversión. Él dice que su mejor desempeño posterior en el último reino se produjo durante un evento con el gurú de inicio Ron Conway, un viejo amigo del circuito filantrópico de San Francisco, hace varios años.

Conway le dijo a Montana, “entra a otra habitación y no te vayas, ya voy”, regresó minutos más tarde con lo que podría interpretarse como un consejo, desafío u orden directa: “vas a escribir el cheque más grande que hayas hecho personalmente”.

Montana recuerda ese momento como el de mayor presión y también como el cheque más grande que ha escrito. “No diré la cantidad, pero fue grande, fue monumental”.

Montana se ha transformado silenciosamente del mariscal de campo más famoso de San Francisco en un jugador clave en la lucrativa colisión entre Silicon Valley y el mundo del entretenimiento.

Durante la última década se ha visto a los mejores atletas, artistas y actores convertir su fama en una riqueza generacional tras afianzar acuerdos tradicionales de patrocinio y comprar porciones de nuevas empresas tecnológicas desde Airbnb hasta Robinhood (aplicación de comercio libre que permite intercambiar acciones, fondos y criptomonedas). Las superestrellas, incluidas Ashton Kutcher, Kevin Durant y Serena Williams (quienes han aparecido en la portada de Forbes durante los últimos cinco años por su destreza de inversión) han forjado sus propios fondos.

Actualmente, las empresas de capital de riesgo de Estados Unidos están invirtiendo alrededor de USD$ 100 mil millones en nuevas compañías con la esperanza de encontrar el próximo “unicornio”.

Históricamente, las instituciones gigantescas han sido las únicas con acceso fácil a tales compañías, aparte de un puñado de inversionistas individuales de alto patrimonio. Sin embargo, artistas, actores y atletas de primera línea están aprovechando su fama para convertirse en profesionales en la bonanza. Esto significa la culminación de un cambio de décadas en el que los artistas han pasado de ser trabajadores asalariados (a menudo explotados por jefes adinerados) a propietarios de carteras de inversión diversificadas, teniendo la oportunidad de controlar sus propios futuros financieros.

“Obtenemos este dinero a una edad tan temprana que deberíamos tomarnos el tiempo para aprender y comprender cómo hacer que los fondos funcionen para nosotros, en lugar de trabajar por el dinero, debemos hacer su debida diligencia y comprender en qué se está invirtiendo”, explicó Bobby Wagner, linebacker de los Seattle Seahawks, quien fue un destacado de la lista 30 menores de 30 de Forbes, de 2020, debido a su éxito en el campo y como inversionista.

Durante los días de juego de Montana, sus compañeros 49ers intercambiaban selecciones de acciones e ideas inmobiliarias. Algunos atletas emprendedores aprovecharon su proximidad a los corredores de poder de Silicon Valley, especialmente luego de la jubilación. Dos de los ex compañeros de equipo de Montana en San Francisco, el defensa Ronnie Lott y el liniero Harris Barton, comenzaron un fondo en 1999 llamado Champion Ventures. Inicialmente recaudaron USD$ 40 millones para invertir directamente en los fondos de inversión de empresas como Sequoia y Greylock. En 2003, Montana se unió a Barton y Lott, por lo que la compañía cambió su nombre a HRJ, para unificar los nombres del trío de fútbol.

Ashton Kutcher, Serena Williams y Kevin Durant han aparecido en nuestra cobertura de los últimos años gracias a la gran cantidad de inversiones inteligentes que han realizado.

Cuando Montana se retiró de HRJ en 2005 para pasar más tiempo con sus hijos Nate y Nick (quienes estaban iniciando sus propias carreras de quarterback en la secundaria y la universidad) los socios de Joe no lograron despegar el negocio sin él ,como los 49ers (su reemplazo, Steve Young, llevó al equipo a una victoria en el Super Bowl en 1995). A pesar de que Barton y Lott tenían 2.4 mil mdd bajo administración en 2008, con una lista de clientes que van desde la leyenda del béisbol Barry Bonds hasta el Fondo de Socorro y Jubilación de los Bomberos de Houston, la empresa adoptó un enfoque arriesgado y poco ortodoxo. La mayoría de los fondos recaudan dinero de los inversores antes de invertirlo en las empresas, sin embargo, HRJ hizo compromisos antes de cobrar efectivo. Cuando los mercados crediticios se agotaron durante la crisis financiera, HRJ no pudo cubrir sus apuestas y cayó en picada hasta que una empresa suiza compró sus activos en 2009.

Mientras tanto, los hijos de Montana terminaron sin seguir la carrera estrella de su padre en la NFL, Nate se interesó por otras opciones de carrera, por lo que Joe comenzó a llevarlo a los eventos de Y Combinator (empresa que financia startups nuevas para atraer inversionistas) presentados por Ron Conway. Ahí, se encontrarían con la gran masa de fundadores de compañías y Montana comenzaría a tomar notas sobre el enfoque de Conway con los empresarios antes de invertir. En 2015, Nate (hijo de montana) eventualmente se dio cuenta cómo un empleado nuevo en la startup de monitoreo de redes sociales llamada Niche, compró la empresa Twitter por millones de dos dígitos.

Casi al mismo tiempo, Conway le sugirió a Joe que comenzara un fondo propio. Un amigo en común le presentó a Michael Ma (en ese entonces recién graduado de Yale) quien había vendido su startup de revisión de negocios local, TalkBin, a Google durante 2011. Finalmente, agregaron como tercer fundador a Mike Miller (alumno de Y Combinator cuya startup de datos Cloudant fue comprado por IBM en 2014). Luego de pasar poco más de un año en Twitter, Nate Montana se unió.

“Joe apreció lo honesto que fui. Recuerdo que gran parte de esa conversación inicial fue sobre plantear ideas y opciones, sin embargo llegamos a la conclusión de que se puede ganar mucho, administrando muy poco dinero, por lo intentamos algo un poco diferente, explica Ma.

En 2015, Montana, Ma y Miller comenzaron su fondo de etapa inicial con una especie de prueba, trabajando juntos sin recibir salario para ver si les gustaba la dinámica. Rápidamente se dieron cuenta de que habían encontrado una combinación ganadora: Ma y Miller trajeron su conocimiento emprendedor y sus conexiones con el Combinador Y, mientras que Montana contribuyó con una sensación de negocios con un índice de referencia inigualable. Entonces lanzaron su propia firma, Liquid 2 Ventures, un guiño irónico a la naturaleza decididamente líquida de sus inversiones.

A lo largo de su carrera, Montana sería invitado a inversiones prometedoras por conocidos del Área de la Bahía. Por ejemplo, el multimillonario Sequoia Doug Leone, fue uno de los grandes peces gordos de Silicon Valley que entrenó a los hijos de Montana en las ligas menores. “Ese es el tipo de relaciones que debía tener. Sin duda, mejores inversionistas que entrenadores, pero fue entretenido verlos en acción, dice el mariscal de campo. En un caso, el inversionista multimillonario John Doerr de Kleiner Perkins (firma estadounidense de capital de riesgo) entró en la oficina de Montana, interrumpiéndolo en medio de una reunión para contarle sobre una inversión de arranque caliente. Montana fue cuestionado: ¿Ustedes quieren entrar? Tengo un evento por venir”.

Los fundadores de Liquid 2 se dieron cuenta de que tenían una gran oportunidad de compañía en el mundo de las semillas, que en 2016 contaba con unos 200 fondos lanzados, sin embargo con Montana tenían la ventaja de poder agregar un valor extra, que es más valioso más que el dinero que invirtió. No importa lo concurrida que esté la ronda de una startup, siempre parece haber espacio para un miembro del Salón de la Fama de la NFL.

A los fundadores les encantó lo fácil que podía hacer presentaciones para ellos. En una ocasión, la compañía de cartera llamada TrueFacet (un mercado de joyería en línea) necesitaba un enlace con American Express; Montana, quien acababa de dar una charla en la oficina de la compañía, lo hizo posible. En otra oportunidad, la startup de redes sociales GameOn (enfocada en el deporte) necesitaba una introducción con Snoop Dogg, no hubo problema: Montana lo conocía de los campamentos de fútbol a los que asistían sus hijos y logró que el rapero se convirtiera en inversionista.

“Siempre me gusta cada vez que hablo con los fundadores porque nunca sabes cuándo podrías necesitar el impulso adicional que solo un tipo de celebridad o figura deportiva te puede aportar”, dice Ma.

En solo unos años, el Liquid 2 de Montana ya ha logrado algunos touchdowns propios. En 2016, Uber adquirió una empresa de cartera llamada Geometric Intelligence; otros dos, la herramienta de desarrollo de software GitLab y la startup de entrega de alimentos Rappi, empresas que actualmente son unicornios. Para 2017, Liquid 2 estaba entre los diez fondos semilla más activos de Estados Unidos, según Ma.

De acuedo con un estudio reciente de Verve Search (agencia de SEO y divulgación con sede en Londres), Montana ha realizado más inversiones que los siete financiadores de celebridades y su gasto en parece uno de los más inteligentes. Poco después de dar el paso hacia la época de la Serie A de la primavera de 2011 de la startup, que llegó con una valoración de USD$ 40 millones, Kutcher?s A-Grade y Andreessen Horowitz se apilaron, empujando la valoración  al territorio de nueve cifras. Después de una OPV (oferta pública de venta) durante noviembre, la compañía cuenta con una capitalización de mercado de USD$ 10 mil millones.

Cuando se analizan todos los números, surge la siguiente interrogante ¿Montana cree que el capital de riesgo es más lucrativo que el deporte profesional? “Bueno, si  hoy estuviera jugando, tal vez no, sin embargo hoy me mantengo en otro juego”, dice Montana.

Por Zack O'Malley Greenburg

*Fragmento del libro Cómo un grupo de actores, artistas y deportistas hackearon Silicon Valley.