Forbes Argentina
-
Negocios

El error de US$ 100 millones de Trump: cómo retener la propiedad de sus hoteles le costó una fortuna al presidente

Forbes US

Share

Las consecuencias de su feroz campaña le jugaron una mala pasada a Donald Trump. Tal es así que sufrió una caída importante en su imagen al asumir y, además, comenzó a "fallar" en algo en lo que siempre se destacó: los negocios. ¿Qué hizo para revertir esta tendencia?

23 Septiembre de 2020 10.18

Washington DC está lleno de monumentos a los presidentes, pero ninguno como el Trump International Hotel, al final de la calle de la Casa Blanca. Una botella de chardonnay de la bodega Trump en Virginia cuesta US$ 68, una fuente de mariscos llamada Trump Tower, que incluye una langosta insignificante y una docena de ostras y almejas, cuesta US$ 120 dólares. Y una hamburguesa cuesta US% 26. ¿Lo único gratis en el menú? El cóctel omnipresente de dinero y poder, que cualquiera puede absorber simplemente mirando alrededor del vestíbulo.

Los ingresos en el nuevo hotel alcanzaron casi US$ 6 millones en enero de 2017, el mes de la inauguración de Trump, aproximadamente el doble de las expectativas internas. La empresa obtuvo una ganancia mensual de US$ 1,6 millones. Además de todo el dinero proveniente directamente de los amigos multimillonarios de Trump (el magnate de Las Vegas Phil Ruffin gastó $ 18,000 por noche en una suite), se informa que US$ 1.5 millones fluyeron del 58 ° Comité Presidencial Inaugural, el grupo que había recaudado dinero de los partidarios de Trump para las festividades de la semana. Según esos números, al menos el 25% de los ingresos que generó el hotel de Trump en enero de 2017, su primer mes en el cargo, provino de los propios donantes políticos de Trump. Vale la pena ser presidente.

El 24 de julio, tres años después de la apertura del hotel en DC, Forbes lo valoró en US$ 168 millones, menos que la hipoteca de US$ 170 millones que los Trump usaron para arreglar el lugar. El resto del dinero que pusieron en la renovación, al menos US$ 30 millones, actualmente parece una pérdida total.

sin subtítulos

Es una historia similar en el otro activo hotelero clave del presidente, Trump National Doral en Miami. Según nuestras últimas estimaciones, el campo de golf tiene un valor de US$ 153 millones sin contabilizar las deudas. Dado que la propiedad tiene US$ 125 millones en hipotecas en su contra, el interés de Trump ahora se estima en US$ 28 millones. Al comienzo de su presidencia, probablemente valía alrededor de US$ 70 millones más.

En pocas palabras: mientras el presidente Trump se jactaba de aprovechar su perspicacia comercial para administrar financieramente el país, se las arregló para perder aproximadamente US$ 100 millones en solo dos hoteles .

Las consecuencias de su feroz campaña le jugaron una mala pasada a Donald Trump. “Ha habido una multitud de organizaciones benéficas que realizan eventos anuales en las propiedades de Trump y han cancelado, porque, dicen, 'no podemos, en buena conciencia, asociarnos con este nombre'", explicó el representante de la Organización Trump en el audiencia fiscal. 

La marca Trump, que alguna vez fue un activo, se había convertido en un pasivo, y no solo en Doral. "Su nombre en realidad está siendo eliminado del hotel Trump SoHo", agregó el representante. “Era una propiedad que estaba siendo frecuentada regularmente por estrellas de la NBA y de la NFL, y ahora se las cita en este artículo diciendo: 'No iré allí. No voy a apoyar esta marca'. Así que ha habido graves ramificaciones de los comentarios que se hicieron durante el proceso de campaña y desde entonces. La propiedad definitivamente se vio afectada por eso".

sin subtítulos

En efecto, de 2015 a 2016, cuando Trump pasó de ser un hombre de negocios de Nueva York que buscaba la fama a ser el presidente electo de Estados Unidos, los ingresos en Doral cayeron un 5%, a 87,5 millones de dólares, según documentos que la Organización Trump presentó al condado de Miami-Dade. Las ganancias (medidas por las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) cayeron un 10%, a US$ 12,4 millones. En mayo de 2016, un alto ejecutivo de Doral explicó a una sala de tasadores de campos de golf, que se encontraban en la propiedad para una reunión de la industria, que la campaña estaba dañando el negocio del resort, según tres personas que estaban allí. “En ese momento se habló mucho sobre los comentarios que había hecho Trump”, dice Jeff Dugas , una de las personas en la sala. "Nadie se sorprendió mucho".

Las cosas empeoraron después de que Trump ganó. Doral perdió 100,000 noches de habitación reservadas después de las elecciones, según alguien familiarizado con el resort. Para un resort de 643 habitaciones, 100,000 reservas equivalen a cinco meses de negocios completos. Los ingresos cayeron a 75,4 millones de dólares en 2017, el primer año de Trump en la Casa Blanca. Dado que el complejo se enorgullece de ofrecer un servicio excepcional, reducir los costos no es fácil. Por lo tanto, las ganancias se hundieron aún más que las ventas, cayendo un 66% a solo US$ 4,3 millones. Los clientes, muchos de los cuales provenían de áreas históricamente de tendencia liberal como la ciudad de Nueva York, simplemente no venían como solían hacerlo.

Los ingresos apenas se movieron en 2018, cuando alcanzaron los US$ 76 millones, o en 2019, cuando alcanzaron los US$ 77 millones. La temporada alta, que tradicionalmente comenzaba alrededor de septiembre, ahora no comenzaba hasta noviembre, según Matías Magarinos, quien trabajó como mesero en un restaurante en la propiedad desde octubre de 2018 hasta agosto de 2019. En los tiempos más tranquilos, según Magarinos, había aproximadamente 100 personas en el complejo de 643 habitaciones, en promedio. "Es malo", dice. No la experiencia, sino el negocio. “Estuvo muy bien administrado”, dice Magarinos. "Creo que tuvieron la mala suerte de que su dueño se convirtiera en presidente".

Seguí leyendo la nota completa en inglés acá.

 


 

loading next article