Forbes Argentina
Apertura-rrhh
Negocios

Datos, la nueva clave en las estrategias de RRHH

Luciano Corvalán Commercial Manager de Wellcorp Latam

Share

28 Julio de 2021 16.08

Partiendo de la premisa de que lo que no se puede medir es difícil de mejorar, vemos cómo la obtención de datos precisos y confiables, y un adecuado tratamiento de los mismos, se vuelve una estrategia en sí misma. La gestión de datos nos dará la posibilidad de crear indicadores de análisis, que nos permitan tomar decisiones que impacten directamente en la productividad y en los resultados de las empresas.

El área de Recursos Humanos no escapa a esta lógica. Si bien la cultura de data driven debería atravesar a toda la compañía, en lo que se refiere a la gestión de RRHH se torna central para lograr un manejo exitoso del activo más valioso y estratégico que toda empresa posee: el capital humano.

Sin embargo, tener datos dispersos no constituye una herramienta válida en sí misma. Vemos de vital importancia que todos los sectores, más allá de la metodología y tecnología utilizadas para la recolección de los mismos, puedan hacerlo de forma sistémica, integral y ordenada para crear valor con esa información.

Cada subsistema dentro de RRHH se beneficiará con la transformación cultural de los datos. Por ejemplo, al momento de tomar decisiones vinculadas a temas sensibles como pueden ser las estrategias de compensaciones y/o beneficios, contar con información de interés sobre estos puntos favorecerá la fidelización y motivación de nuestros colaboradores.

De igual modo, en relación a los programas de capacitación, se podrá medir y evaluar qué impacto tuvieron y qué aprendizajes dejaron, y en función de eso, analizar acciones futuras.

Por otra parte, en lo vinculado con el bienestar y la salud corporativa, herramientas de medición como la encuesta Healthiest Workplace (HWP), también dan cuenta de esto.

Este relevamiento, que ya se viene desarrollando exitosamente desde 2013 en el Reino Unido y en varios países de Europa, Asia, América del Norte y Oceanía, permite contar con una visión integral sobre la salud de los empleados y la efectividad de las políticas de bienestar llevadas adelante por los empleadores.

Uno de los datos más llamativos que arrojó HWP a nivel local es que el 60% de los encuestados declararon estar disconformes con la cantidad de actividad física que realiza y, a su vez, más del 50% afirmó tener sobrepeso. Debemos escuchar estas señales y tomar consciencia de los riesgos que conllevan, así como de la capacidad que tenemos de revertir este escenario a través de la promoción de hábitos más saludables en nuestros equipos de trabajo.

En la búsqueda de motivar la actividad física y el bienestar general de los colaboradores, en muchas compañías a nivel global se implementan programas como Vitality. Esta herramienta de gestión y medición del bienestar permite tener indicadores de las necesidades de los colaboradores para implementar o reforzar acciones ya existentes. Su incorporación tiene un impacto relevante en aspectos como: mejora de la salud, reducción de costos ocultos, como pueden ser los ausentismos por enfermedades y la duración de esas ausencias; mejora de la productividad y medición, brindando la posibilidad de contar con un health score que permite evaluar a través de los reportes la evolución del bienestar en la compañía.

En línea con esto, un estudio realizado en Londres demostró que el Programa Vitality logró incrementar 150% la cantidad de tiempo que los colaboradores menos activos dedicaban al ejercicio físico. También se observó que el número de episodios de enfermedad para los empleados comprometidos con el programa fue un 28% inferior y, en términos de desempeño, la performance promedio fue un 35% superior. Además, cabe destacar que relevamientos como este y HWP demuestran que se podrían ganar hasta 25 días de productividad por año, teniendo un equipo saludable. 

Sin dudas, cualquier programa de bienestar que busque tener éxito en transformar la salud de los colaboradores de forma integral, así como el resto de las estrategias planteadas desde el área de RRHH, debe basarse en datos. Serán los aliados clave para poder alcanzar los objetivos propuestos.  

Si bien el proceso de transformación cultural hacia la analítica y los datos puede llevar un tiempo de adaptación y debe verse impulsado desde la dirección, llevarlo a la práctica y empezar a transitar este camino, pondrá al área de Recursos Humanos en una situación ventajosa a la hora de cuidar el bienestar de los colaboradores; piezas fundamentales en toda compañía para que la magia ocurra.

loading next article