Forbes Argentina
Money

Por qué el crecimiento de Apple, Microsoft, Amazon, Google y Facebook en Wall Street no es una señal de optimismo

Forbes US

Share

Ahora que alcanzaron las tasaciones más altas desde la burbuja de las puntocom, empieza a crecer la preocupación sobre la concentración de las inversiones en un puñado de compañías.

27 Julio de 2020 11.16

Se puede atribuir gran parte del notable rebote vivido por el mercado bursátil desde que el coronavirus lo hizo tocar fondo en marzo al hecho de que los inversores pusieron mucha plata en un puñado de acciones de empresas de tecnología con valores de mercado gigantescos. 

Las acciones de Apple, Microsoft, Amazon, Google y Facebook están subiendo con todo e hicieron que avanzara el mercado en los últimos meses. En lo que va del año, el índice S&P 500 cayó aproximadamente 1%, mientras que las acciones de Facebook y Google saltaron más de 10%; las de Apple y Microsoft, 25%; y las de Amazon, nada menos que 57%.

Muchos inversores consideran que esas grandes empresas son un buen refugio y esperan ganancias e ingresos constantes de las empresas online pese a la incertidumbre que genera la pandemia, que arrasó con gran parte del resto del mercado.

Hoy, esas cinco empresas representan un 22% del S&P, la proporción más alta ya registrada, lo que lleva a Wall Street a inquietarse por la concentración del mercado en un puñado de empresas. Esto es fácil de entender: una caída de sus acciones arrastraría a todo el mercado, algo que ya se dio en las últimas semanas.

“La potencia de esas acciones de los gigantes de la tecnología es una señal de advertencia para el mercado: los inversores no están comprando acciones de empresas que están reabriendo, como las aerolíneas y los cruceros”, afirma Adam Crisafulli, fundador de Vital Knowledge. “No es una señal de optimismo... los inversores están pensando de las grandes empresas de tecnología lo mismo que pensaban de las de servicios públicos: tienen modelos de negocios sólidos y oportunidades para crecer tan vastas que seguirán prosperando en este escenario incierto”, agrega Crisafulli.

El empuje de los pequeños inversores 

El avance de las acciones de las grandes empresas de tecnología este año fue impulsado en gran parte por una avalancha de pequeños inversores, explica Pierce Crosby, gerente general de TradingView. A principios de febrero, aquellas acciones eran vistas sin dudas como líderes del mercado, pero el mercado se fue a pique en marzo y las acciones infravaloradas (value stocks) volvieron con fuerza porque los inversores se alejaron de las acciones de las grandes empresas tecnológicas con mucho crecimiento. Pero en los últimos dos meses, especialmente a partir de junio, los gigantes de la tecnología volvieron a empujar el mercado. “Los ganadores engendran más victorias”, agrega Crosby.

No pasa nada

Algunos analistas afirman que los inversores no deben preocuparse por esa concentración del mercado: “Por suerte, podemos tachar 'concentración del mercado' de la lista de cosas para preocuparse”, afirmó en una nota publicada recientemente el jefe de estrategia para acciones de Credit Suisse para EE.UU., Jonathan Golub. “Hoy en día hay muchas cosas preocupantes, entre ellas un aumento de los casos de COVID-19, una relación tirante con la segunda economía más grande del mundo, déficits crecientes y la posibilidad de que suban los impuestos”. Golub señala que si bien hoy las cinco empresas más grandes representan una mayor parte del mercado que durante la burbuja de las puntocom ?cuando  Microsoft, Cisco Systems, General Electric, Intel y Exxon Mobil llegaron a conformar un 18% del S&P?, esas empresas siguen ofreciendo un crecimiento más sólido de las ganancias y aportando una mayor parte de las ganancias de todo el índice.

¿Burbuja?

Juntas, las acciones de las cinco empresas más grandes ? Apple, Microsoft, Amazon, Google y Facebook? cotizan a 34,4 veces las ganancias. En la burbuja de las puntocom del 2000, el top 5 cotizaba a casi 47 veces las ganancias, observa Golub.

“Creo que la burbuja [de la tecnología] paró de inflarse pero ahora la cuestión es cuándo va a comenzar a desinflarse”, afirma Crisafulli. “La clave para tener en cuenta es a qué otras acciones se pasarían los inversores; no hay ninguna candidata clara”. 

Autor: Sergei Klebnikov 

Podés leer la nota completa en inglés acá