Forbes Argentina
Money

Las acciones argentinas en Wall Street vuelven a caer: el mercado, cada vez más pesimista sobre la deuda

Share

La finalización del acuerdo de confidencialidad y el comunicado de BlackRock impulsan la venta de activos nacionales en el exterior.

18 Junio de 2020 10.59

Las últimas noticias sobre la negociación del gobierno nacional con los acreedores se ve reflejada en la bolsa, donde vuelve a impulsarse la venta de activos nacionales en el exterior.

En las bolsas de Nueva York, el ADR de Grupo Galicia opera con una baja del 4,3%. En tanto, el papel de YPF resta un 2,7%, a 5,59 dólares. Edenor cae 4,8 por ciento. Por su parte, las acciones argentinas negociadas en dólares acumulan una cuarta rueda de baja consecutiva. El riesgo país de JP Morgan sube 133 unidades o 5,2% para la Argentina, a 2.674 puntos básicos.

Research for Traders indicó que ante el nuevo escenario en la negociación de la deuda, donde se ha roto el acuerdo de confidencialidad, una opción es que el Gobierno presente la enmienda a la oferta oficial el lunes que viene o que pueda haber una nueva prórroga del plazo de la oferta si los comités de bonistas avanzan con algún gesto en las próximas 48 horas. Se habla en el mercado de unos 10 o 15 días más, ya que si bien hay diferencias, se veían avances en las conversaciones”.

Comunicado de BlackRock

Durante la jornada de ayer, el gobierno argentino confirmó que no pudo llegar a un acuerdo en la negociación con los acreedores y, de esta manera, la reestructuración de la deuda continúa siendo un tema pendiente de resolución. Sin embargo, el Grupo Ad Hoc de Accionistas de Bonos Argentinos, que comprende 13 administradores de activos internacionales, emitió un comunicado con un mensaje que genera incertidumbre respecto a las posibilidades concretas de llegar a un entendimiento.

La entidad remarcó que han intentado hacer todo los posible para alcanzar un acuerdo con el gobierno nacional y han presentado "mejoras significativas" en la nueva oferta para aliviar el flujo de caja del gobierno conducido por Alberto Fernández.

En este sentido, destacaron: "Las autoridades argentinas han oprtado por permanecer en un 'estado de incumplimiento', arriesgándose a daños adicionales inmediatos ya largo plazo". El grupo Ad Hoc, del que forma parte BlackRock, afirmó que la última propuesta que se realizó brinda un amplio espacio fiscal para que Argentina implemente políticas responsables "para abordar los desafíos económicos y sociales inmediatos”.

En el comunicado, se explica que la nueva propuesta "proporciona un alivio significativo del flujo de caja por adelantado en los próximos años (2020-2023), satisfaciendo las necesidades de Argentina. Una combinación de cupones de efectivo particularmente bajos y extensiones de vencimiento ofrece un alivio de USD 23.000 millones en el período de 4 años, proporcionando un alivio efectivo a Argentina para el 90% de los pagos contractuales”.

 

"Las autoridades argentinas optaron por permanecer en un estado de incumplimiento, arriesgándose a daños adicionales inmediatos ya largo plazo, en una economía que necesita desesperadamente inversiones adicionales y acceso a los mercados internacionales de capital"

Por otro lado, señalaron, "hemos propuesto una reducción sustancial del cupón del 42%, llevando la tasa de cupón promedio a solo 3,60%, una tasa incluso por debajo de los soberanos mejor calificados en los mercados emergentes”. Además, apuntaron que los nuevos bonos emitidos bajo la última propuesta "han extendido los vencimientos en comparación con el stock de deuda existente, con un vencimiento promedio de 12,7 años y sin pagos de amortización hasta 2025?.

En su totalidad -destacaron- nuestra nueva propuesta proporciona a Argentina un alivio total del flujo de efectivo superior a USD 38.000 millones durante un período de nueve años y está diseñado para encajar tanto en el marco macroeconómico expresado por el Gobierno como en el marco de sostenibilidad de la deuda del FMI. El esfuerzo requerido por el Gobierno para cerrar la brecha entre nuestras propuestas asciende a solo el 0,3% del PBI de un año, distribuido en los próximos diez años”, explicaron en el documento.

Por último, subrayaron que, producto del fracaso de las negociaciones de los tenedores de bonos, "nuestro Grupo ahora está considerando todos los derechos y recursos disponibles en nuestra capacidad como fiduciarios para los millones de ahorradores que servimos en todo el mundo".

El adiós al acuerdo de confidencialidad

Alberto Fernández habló con Telefé y aclaró que aún persisten las diferencias con los acreedores: "Vamos a ver si podemos acercarlas o no en los días que vienen”. El presidente se pronunció de esta forma apenas unos minutos después de que el Ministerio de Economía informara que “la Argentina no puede comprometerse de manera razonable” a la contrapropuesta formulada por los acreedores en las negociaciones que se desarrollaron durante los últimos cuatro días.

“Son ampliamente inconsistentes con el marco de sostenibilidad de deuda que necesita la República para restaurar la estabilidad macroeconómica y para avanzar con un programa con el FMI", remarcó el Palacio de Hacienda. En el marco de esta última negociación, el gobierno mejoró para los acreedores su oferta de pago hasta el 50% del valor de los bonos, más un cupón atado a la variación de las exportaciones.

Ante la falta de entendimiento, decidieron levantar la confidencialidad que regía para las conversaciones que estaban llevando adelante y ahora todo apunta a que las conversaciones se puedan extender más allá del viernes próximo, cuando vence el plazo fijado por el gobierno.

"No entiendo el apuro para ver cuándo salimos del default"

Sobre las negociaciones con los acreedores, el Presidente dijo: “no sé si estamos más lejos o más cerca de un acuerdo porque no depende solo de nosotros”. “Estamos negociando , estamos haciendo un enorme esfuerzo”, señaló, para luego enfatizar que la nueva oferta que realizó el gobierno a los acreedores “no termina de ser aceptada por fondos que si bien no tienen un porcentaje grande de la deuda, influyen mucho sobre los pequeños acreedores”.

“Estamos tratando de seguir negociando y estamos tratando de llegar a un acuerdo”, remarcó. En otro tramo de la nota con Telefé, el Presidente, al recordar una charla que tuvo la semana pasada con Roberto Lavagna, dijo que “en el año 2005, cuando salimos del default, la negociación empezó en enero y terminó en diciembre”. “No entiendo el apuro para ver cuándo salimos del default o para ver cuándo nos ponemos de acuerdo con los acreedores”, agregó.

“La realidad es que siempre es mejor acordar porque uno está en un sistema financiero internacional. Es mejor pagar la deuda que no pagarla, es mejor cumplir”, aseveró. Por último resaltó que en la actualidad “tenemos la confianza que el FMI nos dispensa y el acompañamiento en la discusión con los acreedores”.