Forbes Argentina
Carl Icahn
Money

El inversor Carl Icahn pone la mira en McDonald's

Maneet Ahuja

Share

Después de 45 años como uno de los inversores más temidos de Estados Unidos, el multimillonario Carl Icahn se emociona con los cerdos y en un nuevo documental reflexiona sobre su legado.

17 Abril de 2022 08.54

Pasó poco desde su 86 cumpleaños (el 16 de febrero) y el inversior multimillonario Carl Icahn está de vuelta haciendo lo que mejor sabe hacer: lanzar una pelea de poder. Solo su último objetivo es el gigante de la comida rápida McDonald's, que confirmó que Icahn ha nominado a dos miembros de su junta directiva por el maltrato a los cerdos que hacen sus proveedores de carne.

Icahn, quien es conocido por haber inspirado la cita de Gordon Gekko «Si quieres un amigo, consigue un perro» de la película Wall Street de 1980, dice que se siente «muy emocionado por el trato a los animales» desde que le llamó la atención su hija, Michelle, una vegetariana que ha estado involucrada con la Sociedad Protectora de Animales. “No estoy tratando de ser mojigato, simplemente me siento [mal] por eso”, dice desde su casa en Indian Creek, Miami, un área también conocida como el “Bunker de los multimillonarios”. Las 200 acciones de McDonald's de Icahn, con un valor de menos de US$ 50.000, apenas merecen una nota al pie de página entre los US$ 9.000 millones en inversiones que posee Icahn Enterprises.

Pero el maltrato a los animales de granja no está realmente en la agenda de Icahn. Después de una larga carrera sacudiendo las salas de juntas corporativas y acumulando un patrimonio neto de US$ 16.600 millones, la leyenda octogenaria de los fondos de cobertura tiene una misión más grande: enderezar su legado mediante la promoción de un nuevo documental de HBO, Icahn: The Restless Billionaire.

“El inversor activista tiene un propósito muy importante”, dice, refiriéndose a su estrategia de comprar acciones infravaloradas y presionar a la gerencia para que haga cambios que beneficien a los accionistas. “Y, sin embargo, todas estas máquinas de relaciones públicas los hacen pasar por malos”.

Icahn no muestra signos de abandonar su cruzada. Además de la peor inflación en casi 40 años, dice que Estados Unidos también sufre una crisis en el gobierno corporativo, algo que dice que se pasa por alto en gran medida. “Es difícil hacer que la gente se entusiasme con esto hasta que tal vez haya un mal mercado, pero todo lo que puedo decir es que la democracia funciona si es realmente democracia”, dice. “Pero no hay democracia en la América corporativa”.

carl icahn cut 120 icahn - final
 

Algunas de las consecuencias no deseadas de esto, argumenta Icahn, han contribuido a la situación económica actual. “Parte del motivo de la inflación es que no producimos suficientes bienes y, en realidad, la productividad es peor que la de muchos otros países del mundo”, dice. “Y eso se debe a que [algunos] de estos directores ejecutivos son ineptos. No les importa mucho”. Carl Icahn reflexiona sobre sus acuerdos infames Carl Icahn reflexiona sobre sus acuerdos infames en su documental de HBO de una hora y cuarenta y un minutos, en el que se pueden algunas ver imágenes de Icahn en su casa.

Para aquellos que no estén familiarizados con este legendario inversionista, Icahn nació en 1936 y se crió en Far Rockaway, Queens. Su padre era cantor de sinagoga y su madre maestra de escuela. Después de graduarse de Princeton con un título en filosofía, ingresó en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York antes de abandonar el servicio militar de reserva. Comenzó como corredor de bolsa en Dreyfus en 1961 antes de comprar un asiento en la Bolsa de Valores de Nueva York y abrir su propia tienda enfocada en el arbitraje de riesgos y el comercio de opciones en 1968. “Me metí en el arbitraje porque era bueno en matemáticas y luego [se convirtió] en una especie de cosa natural”, explica Icahn. «Eventualmente, evolucionó hacia la compra de estas empresas infravaloradas y eso fue una especie de arbitraje, en cierto modo».

Una década más tarde, intentó su primera campaña de adquisición hostil con el fabricante de electrodomésticos Tappan en 1978, y finalmente ganó el doble de su inversión inicial después de la venta de la empresa. La emoción de la caza lo enganchó. A partir de ahí, pasó a enfrentarse con una larga lista de gigantes corporativos como Trans World Airlines (TWA) y RJR Nabisco a Marvel, Lionsgate, Time Warner, Yahoo, eBay y otros. Las ganancias que generó de esos acuerdos, además de haber evitado los escándalos de uso de información privilegiada que atraparon a contemporáneos como Ivan Boesky, le valieron el apodo de «Lobo Solitario de Wall Street».

“Lo que quizás la gente no reconozca del todo es que, más que cualquier otro activista, Carl ha demostrado la capacidad de tener éxito en múltiples sectores durante varias décadas”, dice el observador de la industria Ken Squire, fundador y presidente de 13D Monitor, un servicio de investigación que se especializa en el análisis de las presentaciones ante la SEC de los inversionistas activistas. “Tiene el activismo en la sangre. Si hubiera elegido ser maestro de escuela, habría sido un maestro de escuela activista”.

La última década no ha sido la excepción en términos de mega tratos y publicidad. Una participación en Netflix en 2012 generó un rendimiento del 457% en 14 meses, lo que equivale a una ganancia de 2 mil millones de dólares. Sin embargo, si Icahn hubiera mantenido el puesto, habría depositado 19 mil millones de dólares. También estaba su participación de 1 mil millones de dólares en Apple, que ganó 17 mil millones de dólares en capitalización de mercado después de que Icahn tuiteó al respecto en agosto de 2013. ¿Y quién podría olvidar la batalla de Icahn por el fabricante de suplementos nutricionales Herbalife, que estalló en una disputa al aire con el rival de fondos de cobertura Bill Ackman en vivo en CNBC? Al final, según los informes, Icahn acumuló 1,3 mil millones de dólares en ganancias después de cerrar su posición en mayo de 2021.

Todo esto es parte de la intriga del hombre que ha arremetido contra las corporaciones estadounidenses desde la década de 1970 y creó un fenómeno conocido como «The Icahn Lift». Son estas payasadas las que el director de HBO, Bruce David Klein, dice que lo atrajeron a Icahn en primer lugar. “Me atraen los sujetos con un ADN único, especialmente aquellos cuyos talentos son un poco misteriosos”, dice. “Todo el mundo sabe que Icahn es un disruptor temido, un negociador duro, un multimillonario extraordinariamente exitoso, pero ¿por qué? Ese es el catalizador”, dice Klein.

Carl Icahn
 

Aunque el fondo de Icahn ha estado cerrado a inversores externos desde 2011, su Icahn Enterprises (IEP), que cotiza en Nasdaq, ha estado operando durante más de 20 años. El holding diversificado, del cual Icahn tiene una participación del 89%, invierte en su fondo de cobertura y en empresas como la refinería de petróleo CVR Energy y el minorista de autopartes Pep Boys. Tiene activos totales de 28 mil millones de dólares y un valor de activo neto de 5,4 mil millones de dólares en el tercer trimestre del año pasado, por encima de los 3,1 mil millones de dólares del año anterior, pero por debajo de los 9,1 mil millones de dólares a fines de 2013. Actualmente, cotiza a 55 dólares por acción, su Icahn Enterprises ha bajado un 6% en los últimos 12 meses, en comparación con el rendimiento del S&P 500 del 12,6%.

El fondo de cobertura de 4.600 millones de dólares de Icahn también ha tropezado en los últimos años. Al tercer trimestre del año pasado, el fondo subió un 8,8% en el año, en comparación con el 14,7% del S&P. En 2020, el fondo tuvo un rendimiento inferior, un 14% menos, mientras que el mercado rindió un 18%, y en 2019 registró una caída del 15%. Debido a las pérdidas recientes, la rentabilidad anual media del fondo desde su creación en 2004 ha caído al 3,8%, frente al 10 % del S&P.

Sin embargo, a Icahn no le molesta, ya que prefiere centrarse en Icahn Enterprises, que cotiza en bolsa, en lugar de solo en su fondo de inversión. Más bien, calcula su propio análisis de costo/beneficio desde el inicio de la empresa el 1 de enero de 2000 hasta el 17 de febrero. “Hice algunas estadísticas”, dice. “Si compraste [IEP] cuando comenzamos el activismo [más de] hace 20 años, compraste y reinvertiste los dividendos a medida que los obtuviste, obtuviste un retorno de la inversión del 2,041%”. Usando este cálculo durante el mismo período, Icahn calcula que las acciones Clase A del S&P 500, Dow Jones Industrial y Berkshire Hathaway habrían tenido un rendimiento del 354%, 403% y 739%, respectivamente.

Aun así, Icahn no planea retirarse pronto, a pesar de que su hijo y sucesor, Brett Icahn, regresó a la firma como administrador de cartera y miembro de la junta en octubre de 2020. De hecho, todo lo contrario. Ya está hablando de aprovechar la corrección. Dice Icahn: “Como dice el famoso dicho, la tendencia es tu amiga hasta el final”.


 *Publicada en Forbes España

loading next article