Forbes Argentina
Cómo hizo Elon Musk para quedarse con Twitter
Millonarios

Vuelta a la oficina y exceso de trabajo: lo que dice entre líneas el memorándum de Musk

Jena McGregor

Share

Los empleados de hoy en día no sólo quieren flexibilidad en cuanto al lugar de trabajo, también la quieren en cuanto al cuándo, y la confianza de sus jefes para que les evalúen el rendimiento del trabajo que hacen, aunque les lleve menos tiempo.

06 Junio de 2022 08.53

Perdido en el alboroto por los memorándums de Elon Musk sobre la vuelta al trabajo de los ejecutivos de Tesla -llamando a “alguna pseudo oficina remota” y tuiteando que aquellos que prefieren el trabajo a distancia deberían “fingir que trabajan” en otro lugar-, se vio que las misivas no solo trataban sobre dónde debía realizarse el trabajo. También ordenaban la cantidad de tiempo que debía consumir el trabajo d loes ejecutivos de Tesla.

Con reminiscencias de un supervisor de otra época, Musk -que, según un informe de Reuters del viernes, quiere recortar puestos de trabajo y pausar la contratación- comenzó un memorando diciendo que “cualquiera que desee teletrabajar debe estar en la oficina durante un mínimo (y quiero decir mínimo) de 40 horas a la semana o dejar Tesla”. Hablaba de “por qué vivía tanto en la fábrica” y parecía sugerir que trabajar de forma remota sería “hacer la vida imposible”.

La cuestión, dicen los expertos en lugares de trabajo: los empleados de hoy en día no solo quieren flexibilidad en cuanto al lugar de trabajo. Quieren flexibilidad en cuanto al cuándo, y la confianza de sus jefes para que les evalúen el rendimiento del trabajo que hacen, aunque les lleve menos tiempo.

Elon Musk y Tesla
 

Un informe de abril de Future Forum, un consorcio de investigación sobre el futuro del trabajo puesto en marcha por Slack y otros socios, descubrió que, si bien el 79% de los encuestados dijo que quería flexibilidad en cuanto a la ubicación, el 94% dijo que quería elegir las horas de trabajo.

“La gente quiere flexibilidad de lugar y de horario”, dice Cali Williams Yost, fundadora de Flex+Strategy Group, que trabaja empresas en políticas laborales. “Ahora hay un llamamiento para decir cómo podemos trabajar mejor y de forma más inteligente”. A medida que aumentan los problemas de agotamiento y salud mental, los memorándums que implican que se espera trabajar más de 40 horas a la semana podrían “parecer sordos a la realidad actual”, asegura.

El tema de las largas horas de trabajo no es un territorio nuevo para Musk, el hombre más rico del mundo, que también, por si no lo has oído, ha estado tratando de comprar Twitter, donde a los trabajadores se les ha dicho que pueden trabajar desde casa “para siempre”.

“Esto es muy coherente con quién es él”, dice Gianpiero Petriglieri, profesor de la escuela de negocios de INSEAD que estudia el liderazgo y el aprendizaje en el lugar de trabajo. “Es el chico del cartel de la cultura del exceso de trabajo. Quiere que la gente esté completamente comprometida”.

Tesla
 

Musk elogió recientemente a los trabajadores de China que, en medio de los cierres relacionados con el Covid-19, estaban “quemando el aceite de las 3 de la mañana… mientras que en Estados Unidos la gente está tratando de evitar ir a trabajar en absoluto”.

Durante otro alboroto por sus tuits de 2018 en los que afirmaba que llevaría a Tesla a la bolsa de valores, Musk concedió una entrevista entre lágrimas al New York Times, en la que dijo que había estado trabajando hasta 120 horas a la semana, que no se había tomado más de una semana de descanso desde 2001 y que esas intensas horas de trabajo han sido “realmente a expensas de ver a mis hijos. Y de ver a los amigos”.

En 2015, durante una aparición en una cumbre de Vanity Fair New Establishment, le preguntaron sobre ser consejero delegado de dos empresas y dijo que “no lo recomendaría”. (Lo mismo podría decirse de añadir una tercera).

Elon Musk Tesla
 

Los memorandos más recientes de Musk estaban dirigidos a los ejecutivos de Tesla, que, como muchos altos directivos, probablemente ya trabajan mucho más de 40 horas a la semana. También parecía estar tratando de poner los privilegios de los ejecutivos en perspectiva con los trabajadores de la fábrica de Tesla, diciendo que el mínimo de 40 horas es “menos de lo que exigimos a los trabajadores de la fábrica” y recordando a los ejecutivos que “cuanto más alta es tu posición, más visible debe ser tu presencia”.

Pero si bien eso puede ser tomar la «alta moral», dice Petriglieri, también puede dañar la inclusividad de un lugar de trabajo y sugiere que “cualquiera que no sea como yo no pertenece aquí”, dice. “Está intercambiando inspiración por inclusión”.

Ese es un problema común con los líderes visionarios, dice Petriglieri, que esperan que todos los demás tengan el mismo compromiso que ellos. Para tales fundadores, “su talón de Aquiles es la inclusión. Constantemente dicen que esta es la cultura que quiero… Una de las razones por las que nuestras culturas tienen problemas para ser inclusivas es que adoramos a los líderes visionarios”.

Elon Musk tendría un plan para comprar Twitter más barato.
 

Petriglieri, que dice que él mismo es un fanático de la oficina, sugiere que aunque gran parte del debate sobre la vuelta al trabajo se ha centrado en el lugar donde se desarrolla, también se trata de la cantidad del mismo.

“Bajo el discurso del teletrabado frente al trabajo en la oficina se esconde en realidad el discurso del exceso de trabajo, de cuánto trabajo y de la cantidad de trabajo”, afirma. Aunque los dos últimos años han demostrado que la gente puede ser productiva trabajando a distancia, “se supone que si la gente está en la oficina trabajará más. Es el viejo asunto de los altos ejecutivos que quieren el control”, dice. “Como siempre con [Musk], está diciendo la parte silenciosa en voz alta”.

 

*Publicada en Forbes US

loading next article