Forbes Argentina
Liderazgo
Share

Con capacitaciones y compromisos ambientales y éticos, las empresas refuerzan sus programas enfocados en proveedores y clientes. El impacto en las pymes y el desafío que deben afrontar.

22 Abril de 2022 14.52

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) asegura que la humanidad tiene apenas tres años para frenar el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero, y que el mundo debe prepararse para abandonar los combustibles fósiles. Este es solo uno de los temas que deben abordarse para lograr una transición hacia industrias sustentables, y no hay manera de lograrlo en soledad. Es por eso que las compañías se esfuerzan cada vez más por darles a sus cadenas de valor –tanto proveedores como clientes– herramientas para que se sumen a la transformación.

 "En Unilever sabemos que para poder hacer crecer el negocio reduciendo el impacto ambiental y aumentando el impacto social positivo es clave trabajar de manera articulada. Nuestra cadena de valor, particularmente las pymes, juegan un papel fundamental", dice Natalia Giraud, gerente de Asuntos Corporativos de la multinacional. Con esa convicción, hace tres años lanzó el programa Unipyme, para crear un ecosistema que impulse la innovación, la eficiencia y las soluciones disruptivas. "Se trata de una serie de capacitaciones gratuitas para todas las pymes del país. Los contenidos están diagramados bajo seis ejes: desarrollo del negocio, logística, finanzas, cultura organizacional, digital y sustentabilidad", suma Giraud. En este mismo sentido también está trabajando Scania: "Por su estructura y nivel de actividad, las pymes son las que más apoyo necesitan en temas de sustentabilidad aplicados a los procesos internos. También hacemos especial foco en los rubros que involucran cierta materia prima crítica en sus operaciones". 

Las capacitaciones juegan un rol central en pos de que todos mejoren. En el caso de Barbieri, el gerente de Innovación y Sustentabilidad, Juan Francisco Barbieri, asegura: "Estamos convencidos de que para obtener un producto de performance y calidad superior debemos contar con los mejores proveedores. Brindamos asistencia técnica y hacemos seguimiento desde el desarrollo, sosteniendo una cultura basada en la cercanía, confianza, honestidad y crecimiento mutuo con cada uno de ellos". 

"A través de las certificaciones apoyamos a los proveedores para que se sigan desarrollando en línea con nuestras políticas de sustentabilidad –cuentan desde Pepsico–. Por ejemplo, en materia de certificaciones, los agricultores argentinos proveedores de papa son los únicos que están 100% certificados con normas Rainforest Alliance + Global-GAP de buenas prácticas agrícolas, que permiten abastecer de materia prima producidas bajo dichas prácticas, asegurando la inocuidad del producto", agregan.

 Algo parecido es lo que realiza Nespresso. "A través de prácticas de cultivo de café sustentable fomentadas en programas como el AAA Sustainable Quality, estamos apoyando a los agricultores a reducir el impacto ambiental del cultivo de café y salvaguardar sus tierras para el futuro. Reciben capacitación y asistencia técnica que fomentan la adopción de buenas prácticas agrícolas, como el uso de la cantidad adecuada de fertilizante y la gestión de las aguas residuales", afirma Soledad Cabut, MKT Manager. Incluso, la marca también promueve la biodiversidad y los ecosistemas saludables a través de la agroforestería. "Plantar árboles en y alrededor de las plantaciones cafetaleras ayuda a las comunidades a desarrollar resiliencia al brindar una capa de aislamiento que mantiene la temperatura del suelo más estable, mientras que las raíces de los árboles mantienen la tierra intacta durante las fuertes lluvias, evitando la erosión del suelo", detalla.

A la hora de evaluar quiénes necesitan más este tipo de capacitaciones, la respuesta es rápida: cooperativas y pymes. "Son las que menos recursos y presupuesto tienen para invertir en cuestiones de ESG. En YPF Luz, incluimos el Programa de Compras Inclusivas Responsables destinado a fomentar y sumar proveedores a la cadena de valor, promoviendo el acceso y brindando la oportunidad a todas aquellas empresas y organizaciones productivas con integrantes en situación de vulnerabilidad", describe Martín Mandarano, CEO de YPF Luz. 

"Llevar adelante un modelo productivo sustentable por parte de las pymes implica desafíos que tienen que ver con diversos factores ligados a procesos internos y otras vicisitudes, y, por supuesto, la inversión. Desarrollar modelos de negocio y producción sustentables representa un reto para muchas organizaciones en el mercado, y a su vez requiere un trabajo alineado de distintos actores para sostener los estándares asociados al desarrollo sostenible, en el que todavía queda mucho por hacer", define Sabiene Lima, gerente de Compras Energía & Sustentabilidad en McCain Foods Latam

Sabina Zaffora, gerenta de Sustentabilidad para Natura Hispana, destaca que "todos –empresas, organizaciones y gobiernos– estamos en constante aprendizaje sobre la mejor forma de hacer negocios bajos en carbono". Y agrega: "El único camino para lograrlo es con otros, de forma colaborativa y promoviendo un ecosistema diverso e inclusivo. Las cooperativas y emprendedores necesitan acompañamiento para desarrollarse porque tienen que adaptar sus modelos de negocios al de grandes empresas para poder sumarse a este círculo virtuoso de generación de impacto positivo". En esta misma línea se posiciona Verónica Niemann, gerente de Asuntos Públicos, Comunicación y Responsabilidad Social de Mercedes-Benz. "Todas las empresas deben comprometerse a asumir un rol activo en la sociedad para posicionarse como agentes de cambio. Desde nuestro lugar articulamos los objetivos propios y los relacionamos con la cadena de valor. Buscamos contribuir a minimizar el impacto socioambiental y generar relaciones mutuamente beneficiosas, que no afecten a las generaciones futuras", cuenta, y pone como ejemplo las capacitaciones que brindan a nivel global.

Valores compartidos

Si la capacitación es clave para hacer crecer a las organizaciones de menor tamaño, también lo es dar oportunidades. Por ejemplo, en Newsan trabajan junto al Programa VALOR, de AMIA, en la adecuación de sus procesos para avanzar con su política de compras. "Incentiva la contratación a emprendimientos de la economía social, liderados por mujeres, empresas con certificación sustentable y/o sociales. Además, nuestros contratos con proveedores incluyen cláusulas que velan por el respeto de los Derechos Humanos, la diversidad e inclusión y el cuidado del ambiente", detalla Marcela Cominelli, gerenta senior de Legales, Asuntos Públicos y Sustentabilidad. Banco Galicia, por su parte, tiene desde 2013 su propia Guía de Proveedores Sustentables. "Ponemos a disposición de los diferentes departamentos de compras a proveedores que generan un impacto positivo en el ambiente y en las comunidades", dice Constanza Gorleri, gerente de Sustentabilidad de la entidad financiera. Y, desde el año pasado, trabajan como Grupo Financiero Galicia de la mano de la empresa social Del Mate "para actualizar y unificar las Guías de Compras Sustentables, realizando capacitaciones internas y mapeo de proveedores para potenciar las compras sustentables desde distintas áreas", añade la ejecutiva.

En este punto, desde las organizaciones creen que lo esencial es compartir valores. "Los proveedores deben cumplir con nuestro código de conducta de negocios para proveedores, que establece nuestras expectativas en función de los 10 principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Alentamos a que realicen mejoras de forma continua, invirtiendo en su agenda de sostenibilidad para cumplir o superar las mejores prácticas", indica Horacio Martino, gerente de Sustentabilidad de Tetra Pak para el Cono Sur. Y agrega: "El código de proveedores es una parte integral de cualquier acuerdo que regule la relación entre Tetra Pak y un proveedor. Deben aceptarlo antes de comenzar la relación comercial y mantenerlo". 

Para Guillermo Delgado, gerente de Negocios Responsables y Sustentables de Syngenta para Latinoamérica Sur, la sustentabilidad, como todo modelo de gestión, necesita de tiempo para la reconversión. "Trabajamos las exigencias con proveedores en dos niveles: uno de estricto cumplimiento y otro a mediano plazo referido a temas de gestión voluntaria pero que son deseables para Syngenta, con capacitaciones y acciones de acompañamiento. Quienes no cumplan con el primer nivel no forman parte de la cadena", aclara. Telecom Argentina también pone pautas en este sentido: "Nuestra cadena de valor atraviesa periódicamente evaluaciones sociales y ambientales. Estas últimas se realizan sobre aquellos proveedores que, según los criterios establecidos por el área de Medioambiente de la compañía, presentan un riesgo potencial debido a la naturaleza de la tarea o servicio a prestar", dicen desde la telefónica. En tanto, la evaluación social contempla una rutina de control mensual, a través de la cual se les solicita la presentación de documentación obligatoria. Además, la nómina de los prestadores es evaluada para confirmar que todos sus empleados sean mayores de edad y que se encuentren contratados bajo las normativas laborales correspondientes. 

Leandro Caldora, CEO de Blue Star Group, resalta que tienen un método de evaluación semestral de proveedores que implementan desde 2020. "Contempla dos dimensiones que tienen la misma incidencia en la decisión final: por un lado, se considera a cada proveedor desde criterios comerciales y, por otro, los calificamos en materia de sostenibilidad, con criterios sociales y medioambientales". Asegura que esto lo realizan porque creen que ambas partes están estrechamente relacionadas, y consideran que los proveedores serios deben ser consistentes en ambos aspectos. "En función del puntaje global, los clasificamos en cuatro categorías a las cuales están asociados planes de acción. Nos aseguramos de tener un vínculo con proveedores que comparten nuestros valores", aclara Caldora. 

Por su parte, Silvina Echevarría, gerente de Recursos Humanos Corporativo y Sustentabilidad de Volkswagen Group Argentina, señala que "a nivel global se creó una estrategia Top Strategy para el área de compras con siete iniciativas para alcanzar una cadena de valor de excelencia para 2025, entre las que la sustentabilidad es un pilar fundamental". A esto agrega que en 2019 implementaron el rating de sustentabilidad, conocido como S-Rating. "Mide el grado de cumplimiento de nuestros socios comerciales con la sustentabilidad considerando tres aspectos: medioambiente, social y compliance", añade Echevarría. 

Pero la mirada no solo debe estar puesta en los proveedores, sino también en usuarios y consumidores. Natalia Scaliter, gerenta general de Google Cloud Argentina, destaca que recientemente anunciaron nuevas iniciativas para acompañar a los clientes en sus acciones climáticas. "Presentamos Carbon Footprint, un reporte para que puedan conocer los detalles de las emisiones de carbono asociadas con su uso de Google Cloud Platform, y medir, rastrear e informar sobre el progreso con respecto a sus objetivos de sustentabilidad", suma Scaliter. 

Exequiel Arangio, jefe de Comunicaciones Corporativas y Sustentabilidad de Grupo San Cristóbal, detalla que están trabajando en un programa de desarrollo sostenible para proveedores y contratistas que tiene como primera meta el mapeo de proveedores. "Es una iniciativa muy ambiciosa ya que implica establecer criterios de segmentación y jerarquización en un universo de la cadena de suministros de más de miles de proveedores, que incluye desde servicio de auxilio y remolque hasta prestadores médicos", refuerza.

Quedar afuera

¿Por qué es importante que todos los actores se capaciten en sustentabilidad? Es simple: porque pueden perder negocios. "Hace unos años la sustentabilidad era un requerimiento casi exclusivo de grandes empresas. Hoy la demanda de soluciones amigables con el medio ambiente aparece con frecuencia en empresas medianas que buscan adecuarse a las necesidades de un mercado más exigente", dan contexto desde Epson

"Nuestros proveedores son acreditados o desacreditados, teniendo en cuenta una rigurosa evaluación previa en materia de sustentabilidad. Tomamos en consideración el cumplimiento de requisitos legales, reglamentarios, ambientales, sociales, económicos, entre otros aspectos. Además, certificaciones de calidad, ambiental, seguridad y social son valoradas en este proceso de acreditación, de tal forma que puedan demostrar su compromiso con la sustentabilidad", indica Marcelo Arabolaza, gerente general de Santista

Por su parte, Jonathan Colombo, Head de Marketing y Comunicación de Vestas, asegura que, en casos en los que los proveedores no estén totalmente alineados con las metas medioambientales propuestas, considera que es parte de su trabajo impulsarlos a reconvertirse. "No creemos necesario excluirlos de la cadena, sino, por el contrario, poder lograr nuestros objetivos sostenibles de manera conjunta", destaca. Una opinión similar plantea Mariana Petrina, directora de Comunicación Corporativa, Sustentabilidad y Asuntos Públicos en L'Oréal Argentina: "Apostamos a acompañar a nuestros proveedores en su desarrollo sostenible. Estamos 100% a disposición para ayudarlos en esa transformación. Tenemos un rol fundamental, por eso trabajamos desde la capacitación y con objetivos claros para los próximos años", asegura.

Con esto en mente, desde 2005, en Schneider Electric crearon indicadores que se engloban en el informe de Impacto de Sustentabilidad de Schneider (SSI), para analizar y gestionar la eficiencia de los programas que lleva adelante en el marco de la estrategia de ESG. "Es la primera iniciativa global de una empresa para establecer un control, que pueda hacer tangible y transparente la estrategia, con el objetivo de controlar su evolución, corregir el rumbo e informar de los resultados de forma clara", aporta Edgardo Daniel Cuk, director de Sustentabilidad y Proyectos Especiales de la firma.

 Una de las ventajas que tiene concretar alianzas con proveedores es que se fomentan buenas prácticas que se expanden a todo el mercado. Así lo ve Estevão Braga, gerente de Sustentabilidad para Latinoamérica de Ball: "Una de las metas para 2022 es acompañar a clientes y proveedores para que obtengan la certificación Aluminium Stewardship Initiative (ASI) de América, para que las marcas de bebidas lleguen a los consumidores en un empaque producido a partir de fuentes responsables en toda la cadena de valor". Germán Pérez, Sustainability Manager de PedidosYa, añade: "Creemos que todas las organizaciones, sin importar el tamaño, están atentas al tema, básicamente porque en la región se aceleró la transición a modelos de consumo más amigables. La sustentabilidad no es sinónimo de baja rentabilidad sino que justamente genera oportunidades de negocio e incluso ahorro en algunos procesos de gestión".

loading next article