Forbes Argentina
-
Liderazgo

Esta emprendedora social brasileña capacitará a 2 millones de mujeres para la economía digital

Forbes US

Share

Se trata de Ana Fontes, quien estuvo trabajando arduamente en estos meses de cuarentena para asistir a miles de mujeres que recurrían a la Red Social de Mujeres Emprendedoras de Brasil.

28 Noviembre de 2020 09.00

Desde el inicio de la pandemia, la emprendedora social Ana Fontes estuvo trabajando incansablemente para asistir a los cientos de miles de mujeres que recurrían a la Red Social de Mujeres Emprendedoras, para que comprendieran cómo navegar sobre la economía digital.

La RME llega actualmente a 750.000 mujeres de todo Brasil. El alcance de la organización ahora va más allá de la orientación sobre cómo iniciar y administrar un negocio, sino que se expande a un modelo que incluye alfabetización digital, contenido, aceleración, tutoría y capital para mujeres emprendedoras.

Desde la aparición del coronavirus, RME recaudó más de 40 millones de reales (US$ 7,3 millones) para impulsar proyectos clave, que incluye una capacitación a más de 50.000 mujeres para la economía digital en los próximos 24 meses; y una iniciativa respaldada por Google que elegirá 180 compañías lideradas por mujeres cada tres meses, que recibirán capital semilla y tutoría.

Fontes espera que sus esfuerzos de recaudación de fondos superen los US$ 18,4 millones en 2021 para ampliar el alcance de la organización a 2 millones de mujeres de todo Brasil. “Somos la única entidad del mundo que realiza ese tipo de trabajo específico para mujeres, y queremos atraer a más empresas con la visión de que es posible generar un gran impacto a través de la responsabilidad social y la innovación”, señala.

La emprendedora es parte del W20, una plataforma de la ONU que se enfoca en abordar temas de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres en las 20 economías más grandes del mundo. Para ella, las empresas tienen un papel fundamental en la promoción de la diversidad y el apoyo a la innovación, a través de programas que apoyan a las mujeres para participar en una economía hiperdigital.

Por otro lado, los emprendedores sociales también creen que el gobierno debe actuar en áreas como políticas de acceso al crédito e inclusión de niñas y mujeres en carreras relacionadas con la tecnología. No obstante, Fontes reconoce que el diálogo con el gobierno brasileño no fue fácil: “No podemos mencionar la palabra género en Brasil, ni la necesidad de políticas afirmativas para incluir a más mujeres en la economía y promover su desarrollo, porque el gobierno actual no cree en esas cosas”, apunta.

“Tenemos un canal abierto con el G20 en Brasil y venimos haciendo hincapié en la necesidad de discutir estos temas, pero no tenemos políticas efectivas ni deseos de implementarlas. Me parece imposible pensar en una estrategia de innovación para el país y no incluir a las mujeres en su diseño”, opina Fontes.

Otros puntos clave señalados por ella y que deben abordarse incluyen la falta de un entorno nacional integrado para la educación emprendedora y una plataforma para generar negocios entre grandes corporaciones y emprendedores. “Pudimos, como RME, servir a una parte de las mujeres que desean administrar sus negocios, pero no podemos brindarles todo lo que necesitan. Es necesario mejorar el acceso de las mujeres al crédito, así como las conexiones con el mercado y el capital de la innovación. El gobierno tiene las condiciones para mejorar eso”, señala.

A pesar de estas limitaciones, Fontes apuesta por el creciente enfoque de las empresas en las mejores prácticas ambientales, sociales y de gobernanza: “Ya no podemos, como instituciones, esperar que solo el gobierno haga su parte y establezca políticas para fomentar la innovación, la inclusión y la diversidad”.

Autora: Angelica Mari.

La nota completa en inglés acá.