Forbes Argentina
De izq. a der. Juan Martín Piedra, Federico Villanueva y Alberto Carrara, de Via
Liderazgo

Encontraron un negocio en la seguridad vial para barrios cerrados: este año crecerán 80%

Laura Mafud

Share

Fundada en Buenos Aires en 2005 por Juan Martín Piedra y Alberto Carrara, Vialseg contribuyó a la baja de accidentes y siniestros y de infracciones dentro de barrios cerrados y countries.

29 Diciembre de 2021 13.03

En mayo de 2005, Juan Martín Piedra y Alberto Carrara (con el apoyo de sus hermanos Maximiliano y Martín) encontraron que había una oportunidad de negocio de la mano de la ingeniería vial y seguridad urbana, en barrios privados y countries. Con una inversión inicial de US$ 10.000, los socios comenzaron a dar forma a Vialseg, una compañía nacida en Buenos Aires que hoy emplea a 18 personas y espera cerrar el año con un crecimiento mayor al 80% frente a 2020 y con una facturación de $ 105 millones.

Especializada en seguridad vial y urbana y en el desarrollo de tecnologías aplicadas, en el ámbito público y privado, Vialseg tiene cuatro unidades de negocio, orientadas a dar soluciones a clientes con diferentes necesidades: seguridad vial en barrios privados; seguridad vial en municipios; soluciones viales a empresas; y sistemas de control de acceso, telefonía y vigilancia por video - CCTV (clientes corporativos para grandes superficies). “A través de tecnología, como los radares fotográficos, contribuimos a la notable baja de accidentes, siniestros e infracciones dentro de esos espacios de viviendas, gracias al control de la velocidad de los vehículos”, comparten los socios en diálogo con Forbes.

“En el ámbito privado, tenemos instalados y funcionando, en barrios cerrados y countries, empresas y estacionamientos, más de 400 equipos de control de velocidad basados en nuestro radar de desarrollo propio RDV1. También en el ámbito privado, a través de nuestro equipo de ingenieros, hacemos instalaciones de corrientes débiles, acceso, CCTV, telefonía, en edificios, centros comerciales, estacionamientos y plantas industriales. En seguridad vial, nos dedicamos a desarrollar y fabricar nuestros propios equipos y software de gestión, integrándolos con los más avanzados sistemas de seguridad digital”, explica Federico Villanueva, gerente general de Vialseg. 

Los inicios del emprendimiento

Al momento de fundar Vialseg, Piedra, arquitecto recibido por la UBA y director de la firma Eduardo Casado Sastre y Asoc., tenía 36 años y Carrara, 35. “A los 20 años con unos amigos, tomamos la concesión de todos los locales comerciales del Club Hotel Catedral, que duró unas temporadas, en 1994. Al año siguiente con mis hermanos Maxi y Martin fundamos una empresa familiar de traslados corporativos”, recuerda Carrara sus experiencias emprendedoras previas. “Juan ya estaba con proyectos propios en Tigre, una zona que estaba creciendo fuertemente y que le veía con mucho potencial, identificó muchas necesidades y conversando en ese reencuentro de dos décadas, surgió foto multas en los barrios cerrados para controlar la velocidad”, completa.

De izq. a der.: Alberto Carrara, Federico Villanueva y Juan Martín Piedra, de Vialseg

“Agrego a lo que dice Alberto que el mercado en ese momento estaba pidiendo mayor gestión profesional en la prestación del servicio. Ahí es donde nuestra sociedad se hizo fuerte y rápidamente tomó protagonismo”, añade Piedra.

Los inicios, como suele ocurrir con todo emprendimiento, distaron de ser sencillos. “Costó bastante lograr el desarrollo de equipos que pudieran garantizar la calidad de servicio que proyectábamos, pero una vez que dimos en la tecla, todo se desarrolló normalmente. También tuvimos la fortuna o habilidad de habernos rodeado de buenos colaboradores”, sostiene Piedra. Uno de ellos, destacan, es el ingeniero Javier Moreno. "Con el tiempo fuimos armando la empresa que queríamos y que fue creciendo a lo que es hoy”, dice Carrara.

Si bien los socios de Vialseg reconocen haber tenido propuestas para llevar su negocio fuera del país, por el momento prefieren concentrarse en el mercado doméstico, donde aún hay, aseguran, una gran demanda insatisfecha. “Tenemos muchas ganas de replicar nuestro modelo en el exterior; por ahora nos está costando, hay muchas regulaciones, homologaciones que cumplir y cada país es un mundo distinto.

De cara al año que se inicia, las fichas están puestas en generar divisiones nuevas. Para esto, desde Vialseg tienen planificado desembarcar de lleno en varias provincias en las que, creen, tienen mucho potencial.

“Las expectativas de crecimiento son muy buenas: estamos terminando el año pasado lo planificado de facturación, logrando ya superar el 80% respecto al año pasado. Para 2022 esperamos duplicar nuevamente la facturación del 2021”, agrega Villanueva.

loading next article