Forbes Argentina
Jeff Bezos.
Liderazgo

Amazon después de Jeff Bezos: ¿Qué sucede cuando un CEO renuncia?

Taylor Tepper

Share

10 Febrero de 2021 12.28

Jeff Bezos pronto dejará el cargo de director ejecutivo de Amazon y es posible que algunos inversores puedan sentirse más mareados que nostálgicos por los cambios inminentes.

Bezos fundó Amazon hace 25 años, haciendo crecer la empresa de una pequeña librería en línea a un gigante de Internet con más de 1.3 millones de empleados, dos sedes y US$ 126.000 millones en ventas solo en el cuarto trimestre de 2020.

A pesar de algunos contratiempos en el camino, Amazon se convirtió en la tercera empresa más valiosa de EE. UU., impulsada por los estándares intransigentes y la ética de trabajo legendaria de Bezos.

La responsabilidad de guiar la empresa ahora recae sobre los hombros de Andy Jassy, quien lideró el altamente rentable negocio de computación en la nube AWS.

Hay que tener en cuenta que Bezos no se va de Amazon para siempre, ya que planea permanecer como presidente ejecutivo. Además, Bezos venía hace años preparándose para su mudanza, pero con la aparición del coronavirus, que generó un auge inesperado en el negocio de Amazon, decidió involucrarse con mayor profundidad en 2020.

No sería raro que los inversores tengan alguna duda sobre el nuevo líder de Amazon. Sin importar su experiencia. Sin embargo, al hacer una mirada retrospectiva a otras sucesiones de CEOs de Big Techs, se puede apreciar que la partida de un jefe famoso puede no importar tanto como podrían pensar.

Bill Gates se tomó su tiempo para dejar Microsoft

La transición de CEO de Microsoft Corp. ( MSFT ) -hace dos décadas- se menciona con frecuencia como un ejemplo de lo que puede salir mal en una operación de este tipo. Si bien hay algunas similitudes entre Amazon y Microsoft (directores ejecutivos famosos, ambas empresas dominaron sus industrias), sus diferencias son más reveladoras.

Bill Gates fue director ejecutivo de Microsoft durante casi el mismo tiempo que Bezos en Amazon. Después de más de dos décadas al mando, Gates dejó el cargo de director ejecutivo en enero de 2000 y legó el cargo al enérgico Steve Ballmer.

Pero Gates optó por permanecer en un puesto práctico en Microsoft, conservando el título de “arquitecto jefe de software” hasta 2008. La transición de CEO fue difícil al principio, con batallas públicas y confusión sobre quién tenía exactamente el control de la empresa. Los egos se lastimaron y se alzaron las voces. No fue hasta más de un año después que Gates comprendió completamente que necesitaba darle espacio a Ballmer para dirigir la empresa.

Gates se retiró por completo de los asuntos cotidianos de la empresa en 2008, asumió el cargo de presidente de la junta durante seis años, luego se degradó a miembro regular y en marzo de 2020 la dejó por completo. Hoy, la única función que tiene Gates es como asesor tecnológico del actual CEO de Microsoft, Satya Nadella.

Si bien Microsoft tardó más de una década para recuperar el precio de las acciones de la burbuja anterior a las puntocom después de que Gates renunciara como CEO, la compañía entregó un rendimiento total anualizado del 37% en los últimos cinco años, superando cómodamente a sus competidores más cercanos.

Actualmente, Microsoft es la segunda empresa más valiosa de los EE. UU., con una capitalización de mercado de casi US$ 2 billones.

Tim Cook luego de Steve Jobs

Apple negoció su propia transferencia de poder en circunstancias más trágicas hace apenas una década. El 24 de agosto de 2011, Apple anunciaba que Steve Jobs dejaría el cargo de director ejecutivo, para ser reemplazado por el entonces director de operaciones Tim Cook; y unos meses más tarde, Jobs a causa de un  cáncer de páncreas.

Jobs tenía una conexión esencial con la empresa que cofundó y sus productos. Ayudó a convertir a Apple en una fuerza popular y disruptiva a mediados de la década de 1980, antes de ser destituido como presidente por el entonces director ejecutivo John Sculley.

Regresó a una asediada Apple en 1997, y finalmente lideró el cambio corporativo más exitoso de la historia después de lanzar una serie de productos informáticos innovadores, que culminó con el iPhone en 2007. Para cuando dejó el cargo de CEO, Jobs había rescatado a Apple de la casi bancarrota y lo llevó al lugar número 35 en Fortune 500.

Cuando el gigante con sede en Cupertino, California, fue entregado a Cook, los inversores temieron que la emoción se hubiera ido para siempre. Algunos predijeron otra experiencia de Sculley, con Apple desapareciendo en la oscuridad. Sin embargo, Cook aprovechó de manera eficaz el éxito de Jobs, vendiendo muchos más iPhones, relojes y televisores. Su capitalización de mercado era de US$ 360.000 millones cuando Cook se hizo cargo, y es de US$ 2.2 billones hoy.

Google y Alphabet después de Larry y Sergei

No importa la perspicacia de Jassy, incluso si resulta ser Tim Cook con esteroides, habrá obstáculos en el camino. Una persona que Jassy seguramente tomará como modelo es Sundar Pichai, quien se convirtió en CEO de la empresa matriz de Google, Alphabet, después de que los cofundadores Larry Page y Sergei Brin se hicieran a un lado en diciembre de 2019.

Alphabet es fabulosamente rica y es la cuarta empresa más grande del país por capitalización de mercado. Sin embargo, con ese tamaño viene un escrutinio inevitable por parte de los gobiernos nacionales y las agencias reguladoras.

En octubre pasado, el Departamento de Justicia y casi una docena de fiscales generales estatales presentaron una demanda antimonopolio contra la compañía.

Los burócratas de la Unión Europea persiguieron repetidamente a Alphabet para nivelar el campo de juego digital, y la compañía amenazó más de una vez con abandonar Australia por completo si esa nación requiere que Google pague por las noticias que destaca en su motor de búsqueda.

Hasta ahora, estos movimientos no disminuyeron el apetito de los inversores por Google: la empresa ganó casi un 45% en los últimos 12 meses con Pichai a cargo. Pero la Comisión Federal de Comercio (FTC) y los estados persiguen a Amazon por sus prácticas de datos y cómo trata a los vendedores externos en su sitio web. Existe un apoyo real de bipatristan para investigar Amazon y quizás dividirlo.

El escrutinio adicional es lo que proviene de ser gigantes que dominan sus industrias, y tal vez Amazon se beneficiará mejor con sangre nueva enfrentando nuevos desafíos. Alternativamente, la fortuna de la empresa puede estar en manos de fuerzas reguladoras y del mercado fuera de su control. Con unos breves interludios, las acciones de Big Tech vieron un mercado alcista ininterrumpido desde 2009.

Como inversor, no sabe lo que depara el futuro, y apostar por acciones individuales conlleva mayores riesgos. Pero si la historia sirve de guía, la transición del CEO probablemente no será el evento que zozobre a Amazon.

Nota publicada en Forbes US.