Forbes Argentina
Energías Verdes.
Innovacion

Un mundo agradable: Cómo la energía verde está construyendo otro planeta

Christopher Helman

Share

A juzgar por el bombo publicitario, el sector energético mundial se ha embarcado en un viaje de transición hacia un futuro limpio, verde y con bajas emisiones de carbono, alimentado por molinos de viento y paneles solares.

14 Junio de 2021 16.08

Será un viaje largo. Según la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés), seguimos obteniendo un increíble 80% de nuestra energía primaria de los combustibles fósiles: el petróleo aporta el 32%, el carbón el 27% y el gas natural el 23%.

La transición sólo podrá producirse tan rápidamente como las empresas de servicios públicos del mundo puedan invertir los billones de dólares necesarios para cubrir las colinas y campos del mundo con suficientes paneles fotovoltaicos, turbinas eólicas y reactores nucleares para sustituir los electrones sucios por los limpios.

El analista del sector eléctrico Hugh Wynne, de la empresa de investigación SSR, afirma que los inversores deben partir desde la base de que los gobiernos nacionales sólo serán más agresivos para apretar las tuercas a los mayores contaminantes. El dióxido de carbono se acabará regulando, de una forma u otra, a través de un impuesto sobre el carbono, un sistema de límites máximos y un comercio de derechos de emisión, o algo parecido, sostiene Wynne. Las empresas con emisiones muy elevadas tendrán que pagar por contaminar, mientras que las que emitan poco disfrutarán de una ventaja en cuanto a costes (y rentabilidad).

La batalla climática determinará quién lidera la economía mundial |  Negocios | EL PAÍS

El 80% de la energía primaria la obtenemos de combustibles fósiles. El petróleo aporta el 32%, el carbón el 27% y el gas natural el 23%

Wynne ha estudiado la intensidad de las emisiones de carbono de las mayores empresas de servicios públicos del mundo, incluida la mayor parte de las incluidas en el Forbes Global 2000

Y ha descubierto que las compañías más «sucias» son las que tienen flotas de carbón en China, Rusia e India. 

Según sus cálculos, China Resources Power y Huaneng Electric emiten 0,97 toneladas de dióxido de carbono por megavatio hora generado (aproximadamente la electricidad necesaria para abastecer a 1.000 hogares durante una hora). El analista también apunta a Datang, con 0,94 toneladas por MWh, Inter RAO, con 0,93, y Zhejiang Zheneng, con 0,90.

En el otro lado de la balanza, encontramos a las empresas de servicios públicos que se dedican a la energía nuclear: Exelon con 0,05 toneladas por MWh y Electricite de France con 0,08. El gigante español de las energías renovables Iberdrola y la empresa progresista del sureste de EE.UU. NextEra (empresa matriz de Florida Power & Light) están empatados a 0,21.

México asfixia el crecimiento de las energías renovables | Economía | EL  PAÍS

Según Wynne, la huella media mundial de la generación eléctrica es de 0,52 toneladas por MWh. Hay empresas notables que se sitúan en el lado opuesto de esta media, pero que tienen margen para mejorar rápidamente su combinación de energías renovables. El caso de Arabia Saudí (65 toneladas por MWh) es único porque genera más de la mitad de su energía quemando petróleo, efecto que el Reino espera equilibrar rápidamente invirtiendo en campos solares. En Estados Unidos, NRG Energy, con sede en Houston, tiene una media de 0,68 toneladas por MWh, ya que sus centrales de carbón heredadas son bastante más contaminantes que las de sus competidores regionales.

Si Wynne está en lo cierto, en la próxima década podrían producirse cambios drásticos en las listas del Forbes Global 2000, ya que las empresas que ya han avanzado hacia la reducción de emisiones se benefician a costa de las contaminantes.

El papel de la inteligencia artificial

Mientras tanto, algunas de las empresas de servicios públicos con mentalidad más progresista están dispuestas a aprovechar las nuevas herramientas que surgen de los avances en el aprendizaje automático y la inteligencia artificial. Las empresas del Global 2000 de Forbes, Southern Company, Exelon y Dominion Energy, por ejemplo, son clientes de una startup llamada Urbint, fundada por el ex alumno de Forbes 30 Under 30 Corey Capasso, que ha recaudado más de 40 millones de dólares en financiación para su plataforma de seguridad de infraestructuras basada en la inteligencia artificial. "Los daños en las infraestructuras críticas van en aumento, y pueden causar emisiones de metano perjudiciales y suponer una gran amenaza para la seguridad pública", dice Capasso. «Prevenirlos es vital no solo para la lucha contra el cambio climático, sino también para proteger a los trabajadores y al público», añade.

La inteligencia artificial permite predecir fugas y posibles accidentes en las infraestructuras y, por tanto, ayudan a reducir la huella de carbono de una empresa

El sistema de Urbint recopila los registros y planos de tuberías y conductos y construye un modelo real. Se trata de una herramienta «muy transformadora», dice Emeka Igwilo, director de datos de Southern Company Gas, una división de Southern Company, con sede en Atlanta (49 toneladas por MWh), que explica que la parte más arriesgada del negocio de cualquier empresa de servicios públicos es cuando la gente empieza a excavar en sus propiedades sin llamar primero a su compañía de servicios. 

Cada año, Southern Company genera 2,2 millones de "tickets" en los que un cliente pretende excavar. La empresa está obligada por ley a enviar a alguien a hacer encuestas y marcar los caminos de las líneas y conductos enterrados. A pesar de las buenas intenciones, los humanos se cansan, se apresuran, no comprueban los documentos y en los territorios de Southern terminan con cerca de 5.000 casos de daños en infraestructuras cada año.

Nota publicada en Forbes US.

loading next article