Forbes Argentina
Estados Unidos avanza en la legalización federal del cannabis mientras la Argent
Innovacion

Mientras la Argentina espera que diputados apruebe el cannabis, en EE.UU. avanza la legalización federal

Agustín Jamele

Share

Este viernes, en Estados Unidos avanzó en un proyecto para que el cannabis sea legal a nivel federal. Mientras tanto, en la Argentina falta que los diputados voten para aprobar su producción medicinal e industrial.

03 Abril de 2022 08.33

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este viernes la “Ley MORE”, un proyecto de ley que pondría fin a la prohibición federal del cannabis al eliminarlo de la lista de sustancias controladas prohibidas. Esta es la segunda vez que el proyecto de ley es aprobado por la Cámara; sin embargo, enfrentará fuertes vientos en contra en el Senado.

La Ley de Eliminación y Reinversión de Oportunidades de Marihuana (MORE) fue presentada por el presidente del Poder Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, un demócrata de Nueva York, y la Cámara lo aprobó 220 votos "sí" a 204 votos "no".

 

Cannabis
Cómo es la situación legal del cannabis en Estados Unidos

 

En Estados Unidos el cannabis es legal para uso de adultos en 19 estados y para uso médico en 36 estados. Este proyecto de ley pondría fin a la prohibición federal, pero dejaría la legalización en manos de los estados. La industria legal generó US$ 25 mil millones en ventas el año pasado, un aumento del 43 % con respecto a 2020, y se espera que alcance los $65 mil millones en 2030.

Durante su declaración de apertura, Nadler dijo que el proyecto de ley, si se convierte en ley, revertiría décadas de injusticias cometidas contra los estadounidenses, y especialmente contra las comunidades de color. “Cualquiera que sea la opinión de uno sobre el uso del cannabis con fines recreativos o medicinales, la política de arresto, enjuiciamiento y encarcelamiento a nivel federal ha demostrado ser imprudente e injusta”, dijo Nadler. “Durante demasiado tiempo, hemos tratado la marihuana como un problema de justicia penal, en lugar de como una cuestión de elección personal y de salud pública”, continuó. 


 

¿Qué pasa con el cannabis en Argentina?

 

Bajo la regulación actual, la producción de cannabis medicinal se encuentra principalmente en manos del sector público, en línea con la Resolución N° 800/2021 del Ministerio de Salud de la Nación. 

Actualmente, la ley para la producción del cannabis medicinal y el cáñamo industrial en la Argentina tiene media sanción del Senado. Esa votación ocurrió en julio del año pasado y desde entonces el proyecto no avanzó en diputados. Si bien Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo de la Nación e impulsor de la iniciativa, aseguró que para antes del comienzo del 2022 habría ley, eso todavía no ocurrió. 

 

Cannabis Jujuy
Jujuy es unas de las principales provincias de la Argentina que impulsa el cannabis

 

Mientras eso ocurre, la Cámara Argentina del Cannabis (ArgenCann) realizó un estudio que dio a conocer recientemente en el cual indica que en la argentina hay alrededor de cinco millones de usuarios potenciales de cannabis medicinal. A eso debe sumar el potencial de exportación de la fibra de cáñamo, también prohibio, que hoy en día es utilizada para fabricar ropa, partes de automóviles y hasta ladrillos para edificios.

Las principales potencias del mundo tienden a legalizar el cannabis ante la evidencia de sus beneficios para la salud y para la economía. Por ese motivo, la Argentina no debería aplazar más la construcción de un marco legal y regulatorio que le permita a esta industria desarrollarse. 

 

Cómo fue el debate por el cannabis en Estados Unidos

 

Troy Carter, un demócrata de Luisiana, dijo que el 91 % de los estadounidenses quiere que alguna forma de cannabis sea legal y que hay prioridades más importantes en las que la policía debería centrarse. “Las fuerzas del orden público no pueden darse el lujo de perseguir a delincuentes menores cuando los delitos violentos aumentan en todo el país”, dijo Carter. Y agregó al respecto: “La guerra contra la marihuana es una costosa reliquia del pasado”.

Hakeem Jeffries, presidente del Caucus Demócrata, dijo que hay un problema de encarcelamiento masivo en los EE. UU., alimentado por el "complejo industrial de prisiones" en Estados Unidos. Dice que la guerra fallida contra las drogas del expresidente Richard Nixon apuntó desproporcionadamente a los negros y latinoamericanos y señaló que el hecho de que Estados Unidos encarcele a más personas per cápita que China y Rusia es una “mancha”. Poner fin a la prohibición del gobierno federal sobre la marihuana sería un paso en una dirección positiva.

 

 

“Ha arruinado vidas individuales, arruinado familias y arruinado comunidades, particularmente en comunidades de color”, dijo Jeffries. “Es hora de poner fin a la prohibición federal del cannabis”.

El líder de la mayoría de la Cámara, Steny Hoyer, dijo que este es un tema importante porque la mayoría de los estadounidenses quieren que el cannabis sea legal. También dijo que solía apoyar políticas duras contra la marihuana al principio de su carrera política. “Fui partidario de la guerra contra las drogas, he estado aquí mucho tiempo. . . . pero no es una droga de entrada, de eso estoy convencido”, dijo Hoyer. “La marihuana ha sido legalizada en el 40% de nuestros estados y la marihuana medicinal es legal en 36 estados. Esto no está fuera de lo común; esto es algo que los estadounidenses nos dicen que es apropiado hacer”.

A pesar de que la gran mayoría de los estadounidenses están a favor de la marihuana legal, hubo muchos detractores en la Cámara. Cliff Bentz, un republicano de Oregón, manejó la oposición al proyecto de ley y dijo que la Ley MORE es un "proyecto de ley malo e incompleto". En representación del sur de Oregón, donde los cultivos ilegales de cannabis se han convertido en un problema generalizado plagado de crimen organizado, dice que un proyecto de ley mejor financiaría a la policía para luchar contra problemas como el mercado ilícito.

 

Tyson incursionó en la industria del cannabis
Famosos como Mike Tyson incursionaron en la industria del cannabis

 

Bentz dijo que la legalización ha sido un desastre para Oregón y explicó que los cárteles de la droga están robando agua y amenazando a los lugareños. También dice que la tasa impositiva del 8% haría que la marihuana legal fuera un 30% más cara, lo que daría a los operadores ilegales un buen margen para explotar.

“Este proyecto de ley aumentará la demanda de marihuana y los cárteles en todo Estados Unidos”, dijo. “Si vas a hacer esto, hazlo bien”. En respuesta, Nadler dijo: “Usted aprueba este proyecto de ley y los cárteles ya no tendrán el monopolio”.

La mayoría de los republicanos que subieron al podio para expresar su oposición al proyecto de ley dijeron que hay crisis más importantes que el Congreso debería abordar, desde la invasión de Ucrania hasta el aumento de los precios de la gasolina y la inflación. El republicano de Ohio, Jim Jordan, dijo que votó "no" porque los políticos deberían centrarse en "las cosas que importan", y agregó que la inmigración en la frontera sur del país y el crimen deberían ser prioridades. “Cada área urbana importante tiene un récord de delincuencia y los demócratas están legalizando las drogas, hay precios récord de gasolina y los demócratas están legalizando las drogas y ayudando a la industria de la marihuana”, dijo Jordan.

Earl Carter, un republicano de Georgia, abrazó los viejos estereotipos sobre el uso de la marihuana: “Como farmacéutico, puedo decirles que la marihuana no es más que una droga de entrada: conduce a otras drogas más duras”, dijo Carter. “Esto está equivocado; esto está mal".


*Con información de Will Yakowicz, staff de Forbes EE.UU.

loading next article