Forbes Argentina
The Fiskers
Innovacion

Los Fiskers, la poderosa pareja multimillonaria que se enfrenta a Tesla

Alan Ohnsman

Share

El famoso diseñador de autos Henrik Fisker regresa siete años después del colapso de su empresa pionera de vehículos eléctricos. Esta vez tiene un arma secreta: Geeta Gupta-Fisker, su cofundadora, directora financiera y esposa.

16 Diciembre de 2020 08.30

Henrik Fisker parece salido directamente de un casting de Hollywood para el papel de un "famoso diseñador de autos europeo". El danés alto, rubio y guapo de 57 años, se hizo conocido por primera vez en 1999 por diseñar un descapotable BMW Z8 plateado para el James Bond de Pierce Brosnan en The World isNot Enought. 

A principios de la década del 2000, dirigió los famosos estudios de diseño de Aston Martin, antes de trabajar como consultor de diseño para Tesla, de Elon Musk. En 2007, fundó Fisker Automotive, que fabricó uno de los primeros autos enchufables del mundo, antes de que las cosas comenzaran a complicarse.

Ahora está de regreso y las cosas cambiaron. En primer lugar, tiene un nuevo socio vital: su esposa, cofundadora y directora financiera de Fisker IncGeeta Gupta-Fisker. En segundo lugar, su empresa con sede en Los Ángeles es pública esta vez, recaudando más de US$ 1.000 millones en una OPI de octubre de 2020. Y finalmente, el precio de las acciones de Fisker, que subió un 56% desde su debut, convirtió a Henrik y Geeta en multimillonarios, cada uno con un valor de alrededor de US$ 1,1 millones aproximadamente.

“Tenemos estilos de trabajo muy diferentes. Casi diría que es una segregación de tipo cerebro derecho / cerebro izquierdo”, le dice a Forbes Geeta, de 46 años. “El lado derecho del cerebro es el lado creativo, así que ese es Henrik. El lado izquierdo es el cerebro analítico basado en datos. Ése sería yo."

La división del trabajo funciona. Si se toma como caso el Fisker Ocean, un SUV a batería que prometieron comenzar a vender por alrededor de US$ 38.000 en 2022. "Una cosa que está en el plato de Geeta es reducir más el costo", dice Henrik, quien es el CEO de Fisker Inc. "Una de las cosas en mi plato es asegurarme de que tenemos un producto estelar".

La pareja buscó una gran participación en la nueva empresa para asegurarse de que pueden encontrar un destino de una manera que Fisker no pudo con su empresa anterior, que era en su mayoría propiedad de inversores; incluido el fondo soberano de Qatar y destacados capitalistas de riesgo de Silicon Valley.

Fisker-EV-Power-Pareja

Fisker Automotive fue una lección difícil porque su homónimo, que también fue jefe de diseño, director ejecutivo y miembro de la junta, carecía de un título crucial: propietario. “No era dueño de una sola acción de la empresa”, dice Geeta sobre el su esposo.

“La propiedad es la única forma de influir en las decisiones, las decisiones correctas”, dice. “Es por eso que cuando estructuramos el trato" lo realmente importante para nosotros fueron los super-derechos de voto. Porque lo que no queremos que pase es una repetición de lo que ocurrió la última vez, cuando otras personas entraban y tomaban las decisiones".

Los Fiskers describen la nueva empresa como una "compañía de automóviles digitales" que subcontrata la producción en lugar de construir sus propias fábricas, para mantener bajos los costos. Fisker está comprando la mayoría de sus componentes básicos, incluidas las baterías y los motores eléctricos, a proveedores externos. El fabricante de piezas Magna, que también fabrica vehículos bajo contrato para BMW, Daimler, Jaguar Land Rover y Toyota, formó una alianza con Fisker en octubre y construirá el Ocean en su planta de Graz, Austria. Como parte del acuerdo, Magna también adquirió una participación del 6%.

Interview mit Henrik Fisker: "Wollen das 'grünste' Auto der Welt bauen" -  autohaus.de

La asequibilidad es un punto de venta clave. El elegante Ocean, presentado en CES en Las Vegas en enero pasado, no intentará atraer a los consumidores solo por su apariencia y su uso intensivo de materiales reciclados. El cinco plazas tiene un precio base de solo US$ 37.499 (antes de los incentivos federales y estatales que podrían reducir alrededor de US$ 10.000 del precio de compra). Hasta ahora, más de 10.000 personas pagaron US$ 250 para reservar una. 

Henrik es una celebridad de la industria automotriz, pero los antecedentes de Geeta son igualmente impresionantes. Nacida en India, tiene varios títulos en ciencias, incluido un doctorado en biotecnología de la Universidad de Cambridge, donde también fue Research Newton Fellow. A partir de ahí, comenzó una carrera en inversiones internacionales para Lloyds Banking Group y luego administró inversiones para un cliente de alto patrimonio durante varios años. Conoció a su futuro esposo en 2011 cuando estaba de visita en Londres, justo antes de que las cosas empezaran a ir muy mal en Fisker Automotive. Se casaron en 2012.

La pareja confiesa haber trabajado las veinticuatro horas del día durante los últimos dos años mientras luchan por hacer despegar su empresa. Durante la pandemia, se limitaron a trabajar desde oficinas individuales en su casa de West Hollywood "para evitar patearse debajo de la mesa", dice Henrik.

Revolutionizing the Automotive Industry* | Welum

Dividieron las responsabilidades de Fisker Inc. trabajando en estrecha colaboración con los ingenieros, supervisando el diseño, las características y el rendimiento del Ocean, y la planificación de modelos futuros. Geeta se encarga de las finanzas, los impuestos, las relaciones con los inversores y las negociaciones con los proveedores para garantizar que el Ocean llegue con el precio base prometido de 37.499 dólares.

“Cuando dejé Fisker Automotive, todo lo que tenía era mi coche”, recuerda Henrik. “Estoy en una posición diferente, principalmente por Geeta. Porque ella corta los tratos”.

Fisker Automotive fue uno de los primeros rivales del Tesla de Musk. Pero se puede decir, también que fue a partes iguales estrella fugaz y advertencia. La compañía con sede en el condado de Orange, California, obtuvo el apoyo temprano de patrocinadores influyentes, incluida la potencia de VC Kleiner Perkins, que adoraba la apariencia de su espectacular automóvil híbrido enchufable, Karma. Pero el éxito no estaba en las cartas: el auto de más de US$ 100.000 sufrió una serie de contratiempos, incluidos paquetes de baterías defectuosos , fallas técnicas e incluso un huracán que destrozó un envío completo de autos de lujo. La compañía quebró en 2013 y sus activos fueron adquiridos por Wanxiang Group de China, que cambió el nombre a Karma Automotive y continúa vendiendo el elegante híbrido enchufable de Fisker como Revero.

Henrik Fisker is Back and Wants to Make Cool, Affordable EVs

Para poner en marcha la nueva empresa, los Fisker invirtieron la mayoría de los ahorros de toda su vida, un enorme riesgo financiero dado el destino de la anterior empresa de Henrik. Luego, justo cuando estaban cerrando los planes para la OPI en julio, se vieron afectados por una complicación muy desagradable: Geeta se enteró de que tenía cáncer de mama en etapa temprana.

"Recibió la llamada (de su médico) durante una videoconferencia con inversores", cuenta Henrik. A pesar de esa bomba, continuó trabajando en las semanas siguientes, incluso cuando se sometió a dos procedimientos quirúrgicos y radioterapia. Su terapia médica concluyó en noviembre. “En este punto, estoy libre de cáncer”, dice. "Fueron un par de meses de inactividad desde la perspectiva del movimiento, pero me estoy recuperando y mucho mejor".

Henrik, quien se maravilla de su fortaleza durante la crisis de salud, señala que “solo se perdió algo como un día de trabajo ... Así es como está. Ella trabaja incansablemente".

Pero Geeta también es consciente de los riesgos si las cosas no van bien para la nueva compañía. "Henrik y yo nunca conseguiremos un trabajo si esto falla, hemos terminado", dice. “No estamos haciendo esto para hacernos ricos. Hacemos esto porque queremos crear una empresa increíble que fabrique autos increíbles. Queremos hacer coches ecológicos realmente geniales, asequibles".

La nota completa en inglés en Forbes US.

loading next article