Forbes Argentina
Innovacion

Argentina está entre los países más hackeados del mundo

Forbes Digital

Share

El aumento global de los ataques de ransomware alcanza un incremento del 102% este año en comparación con el comienzo de 2020, y no muestra signos de desaceleración.

18 Mayo de 2021 15.21

Tras otros ataques a gran escala como el de la ciudad de Tulsa y el ransomware REvil que intentó extorsionar a Apple, está claro que los ataques de ransomware son una gran preocupación a nivel mundial. Sin embargo, existe una falta real de acción por parte de las organizaciones para protegerse de éstos. Argentina se encuentra entre los cinco países del mundo con mayor cantidad de ataques de este tipo.

India vio la mayor cantidad de intentos de ataques por organización, con un promedio de 213 ataques semanales desde principios de año. Le sigue Argentina con 104 por organización, Chile con 103, Francia 61 y Taiwán 50.

Check Point Software Technologies, proveedor de soluciones de ciberseguridad para Gobiernos y empresas corporativas a nivel mundial, informó en marzo que los ataques de ransomware habían experimentado un aumento del 57% en el número de ataques desde principios de 2021 en medio de la divulgación de las vulnerabilidades de Microsoft Exchange.

Más recientemente, Colonial Pipeline, una importante compañía de combustibles de EE.UU., fue víctima de un ataque de este tipo y, en 2020, se estima que el ransomware le costó a las empresas de todo el mundo alrededor de US$ 20 mil millones, una cifra que es casi un 75% más alta que en 2019. 

El pago de rescate promedio ha aumentado un 171% en el último año y ahora es de aproximadamente US$ 310.000.

Desde abril, los investigadores de CPR vieron un promedio de más de 1.000 organizaciones afectadas por ransomware cada semana. Esto sigue a aumentos significativos en el número de organizaciones afectadas en lo que va de 2021: 21% en el primer trimestre del año y 7% desde abril hasta ahora. Estos aumentos dieron como resultado un asombroso aumento general del 102% en el número de organizaciones afectadas por ransomware en comparación con principios de 2020. 

Triple extorsión ransomware: la amenaza de terceros 

El éxito de la doble extorsión a lo largo de 2020, sobre todo desde el estallido de la pandemia Covid-19, es innegable. Si bien no todos los incidentes y sus resultados, se divulgan y publican, las estadísticas recopiladas durante 2020-2021 reflejan la prominencia del vector de ataque.

El pago de rescate promedio ha aumentado un 171% en el último año y ahora es de aproximadamente US$ 310.000. Más de 1.000 empresas sufrieron filtraciones de datos después, negándose a cumplir con las demandas de rescate en 2020, y aproximadamente el 40% de todas las familias de ransomware recién descubiertas incorporaron la infiltración de datos en su proceso de ataque.

Como los números reflejan una técnica de ataque de oro, que combina tanto una violación de datos como una amenaza de ransomware, está claro que los atacantes todavía están buscando métodos para mejorar sus estadísticas de pago de rescates y su eficiencia de amenazas. 

Los ataques prominentes que han tenido lugar a fines de 2020 y principios de 2021 apuntan a una nueva cadena de ataques, esencialmente una expansión de la técnica de ransomware de doble extorsión, que integra una amenaza adicional y única al proceso, y lo llamamos Triple Extorsión.  

Parece que incluso en la ola del éxito, los grupos de amenazas buscan constantemente modelos de negocio más innovadores y fructíferos. Solo podemos asumir que el pensamiento creativo y un análisis inteligente del complejo escenario de los ataques de ransomware de doble extorsión han llevado al desarrollo de la tercera técnica de extorsión.

Las víctimas de terceros, como los clientes de la empresa, los colegas externos y los proveedores de servicios, se ven fuertemente influenciados y dañados por las violaciones de datos causadas por estos ataques de ransomware, incluso si sus recursos de red no son atacados directamente. Ya sea que se les exija o no un rescate adicional, son impotentes ante tal amenaza y tienen mucho que perder si el incidente toma un rumbo equivocado. Estas víctimas son un objetivo natural para la extorsión y podrían estar en el radar de los grupos de ransomware a partir de ahora. 

 

loading next article