Forbes Argentina
Summit

Jonathon Porritt: "Los políticos mienten y ponen en riesgo el futuro de la raza humana"

Cristina Mahne

Share

El Co-fundador y Director de Forum for the Future sostuvo que se debe “convencer a políticos y empresarios de que los beneficios de descarbonizar la economía son muy superiores a las desventajas”, durante el Forbes Sostenibilidad Summit.

26 Abril de 2022 12.46

Jonathon Porritt, Co-fundador del Forum for the Future, escritor y activista británico en pos del desarrollo sustentable, aseguró hoy que la energía renovable “creará más puestos de trabajo que los que genera la industria de los combustibles fósiles” y además “disminuirá los problemas de salud”. 

Desde 1996, Forum for the Future nuclea a más de 100 organizaciones del Reino Unido, incluyendo a varias empresas líderes, y trabaja desde la sociedad civil como nexo con el mundo corporativo y gubernamental. 

La entidad tiene una creciente participación en EE.UU. y suma presencia en India, Singapur y Nueva Zelanda. Porritt, además, está involucrado en el trabajo cotidiano de numerosas ONGs desde la década del ´80 y ha asesorado al gobierno británico en la materia. 

En sus libros Capitalism As If The World Matters y The World We Made, Porritt ofrece una visión positiva acerca de qué acciones encarar para vivir en un mundo más justo y sustentable en 2050. Su más reciente volumen, Hope in Hell, es un poderoso llamado de atención sobre la emergencia climática. 

En el marco del Forbes Sostenibilidad Summit, organizado por Forbes Argentina, el experto ambientalista reveló en una charla mano a mano cuál es la situación actual de la crisis energética en el mundo, qué riesgos que corren el planeta y sus habitantes y cómo mejorar la performance global.

 

-¿Cuán grave es la crisis energética en la que estamos?

-Tenemos una crisis energética y una emergencia climática y, lamentablemente, en este momento se superponen. No hay que olvidarse de la emergencia climática, que, a largo plazo, es mucho más seria que la crisis energética. Los precios seguirán siendo elevados por un tiempo, pero lo solucionaremos. En cambio, la crisis climática es un problema distinto para los que toman decisiones. 

-¿En qué magnitud la guerra entre Rusia y Ucrania cree que agrava el problema?

-Esta guerra nos recordó cuáles son los peligros de depender de los combustibles fósiles. Si nos remontamos a los últimos 70 años, pero quizás un poco más atrás también, han causado muchas muertes en todo el mundo. El acceso a depósitos de petróleo y gas y su protección han generado muchas guerras que han dañado las vidas de millones de personas, a pesar de que, al mismo tiempo, nos han brindado una increíble fuente de energía. Pero ahora, debemos disminuir nuestra dependencia del petróleo, gas y carbón, en primer lugar. Y es posible hacerlo sin dañar la economía. Es algo que debíamos hacer independientemente de que se desatara una guerra en Ucrania.

-¿Podemos vivir únicamente con energías renovables?

-No es necesario ser tan extremistas. Me gustaría diferenciar la electricidad de la energía, porque podemos pasar muy rápido a usar únicamente electricidad renovable. Algunos países ya casi lo lograron y otros llegarán en 2030, 2040. La tecnología funciona y es barata. Pero la energía es mucho más que la electricidad, ya que incluye el transporte, la calefacción, los usos industriales. Recién en 2050 viviremos en un mundo en donde no usemos hidrocarburos, o lo hagamos de forma mucho más reducida que ahora. Debemos deshacernos del carbón lo antes posible y luego, de forma progresiva, reducir la dependencia al gas y petróleo.

-¿Cómo se convence a gobiernos, políticos y empresarios de que ya no se puede posponer más el cambio?

-Es simple. Para que los políticos comiencen a actuar, debemos convencerlos de que los beneficios de descarbonizar la economía son muy superiores a las desventajas. En cierta forma, ese principio llevó a que los votaran y probablemente a que los vuelvan a votar. Así que debemos trabajar mucho para demostrarles a los políticos, en especial a los más jóvenes, que una combinación de eficiencia, almacenamiento de la electricidad proveniente de las energías renovables y la reconfiguración del sistema para que sea más inteligente es una mejor alternativa para sus votantes que continuar con esta peligrosa dependencia a combustibles fósiles. Sucede lo mismo con los empresarios. Debemos convencer a los inversores de que esta alternativa, esta forma nueva de ver la energía en la sociedad, en la economía, va a generar mayores retornos a futuro, retornos garantizados, que los combustibles fósiles. No se trata solo de equilibrar las desventajas, de recordar la naturaleza crónica de la emergencia climática, sino de equilibrar eso con los beneficios. 

-¿Qué cambios traerá el paso a las energías renovables?

-Los beneficios de pasar a la energía renovable son tres. En primer lugar, creará más puestos de trabajo que los que genera la industria de los combustibles fósiles por la combinación de la energía, el almacenamiento, la eficiencia, la modernización de la infraestructura. En general, habrá más personas trabajando en la economía de energías renovables del futuro que en la economía de combustibles fósiles actual. En segundo lugar, morirán menos personas por la contaminación del aire. Es increíble, pero cada año mueren entre 6 y 7 millones de personas debido a la contaminación del aire por la quema de combustibles fósiles proveniente de vehículos y fábricas, entre otros. Por último, cuando adoptemos este nuevo sistema dejaremos de emitir gases de efecto invernadero a la atmósfera. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático ya dijo que es ahora o nunca. Debemos hacer lo necesario para deshacernos de las fuentes de energía provenientes de combustibles fósiles. Debemos hacerlo lo más rápido posible para evitar una alteración calamitosa en la vida humana futura. 

-¿Cuánto tardaríamos en ver los resultados dado el daño que ya hemos causado?

-Veríamos de inmediato, en pocos años, el aumento de puestos de trabajos y la reducción de la contaminación del aire, lo que disminuiría considerablemente los problemas de salud. Con respecto a los beneficios ambientales, lamento informar que eso llevará más tiempo. Hemos emitido tantos gases de efecto invernadero que calientan la atmósfera y el océano, que nos llevará décadas ver los beneficios del cambio de sistema. No podemos evitar una alteración en la economía porque ya la hemos causado. Ahora debemos evitar una alteración traumática a futuro, por lo que no disfrutaremos de un clima estable hasta... hasta el final del siglo. Tenemos un largo camino por delante porque desperdiciamos los últimos 40, 50 años.

-Y solo si empezamos ahora…

-Sí. Tiene que ser ya. No podemos seguir posponiéndolo hasta que la situación sea mejor. Lo interesante del informe del Panel Intergubernamental es que afirma que los políticos no pueden seguir diciendo una cosa y haciendo otra. Los escuchamos a todos en Glasgow a fines del año pasado en una gran conferencia. Prometen mucho, pero luego regresan a su país y nada cambia. Y eso pone en riesgo el futuro de la raza humana.

Jonathon Porritt, director de Forum for the Future
 

-¿Pueden surgir nuevos actores en la generación de energía renovable en el futuro?

-Eso es muy interesante. La energía y la política siempre fueron de la mano. Algunos países tuvieron la suerte de tener acceso a hidrocarburos, carbón, gas y petróleo, y aprovecharon ese recurso. Con la energía renovable, cambia un poco el panorama. Por ejemplo, la energía solar será muy importante para algunas de las naciones más pobres del mundo y mucho más para las naciones ricas. Por otro lado, el viento no sopla de forma uniforme en todo el mundo. Algunos países tienen más acceso al viento y la energía eólica que otros. El poder que la política asocia con la energía renovable estará distribuido más equitativamente. No hay ninguna razón por la que Arabia Saudita (mientras reduce su producción de combustible) no pueda aprovechar la energía solar de la misma forma que la India, los Estados Unidos e Indonesia. Todos los países pueden beneficiarse de esta tecnología en la próxima década.

- ¿Habrá un nuevo modelo económico basado en energías renovables en el futuro?

-No necesitamos uno nuevo solo porque adoptamos energías renovables en lugar de hidrocarburos. Necesitamos una economía que dependa mucho menos del crecimiento económico dañino que tenemos hoy en día. El crecimiento económico generó beneficios financieros y materiales para miles de millones de personas en los últimos 50 o 60 años. Pero también ha dañado considerablemente el ambiente. No hablo solo del cambio climático, sino del ambiente natural, la biodiversidad y los ecosistemas. Lo esencial es que, mientras hacemos la transición de un sistema al otro, tenemos que pasar de un tipo de crecimiento al otro. Y el próximo paradigma de desarrollo económico será mucho menos dañino para las personas, los territorios y el planeta, que el modelo actual. Es un cambio muy grande. Los políticos aún no comprenden qué tan grande. La política de menor crecimiento o como quieras llamarla es un gran desafío que deberemos enfrentar.

loading next article