Forbes Argentina
Digital Value
Summit

Economía digital: por qué la Argentina tiene que mirar de cerca lo que sucede en el Sudeste Asiático

Lorena Guarino Forbes Staff

Share

En el panel de Innovación para le economía digital del Digital Value Summit reflexionaron sobre el cambio de paradigma actual: el traspaso de una economía tradicional a una digitalización cada vez más feroz.

08 Abril de 2021 15.30

Sin dudas, la pandemia rompió con cualquier libro de marketing y eso está transformando a la industria. Parece no tener freno a nivel nacional ni internacional. “Lo que sí nos pone freno en esta digitalización es la capacidad de generar recursos a esa demanda. Desde las propias empresas tecnológicas trabajamos para generar recursos de forma rápida que acompañen esta aceleración en la digitalización”; explica María Laura Palacios, CEO de G&L Group y Vicepresidenta de Cessi. El defasaje que se venía teniendo a nivel local era de 5.000 profesionales menos y con la pandemia la brecha se amplía cada vez más, según indica la ejecutiva.
 

En este sentido, desde SeSocio trabajan con la tokenización de activos. “Le quitamos esnobismo a blockchain que es un sistema de registros inalterable, inviolable, una base de datos que brinda total seguridad y transparencia. Proponemos que todos puedan participar de alternativas que hasta ahora no tenían”, reflexiona Guido Quaranta, Fundador y CEO de SeSocio

Hay un dato relevante: en América Latina hay 500 millones de personas sin una tarjeta. Una de las soluciones que proponen desde la compañía es “una tarjeta que permite pagar con activos tokenizados para darle alternativas esta población y así democratizar el acceso a productos financieros y a otros, apalancados en tecnología blokchain y tokenización”, destaca el empresario. La compañía que lidera tiene su propia criptomoneda que es la conectora entre cada uno de los activos con los que se puede ahorrar. “La moneda permite conectar los precios que los propios usuarios ponen en cada proyecto y también migrar de un proyecto a otro según se desee”, especifica. Estas alternativas permiten que las personas ahorren, sobre todo aquellas que no están bancarizadas. 
 

Los tiempos son otros. Hace tres años atrás si se hablaba de bitcoin o de finanzas descentralizadas era algo insólito. Hoy estos temas están en boca de todos.  “Hace tres años tratamos de evangelizar este sistema. El blockchain es el mejor amigo del regulador, imposible de evadir. No tenemos dudas de que la combinación entre blockchain, la economía real y las políticas de anti lavado, conforman el destino seguro para esta industria emergente”, asegura Quaranta. 
 

DEBATE SOBRE MEDIOS DE PAGO 
 

En la industria de los medios de pago hubo un gran cambio de paradigma hace años: se pensaba desde la óptica del comercio. Hoy los comercios se dieron cuenta que hay que adaptarse al consumidor y no que éste se adapte a lo que el mercado ofrece. “El cambio de paradigma es que el mayor medio de pago en el mercado electrónico fue el pago con la tarjeta de crédito, y luego fueron los e-wallets. Esa mudanza llegó a Latinoamérica”, aclara Juan Pablo D'Antiochia, Gerente General para América Latina de Worldpay. 

La certeza es que la participación de e-wallets en la economía digital es más representativa que hace dos años, y eso viene aparejado con un cambio de estrategia para ver cómo facilitarle la vida al consumidor. Hoy se busca desintermediar el medio de pago tradicional y ofrecer alternativas con variantes como Rapipago, o un wallet cargado a través de Mercado Pago. “Lo electrónico es más seguro, aunque la gente todavía crea lo contrario. Además, el efectivo es caro de guardar y de transportar”, comenta. Sin dudas, se pasó de una oferta muy limitada y funcional para los comercios a una muy abarcativa y que es distinta en cada producto, comercio y país. 
 

El gerente de Worldpay, asegura que “hoy todo se hace por celular”, y esto implica el desafío de entender cómo profundizar esos servicios para que la persona permanezca dentro de ese sistema. “Ya no necesitás de un banco para bancarizar a la gente. Hay alternativas más flexibles”; asevera. Y detalla: “Donde la oferta empieza a ser más amplia, el consumidor está más empoderado. Esa trascendencia de pasar de comprar con tarjeta de crédito a tener distintas alterativas como hoy es ejemplo de eso”.
 

CAMBIOS EN EL ECOSISTEMA DE LOS CONSUMIDORES 
 

En 2020 se dio una aceleración de la digitalización y desde Mercado Pago lo observan claramente. “En 2020 nuestra billetera tenía apenas más de 2 millones de pagadores y hoy estamos con 5 millones de pagadores mensuales. Además, incorporamos más de 70.000 pymes a nuestras soluciones entre los meses más duros de la pandemia”, destaca Agustín Onagoity, Director de Wallet de Mercado Pago. La mayoría, explica, valora la conveniencia, la agilidad, la eficacia, la seguridad y el nulo costo de estas soluciones. 

Parecería que aún queda mucho por hacer a nivel individuo, oferta de valor y productos para llegar a lugares o regiones que están más atrasadas en cuanto a la formalización, o a ciertos segmentos etarios reacios a adoptar tecnología. Mientras tanto, desde Mercado Pago comentan estar trabajando en soluciones que permitan ir y venir más fácil desde el mundo del efectivo al digital.  “Hoy, un servicio cómo Telepase, que hace décadas no cambiaba y al cual solo se podía acceder por las cabinas automáticas con tarjeta de crédito, puede pagarse con wallet en todos los cruces de barrera de peajes sin tener que usar tarjeta”, aclara.
 

Palacios asegura convencida que el mercado de economía digital está en plena expansión y que van a surgir muchos más jugadores, además de que en unos años se empezarán a consolidar. “Muchas de las billeteras son globales, ya no tienen fronteras”, cerciora. Por su parte, Quaranta asegura que “Todos seremos fintech en algún momento. La clave es innovar tecnológicamente todos los días para ir capturando consumidores y que las personas logren confiar”. 
 

ABRIR EL JUEGO 
 

En SeSocio el slogan es “vos podés participar”.  Se trata de abrir el juego. Ellos lo hicieron con las inversiones. “Hasta ahora para invertir en real estate en EE.UU. tenías que tener dólares  o una cuenta en un banco de allá. Hoy, desde un dólar podés invertir y cobrar la renta todos los meses”, cuenta. Y no lo realizan solo con real estate y blockchain, sino con proyectos sin fines de lucro o sin fines de renta financiera. Un ejemplo de ello es el lanzamiento del primer diario ignífugo en el Bolsón a raíz de los incendios en el sur, para que la gente entre y done y así se puedan combatir los fuegos de La Patagonia. 
 

Según D'Antiochia nuestro espejo en payments es el Sudeste Asiático, donde nace la revolución de los códigos QR y que por esa razón hay que “mirar lo que sucede en ese mercado”: la preponderancia de los wallets por un lado, y cómo los wallets conviven con las super apps, por el otro.

“El objetivo de las super apps es tratar de concentrar la mayor parte de la economía digital y la vida del usuario en esa aplicación”, aclara el ejecutivo. En Argentina, el nivel de quienes acceden a inversiones es muy bajo. Por eso, la simplificación del acceso a esas inversiones es fundamental. “Si alguien por un dólar se compra un pedacito de departamento en Manhattan le estás dando, a tres clics, la posibilidad de hacer algo importante”, confiesa. 
 

Las fronteras ya no están tan delimitadas, todos tienen soluciones y la mayor parte de la transaccionalidad para que el usuario elija. Los mercados son parte de una confluencia de distintos jugadores como el e-commerce, los pagos y el sistema financiero tradicional; entre otros. “Todo confluye en ser una super app. En Argentina se da la particularidad de que los productos financieros son más limitados, el mercado es chico y el acceso al sistema financiero también.  Es un vertical importante con mucho para crecer”, aclara Onagoity. Para finalizar, D'Antiochia agrega: “el Open Banking multiplicará la posibilidad de explotar la masa del mundo financiero tradicional”.