Forbes Argentina
Grupo Prisa
Negocios

El detrás de escena de la venta de Radio Continental: los planes de Prisa y qué negocios le quedan en la Argentina

Javier Ledesma Cascio

Share

No es la primera operación del grupo español en los últimos doce meses. Entre enero y septiembre registró un rojo de más de 209 millones de euros.

15 Enero de 2021 12.51

La venta de sus emisoras de radio en la Argentina forma parte de una maniobra más grande del grupo español Prisa, la cual se inició antes de la pandemia. Con el objetivo de reducir su deuda y enfocarse en los negocios digitales, tanto en medios como en la pata de educación, comenzó a desprenderse de varios activos que considera no estratégicos en Europa y América latina, además de algunos cambios en su cúpula.

Ayer se confirmó el traspaso de la AM 590 (Radio Continental), FM 105.5 (Los40Principales Argentina) y la FM 104.3 al empresario Carlos Rosales, titular del grupo asegurador Prof y flamante dueño de la cadena de electrodomésticos Garbarino. Con esta operación, Prisa decretó su salida de la Argentina tras más de 16 años en el mercado local en el negocio de los medios, aunque sigue con Santillana.

Si bien el COVID-19 aceleró algunos planes, la idea de vender ciertas marcas ya había comenzado en 2019. En septiembre de ese año habían anunciado la venta del 94,69% de Media Capital al grupo portugués Cofina, aunque, después de algunas rebajas en el precio, la operación se cayó en marzo del año pasado.

Prisa adquirió Media Capital en 2005 y lo convirtió en uno de los principales players de la industria de medios en el mercado portugués con presencia en el negocio televisivo, radiofónico y de producción audiovisual. Finalmente en 2020 logró concretar su venta total, primero de un 30,22% a Pluris Investments, del empresario Mario Ferreira, y en septiembre un 64,47% a un grupo de inversores lo que le dio una valuación de 150 millones de euros.

Carlos Rosales (en el centro) firmó el traspaso de las tres emisoras de Prisa. La operación incluye las plataformas digitales de las mismas.

A su vez, en octubre pasado, el holding informó la venta de Santillana España por 465 millones de euros a la firma finlandesa Sanoma. Por otro lado, pactó con sus acreedores una refinanciación de su deuda por 1148 millones de euros. Este acuerdo le permitió reducir su endeudamiento en un 30% y aplazar los vencimientos para marzo de 2025.

Los números del grupo español en 2020 no fueron positivos. La pandemia provocó una caída en sus ingresos en la pata de educación debido al cierre de las escuelas, mientras que la caída en las ventas de publicidad y de medios impresos también impactó en su otra unidad de negocios. Su facturación entre enero y septiembre cayó un 22,7% a 616 millones de euros y durante ese período registró una pérdida neta de 209,3 millones, lo que implica un incremento del 89,5% respecto del rojo exhibido en los primeros nueve meses de 2019.

Dentro de su estructura de ingresos, la unidad de Radio representa casi un 20%, pero si se pone la lupa solo en Latam este número cae al 5%. En la región sus principales mercados, o al menos en los que lidera en el negocio radiofónico son Chile, México y Colombia. Además de Argentina, el grupo también salió de Panamá en enero de 2020 con la venta de sus emisoras a TVN Media.

Según detalló en sus últimos estados financieros, todos estos movimientos le permitirán a la compañía "contar con más flexibilidad para acelerar su estrategia enfocada en el modelo de suscripción edtech en América latina y el desarrollo digital y del modelo de suscripción para su negocio de medios". 

El empresario asturiano Blas Herrero, dueño de la emisora Kiss FM, presentó una oferta de 200 millones de euros en noviembre pasado para quedarse con la división de medios de Prisa, no obstante, la oferta fue rechazada.

Tras un año complejo, en diciembre la Junta Extraordinaria de Accionistas desplazó al presidente Javier Monzón. El ejecutivo había llegado hace dos años a la silla con la bendición del banco Santander para reemplazar a Juan Luis Cebrian, quien lideró el grupo desde la muerte de su fundador en 2007. El principal accionista de Prisa, el fondo Amber Capital, pidió su remoción y recibió el apoyo de Telefónica ? entre ambos ostentan un 39,24% de participación.  Ahora Joseph Oughourlian, representante de Amber, ejerce como presidente en funciones.