Forbes Argentina
Manuel Ribeiro
Negocios

A la crisis de Garbarino, se suma la desesperada búsqueda de Ribeiro por un salvavidas

Forbes Digital

Share

Ribeiro dejó de pagar salarios, comenzó a cerrar locales, suspendió su sitio de e-commerce y, según trascendió en el mercado de retail, busca urgentemente un socio para capitalizar la compañía.

05 Julio de 2021 22.52

Ribeiro dejó de pagar salarios, comenzó a cerrar locales, suspendió su sitio de e-commerce y, según trascendió en el mercado de retail, busca en forma desesperada un socio para capitalizar la compañía. 

Con enormes deudas, Ribeiro -fundada hace 110 años en San Luis- aspira a que un socio aporte capital, pero sin que la familia propietaria, a cargo de Manuel Ribeiro, pierda el control. 



Con fuerte presencia en el interior del país, la empresa llegó a tener 1.900 empleados y 85 sucursales en el 2018. 



Tras integrar el grupo de las principales cadenas de electrodomésticos en la Argentina, a partir del 2019 en Ribeiro todo empezó a ir cuesta abajo. 

A deudas que se agrandaron en ese año, se sumó a principios del 2020 la pandemia de COVID-19, que castigó especialmente al comercio, mientras las ventas por internet se disparaban.


 

Así está Ribeiro para el Banco Central


En la central de deudores del Banco Central, la firma ya aparece en situación de "irrecuperable". 

Ribeiro General Las Heras en Mendoza, cerrada.



La familia Ribeiro está buscando capitalizar la empresa y en algún momento hasta se llegó a mencionar a un grupo vinculado a la actividad agroindustrial, pero nada prosperó. 

La caída de ventas en unidades fue del 60% entre 2019 y el 2021, de acuerdo con reportes especializados del sector. 



En abril último, Minicuotas Ribeiro cerró una de las sucursales en General Alvear, Mendoza. La cadena también tenía definido bajar la persiana en su local en San Juan. A mediados de junio último, Ribeiro cerró su local en la ciudad de Rafaela, en el oeste de Santa Fe. 


Ribeiro parece seguir así el camino de Garbarino, cuya situación terminó de empeorar la semana pasada, cuando se cayó la oferta de capitalización que venía negociando. 

Desde hace un año en manos de Carlos Rosales, quien también es dueño de una aseguradora y dirigente de San Lorenzo esa cadena, que tiene más de 3.800 empleados, nunca pudo enderezar el rumbo. 

Desde mayo, Garbarino no paga salarios y en el mercado es notorio el cierre de algunos de sus locales emblemáticos. 

En el Sindicato de Comercio se sigue el tema con mucha atención, y ya hicieron llegar su preocupación al Ministerio de Trabajo desde marzo último. 
 

Nota esencial: Caso Garbarino, el plan de la firma en medio de la crisis

Con una millonaria deuda Garbarino -dueño también de Musimundo-, estuvo a punto de cerrar un acuerdo con Facundo Prado, presidente de Supercanal Arlink - operadora de televisión por cable e Internet con 750.000 abonados y presencia en 14 provincias-, y de Centro Card, pero a último momento todo quedó en la nada. 

Carlos Rosales



En Tierra del Fuego también hay preocupación, porque la compañía tiene paradas desde hace 45 días sus plantas en la provincia en medio de una protesta sindical. 
 


La segunda ola de COVID-19 tuvo fuerte impacto sobre las ventas de electrodomésticos. La caída en la comercialización habría sido del 75% en mayo último, de acuerdo con informes sectoriales.

La empresa cada día se acerca más al concurso preventivo de acreedores, figura jurídica regulada por el derecho concursal que tiene lugar cuando una  persona física o jurídica, como en este caso, deviene en una situación de insolvencia en la cual no puede hacer frente a la totalidad de los pagos que  adeuda. 

Sus voceros han expresado que están negociando con grupos financieros de origen estadounidense para que se conviertan en inversionistas. 

Mientras tanto, las deudas con los proveedores crecen día tras día y, en muchos casos, no remiten más mercadería. Los cheques rechazados se siguen acumulando y denunciando en la página web del Banco Central. 

Carlos Rosales



A este panorama se suma la caída en las ventas por la extensa recesión que vive la Argentina y desde luego que repercutió en el incremento de las deudas y resintió una vez más la cadena de pagos.  

En los registros del Banco Central, a la fecha, acumula 3.251 cheques rechazados por un monto de 4061 millones de pesos. 



Entre los principales acreedores se encuentran las firmas financieras, Frincredit ( $186 millones); Finares ($148 millones) ; el Banco Nación  ($ 83 millones); el HSBC ($54 millones) y American Express ($13 millones). 



Esta crisis no afecta sólo a la empresa tradicional , sino que también se extiende a otras firmas del grupo, como Compumundo; Garbarino Viajes y la ensambladora de celulares en Tierra del Fuego que, a la fecha, permanece tomada por los operarios y, por lo tanto, se encuentra sin producir desde hace 45 días.

Denunciaron que no cobran desde mayo y se deben tres meses de sueldo más el aguinaldo. Ni hablar de los bonos de fin de año y los pagos de aportes sindicales y de obras sociales que no se producen.

Las manifestaciones comenzaron en el Obelisco y se trasladaron hacia la Plaza de Mayo para que los integrantes del  Poder Ejecutivo conozcan lo que sucede con estas empresas.

  • Con información de NA, Banco Central y Twitter

loading next article